Aurelia Durand. El color como reivindicación de la diversidad

Las ilustraciones de Aurélia Durand desprenden alegría. Representando una utopía de color, movimiento y personalidades vibrantes, sus imágenes están habitadas por diversas figuras que inspiran a los espectadores a decir su verdad y enorgullecerse de sus propias identidades.

Aurelia Durand

Nacida y criada en Francia, el amor de Durand por hacer arte echó raíces durante la escuela elemental, un curso intensivo de un año que los estudiantes franceses toman entre la escuela secundaria y la universidad, antes de inscribirse en el programa de diseño de productos en la Escuela de Arte y Diseño de Orleans“Tienes que dejar de lado lo que sabes y reconstruir; aprendes a involucrarte en tu trabajo”, dice Durand, quien obtuvo mucha felicidad del año riguroso pero formativo. 

Fue entonces cuando decidió que quería ganarse la vida haciendo arte. Sin embargo, emprender una carrera profesional creativa después de la graduación no fue tan simple. “La escuela de arte es más como una utopía: solo estás soñando, haciendo proyectos e imaginando”, dice Durand, y lo más importante, “todavía no tienes clientes”. El aula no necesariamente preparó a Durand y sus compañeros para las presiones del mundo real de la industria. “Tenía pequeños trabajos”, recuerda de sus primeros días, “trabajando en la limpieza de hoteles y cuidando niños mientras hacía pequeños proyectos”.

Mientras Durand trabajaba para desarrollar su propio estilo, la ilustración se convirtió en una salida para lo que extrañaba, pero también para crear un mundo que no veía. “Cuando estaba en la escuela de arte, decidí ir a Dinamarca en un intercambio y terminé quedándome allí durante siete años. Es bastante difícil estar en un país que no conoces, tienes que adaptarte”, recuerda. “Los inviernos también fueron duros porque no hay mucha luz allí. Necesitaba tener colores porque me sentía deprimida. Necesitaba algo que me hiciera sentir viva”. Dentro de la sociedad danesa, explica Durand, a menudo no se ven muchas personas racializadas, y también sintió que faltaba representación on line dentro de las comunidades creativas. “Incluso cuando estaba buscando en Internet, pensé, ¿dónde están los artistas que hacen arte para la gente racializada? ¿Dónde está la diversidad?”

La ilustración se convirtió en una salida para lo que Durand extrañaba, pero también para crear un mundo que ella no veía.

Los dibujos de Durand comenzaron a llenar este vacío y, después de un mes de publicar sus ilustraciones en su cuenta de Instagram, sus seguidores en las redes sociales se dispararon. El rápido ascenso pronto se reflejó en un crecimiento de la clientela y, finalmente, le consiguió un contrato para uno de sus proyectos más conocidos, produciendo ilustraciones para This Book is Anti-Racist: 20 Lessons on How to Wake Up, de Tiffany Jewell’s This Book is Anti-Racist: 20 Lessons on How to Wake Up, Take Action, and Do The Work , uno de los favoritos de Oprah y el bestseller del New York Times. 

“Quiero transmitir un mensaje, pero debe ser con alegría, colores y positividad”, comenta. “Para mí, no puedes hablar de algo terrible y simplemente señalar con el dedo y decir: ‘No estás haciendo lo correcto’. Debe hacer que las personas se sientan cautivadas para que quieran saber más. Los colores son tan vibrantes que dicen: ‘No puedes dejar de verme’. Es una protesta alegre”.


Aurelia Durand en la Librería de Afroféminas



Hoy en día, la afición de Durand por representar a personas afrodescendientes se ha convertido en sinónimo de su estilo visual distintivo y sus audaces experimentaciones con patrones y colores vibrantes. Y su trabajo continúa atrayendo comisiones, con clientes como Apple, The New Yorker y Vice, entre muchos otros. 

Desde murales hasta material impreso y realidad aumentada, las suntuosas imágenes de Durand se manifiestan en una variedad de medios, y esta actitud positiva se traduce en su enfoque flexible de las herramientas. “Empiezo a dibujar con lápices y un cuaderno de bocetos, aunque realmente no los comparto on líne”, dice sobre su proceso diario. “Entonces, empiezo a dibujar en la pantalla con Adobe Illustrator, de una manera más gráfica”

La danza y la música de la cultura y educación de Durand son una gran inspiración en su trabajo. “Cuando crecí, a mis padres les encantaba bailar y escuchar música africana”, dice. “Cuando era más joven, solía odiarlo, pero ahora que he crecido entiendo lo que significa. Intento tener eso presente en mi trabajo, porque es parte de la alegría”

Escuchar música es universal, dice Durand, y gran parte de su proceso creativo implica traducir lo que escucha y siente en imágenes. Recientemente creó una lista de reproducción de Spotify, titulada “Play the Colors”, para mostrar la diversa gama de sus gustos musicales y cómo estos, a su vez, influyen en sus obras de arte. “Podría escuchar Radiohead o Afrobeats. Es parte de cómo crecí, escuchando música de diferentes lugares, y es parte de mi inspiración”, dice. “Estoy tan inspirado por los videos musicales”. Desde las imágenes impulsadas por el pop de Katy Perry hasta Destiny’s Child y Spice Girls, Durand recuerda haber visto MTV todo el día cuando era niña, lo que subconscientemente alimentó su crisol de inspiraciones.

Para los jóvenes creativos que quieren expresar sus identidades dentro de su obra de arte, Durand ofrece este consejo: “Primero crea arte para ti. No hagas arte porque está de moda. Ten paciencia, porque estamos en un campo en el que las cosas no salen de inmediato. Se necesita tiempo para crear algo único que se destaque”.

Este espíritu, junto con un mensaje contundente, ha sido fundamental para el propio éxito de Durand. “Está bastante claro que las grandes empresas quieren mostrar más diversidad ahora”, dice. “Nunca vi eso antes. No sabía que podía trabajar para grandes [marcas] y llevar un mensaje. No voy a cambiar mi arte, porque sigo siendo yo mismo”. Continúa explicando que, a menudo, la gente supone que trabajar con grandes empresas significa que tienes que renunciar a algo. Pero al ser comisionada precisamente por su perspectiva y mensaje personales, Durand ha demostrado con el ejemplo, y ha empoderado a otros en el proceso, para repensar esa mentalidad anticuada: “porque estoy dando un mensaje, y la gente está comprando más libros” ella dice. “Es algo positivo”.

Afroféminas



Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.