Un turbante es más que un pedazo de tela

La psiquiatra y diseñadora afrocolombiana Angelica Machado Copete reivindica sus raíces Chocoanas a través de sus diseños y estampados en Africanía, una marca con identidad afrolatinoamericana.

Tanto la psicología de la moda, como la sociología y la antropología han llegado a analizar, como la forma de vestir transmite información no solo de la propia persona, sino también de nuestra cultura, por lo que un peinado, un color, un accesorio comunica de muchas formas.  

Sin embargo, no podemos ignorar que nos encontramos en una etapa crucial de la historia contemporánea, en donde todo está siendo cuestionado, incluso la moda, por ende, conseguimos ver como temas sociales: como las luchas feministas, la diversidad, el ecologismo en sus diferentes vertientes y hasta las políticas migratorias han pasado a bordarse en los estándares de las marcas, una explicación plausible es que los consumidores han cambiado su manera de percibir el mundo, otro eje sería la politización e ideologización de todos los aspectos sociales, lo que lleva a las marcas a adaptarse a las exigencia de sus consumidores.

Entonces la pregunta es: ¿Cómo repercuten estos cambios en los emprendimientos de las personas afro?, Y la mejor forma de responder este interrogante es a través de la voz y la experiencia de una emprendedora como lo es Angelica Machado Copete, quién es psiquiatra de profesión pero artista de toda la vida,  es por eso que en el 2018 fundó su marca Africanía (@AFRICANIAOK) en donde la reivindicación estética hacia la afrodescendencia toma color y forma, así que sin más preámbulos empecemos con la entrevista.

M: ¿Cómo nació Africanía?

A:    El nacimiento de Africanía tiene varias etapas, considero que la primera de ellas empezó en el 2014 cuando viene a residir a Buenos Aires y me hice mi primer gran corte, en ese momento me traje algunos productos para el cabello afro desde Colombia que posteriormente se me terminaron, recuerdo que en ese momento no habían muchos productos en el mercado porteño que contemplaran el pelo afro, y si lo había, yo desconocía su existencia,  también en en esa época era muy difícil importar, entonces a partir de mi necesidad, surgió en mí la idea de emprender en el mundo de la cosmética capilar, y es por eso que siento que ese fue el primer enfoque de mi marca.

En esta primera etapa me tocó hacer todo desde cero, desde la elaboración del producto hasta la distribución del mismo, en medio de este proceso productivo mis emociones estaban a flor de piel, incluso podría decir que me encontraba batallando con mis miedos, con eso que técnicamente solemos denominar el síndrome del impostor, ese que te hace sentir que no hacemos lo suficiente, que nos faltan algunas metas por alcanzar y más si tomamos en cuenta la influencia de las exigencias sociales, entonces terminé canalizando todo ese torbellino de emociones a través de la cosmética natural, empecé a estudiar y aplicar lo aprendido en  mis productos. 

M: ¿Cuáles son las tres cosas que componen la identidad de tu marca?

A:  Primero los colores, soy amante de los colores. Segundo las referencias a mi querido Chocó, porque es mi centro de inspiración. Tercero todos mis productos son hechos a mano, y busco no generar desperdicios contaminantes. Además, me gustaría agregar que Africanía me permite mostrarle al mundo lo que habita en mi universo creativo de manera tal que conecte con otras mujeres mientras crea reivindicación a nuestras raíces afro, lo que me hace sentir, que cada turbante realizado le da a quien lo porta acceso a nuestra cultura.

M: El mercado de la estética siempre ha dejado a fuera a las mujeres afro, pero últimamente se han producido algunos cambios, como emprendedora de este sector nos podrías decir cómo es trabajar en esta área.

A: El mercado es muy complejo, pero hay mucha oportunidad de crecimiento, la estética negra en la industria está sin lugar a dudas en ascenso. También es importante tomar en cuenta la participación activa y pasiva de los miembros de nuestras comunidades, porque muchas veces grandes marcas toman como banderas las luchas reivindicativas de algunas comunidades y muy pocas veces esas empresas ponen a personas negras como gerentes por ejemplo, y es donde debemos poner el foco. Luego debemos crear conciencia en los consumidores porque en muy pocas ocasiones el consumidor final tiene idea de como es el proceso creativo y productivo,  por lo que ignora el esfuerzo que conlleva sacar una marca adelante cuando no cuentas con los mismos recursos que una marca multinacional.

