Racismo sistémico y salud mental


Cuando hablamos de racismo sistémico o racismo estructural nos referimos a las estructuras sociales, políticas e institucionales que sirven para oprimir a las personas racializadas. El racismo sistémico está presente en todos los países occidentales prácticamente desde su creación como estados nación.

Este racismo sistémico ha tenido consecuencias como la colonización salvaje, el robo de nuestras tierras ancestrales y la esclavización de los africanos durante generaciones.

Estos hechos siguen afectando a las personas racializadas en la actualidad. Pero el racismo estructural no solo pone en desventaja a los grupos minoritarios y marginalizados, sino que también afecta a su salud mental.

Estas políticas están en el origen de los efectos negativos que hoy experimentan las comunidades racializadas. Jamás se ha abordado una revisión seria de este asunto, simplemente se ha negado. Muchos acontecimientos modernos son el resultado de ello.

La herencia colonial y el recuerdo de la herida no sanada de la esclavitud de las personas africanas, tiene mucho que ver con una marca profunda que nuestra sociedad tienen en términos de deshumanización y devastación de las condiciones de vida de las personas negras y racializadas

El desarraigo histórico de los pueblos afrodescendientes y racializados debido a la separación forzosa de su familia, asimilación cultural obligatoria y a la negación de su condición humana, es una herencia pesada que se traduce en la actualidad en altos índices de pobreza, enfermedad y violencia policial, entre otros innumerables problemas que se ven, sin excepción, en los estados salidos de la colonización y en los países que fueron colonizadores.

Las difíciles condiciones en que las personas racializadas se enfrentan al sistema laboral, el sanitario y judicial, tienen efectos psicológicos adversos con consecuencias tremendas a nivel de salud mental. En el mundo anglosajón ya existen numerosos estudios que muestran las conexiones entre el racismo estructural y la mala salud mental.

Una persona negra o racialiazada no tiene que sufrir en carne propia el racismo para tener problemas de salud mental. Simplemente ser testigo o simplemente oír hablar sobre el racismo y la violencia racial puede tener un impacto negativo.

Después de que las imágenes de las decenas de personas asesinadas en la valla de Melilla, el pasado mes de junio, circularán (solamente unos días) ampliamente en las noticias, se dispararon los correos que recibimos en la revista pidiendo ayuda de terapeutas racializados. La montaña de cuerpos de hombres negros golpeados, mezclados heridos y muertos, recibiendo patadas de la policía marroquí, causó un efecto terrible en la comunidad negra del estado español.


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.


Seguramente, esta masacre, elevó exponencialmente la ansiedad y la depresión en las comunidades negras y racializadas. Eventos como este reciben mucha atención durante unos días, pero es importante decir, que la gente es consciente de este tipo de actos, con mayor o menor salvajismo, todo el tiempo. Cada vez que ocurre algo similar, trae sentimientos de trauma que estaban ocultos, a la superficie.

Los afrodescendientes, al presenciar este evento traumático, hemos revivido nuestras propias experiencias con el racismo sistémico, con todas las consecuencias que esto tiene. El racismo policial y la criminalización de los negros, como elementos peligrosos a los que no hay que dejar pasar, tiene sus antecedentes en la esclavitud. Siempre el blanco ha utilizado la violencia con el negro como único método para poder explotarlo y dominarlo.

En la educación

También los niñxs negrxs y racializadxs sufren problemas de salud mental debido a las consecuencias que tiene el racismo estructural en las escuelas. Recientemente, el intento de suicidio de una niña racializada en Zaragoza, ha vuestro a poner el foco en los problemas de racismo que enfrentan los centros escolares y su relación con el bullying. Casi todos lxs niñxs racializadxs experimentan, al menos una vez al día, algún tipo de comportamiento racista, incluido el acoso, las agresiones físicas, acoso en redes y los comentarios y acciones racistas sutiles que llamamos microagresiones.

La depresión es cada vez más habitual entre los adolescentes negrxs y racializadxs. Hay una clara correlación entre los incidentes de discriminación y el empeoramiento de los síntomas que experimentan. Hay que estar atentos a los indicios de depresión, que pueden incluir problemas para dormir, concentrarse y desinterés en las actividades con las que antes disfrutaban.

Vencer los efectos del racismo estructural

Para luchar contra los efectos del racismo estructural, no solo debemos abordar la parte política, con el activismo y la lucha antirracista en el centro. Una parte importante es el autocuidado.

Tenemos que afrontar nuestro día a día con pequeños actos de resistencia personal, como alimentarnos de una manera sana, dormir bien, hacer ejercicio y hacernos revisiones médicas periódicamente. En nuestro ámbito social debemos alejarnos de relaciones tóxicas y de ambientes de trabajo perjudiciales. Y por supuesto, en momentos muy difíciles acudir a terapia. Desde luego que muchas personas no tienen la capacidad económica para hacer algunas de estas cosas, pero podemos adaptar el autocuidado a nuestra situación personal.

Es importante luchar contra el racismo, pero debemos tener cuidado en no sacrificar nuestro bienestar mental en el camino. La lucha contra el racismo no podemos hacerla solos y, normalmente, los avances son muy lentos. Con mucha facilidad podemos acabar estresados, enfadados y cansados.

Es cierto que la batalla contra el odio es esencial, pero tómate tu tiempo para recuperarte y descansa tu mente, para seguir luchando.

Afroféminas


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.