El apoyo a los emprendimientos afro está radicado en concientización del público, y es allí donde reside de cierto modo uno de los ejes de la problemática, y esto lo puedo ejemplificar con algo que siempre he vivido, que capaz no solo se dará en Colombia, que es lo siguiente: Una persona negra tiene una tienda, y una persona blanca-mestiza de cualquier parte de Colombia, abre la misma tienda al lado, la gente por lo general va ha ir a comprar donde la persona blanca-mestiza y no donde la persona negra, por más que esté ubicado el comercio en una comunidad predominantemente negra, y esta elección buscarán justificarlas a partir de diferentes excusas, una de ella puede ser el precio, cosa que puede ser relativa, por lo que considero que nos falta mucha concientización como afro-consumidores. 

Los emprendedores afro tenemos mucho para ofrecer, tenemos mucho que contar, y muchas veces nos toca concientizar para que la gente, para que nuestra gente, le pueda dar valor a lo que una pieza tiene para decir.

M: Tus colecciones de turbantes evidencian la importancia que le das a esta prenda, por lo que te pregunto: ¿Qué significa el turbante para ti?.

A:  El turbante es más que un pedazo de tela que colocamos en nuestras cabezas, el turbante es identidad, es historia, es memoria, es lo que me ha permitido conectar con otras mujeres negras, blancas o indígenas. El turbante es una identidad que se comparte, además, cuando incursioné en el diseño de turbante, realice una investigación exhaustiva lo que me permitió entender que este elemento estuvo en todos los estamentos de la historia de la humanidad, y que cada cultura le ha datado patrones, diseños, colores, texturas y misticismo que lo hacen identificable para esa cultura, por ejemplo: los estampados y las texturas de las telas africanas son apreciadas en todo el mundo, son una marca país, incluso una marca continental, cosa que nos falta en américa latina, es por eso, que empecé a diseñar y a estampar los turbantes,  porque a través de ellos narró cómo ve el mundo esta mujer Chocoana, y a partir de allí es que reivindicó nuestra historia.

M: Además de turbantes también has incursionado en el diseño de accesorios, que te llevo, o como empezaste a crear aretes.

A: Empecé a hacer accesorios cuando estudiaba medicina en Colombia debido a que me quede dos semestres sin estudiar puesto que me faltaba un nivel de inglés para avanzar, así que mientras estudiaba esta lengua, le pedí a mi padre que me financiara un microemprendimiento de confección de joyería a mano, lo que me ayudaría a ser un poco más independiente de mis padres. Mi papá aceptó y me dio la plata para comprar los materiales que utilice para diseñar aros, pulseras y collares, así inicio mi camino en el diseño de bisutería.

M: La pandemia afectó cada estamento de nuestras vidas, por lo que te pregunto, como fue mantener tu emprendimiento en este contexto.

A: Emprender durante la pandemia fue un proceso muy interesante para mi, primero porque estuve gran parte de la misma en Colombia, lo que me dotó de mucho tiempo para poder re-conceptualizar mi marca, para realizar investigaciones, y los datos obtenidos se volvieron la fuente de inspiración, lo que me ayudó a darle más prioridad a mis propias estampas, produciendo así colecciones con una mayor carga identitaria, reforzando así el sello de la marca.

M:  Brevemente háblanos de tus colecciones y de cómo podemos adquirirlas.

A:  Mis colecciones han sido muy variadas, puesto que sacaba una cada tres meses, las primeras tres fueron con telas y estampados africanos, y las últimas dos han sido con mis propios estampados.

Mis colecciones las pueden adquirir en cualquier parte de Argentina a través de mi tienda virtual, en el perfil de @Africaniaok en Instagram pueden acceder a ella. También tengo algunos puntos de distribución en Chile y en Colombia por supuesto. 

Si estas interesado/A/E en adquirir los productos de Africanía, es para ti el siguiente link: 

https://africaniashop.empretienda.com.ar/


Melina Schweizer

Periodista Dominico-Argentina, ciudadana y libre pensandora


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.

2 Respuestas a “Un turbante es más que un pedazo de tela”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.