Racismo…¡Tú no bicho!

¡Oooouuuumama!…nuestra más íntima a la par de amada y odiada amiga, cual  menstruación puntual, ha decido manchar mis pantalones de rojo carmesí en  público…de nuevo, al igual que de antaño, la vergüenza y estigma hacía la  vulnerabilidad innata de cualquier afrodescendiente, se ve tiznada, expuesta y señalada  con tremendo guirigay por doquier, tanto así qué me cuesta parpadear para ver sí  despierto de esta ensoñación.

“Ha llegado para quedarse, igual que este famoso bicho”… murmuran los sabios  ancestros a pie de plazoleta y campo de petanca. Resuena tal campana de pueblo de la  España Profunda, marcando las horas, minutos y segundos…Se pasea en todas las redes  sociales a pies juntillas cómo sí el que no quiere la cosa, aquí me dejo caer a ver qué  pasa… 

Sucede que, de tanto pasar, las viejas del visillo la vigilan de soslayo por la mirilla, es  tan estridente, que rechinan los tímpanos cual tubo de escape a las 16h en una tarde de  verano…la multa, sí es qué cogen, se justificará alegando qué tal cosa de “libertad de expresión” más no sé insignia política publicista patrocina tal atrocidad de valor moral y  ético. Unos meses a la sombra, maquillada con unas cuantas reivindicaciones ·-pro  black-lives-matter o cosas por el estilo, qué dichas así, resbalasen tal agua que corre  riachuelo abajo cómo consecuencia de alguna avería cuya envergadura fuera oportuna  de ser considerada por las administraciones… 

Las comparaciones son odiosas a la vez que tediosas, hastían hasta a un niño pequeño  harto en llanto por un sentir inexplicable, comprensible y entendible para su entorno, en  vanos intentos de comunicar la emoción a través de este sonido, el cual, encoge y  desgarra el alma en estas similitudes y divergencias.

La congruencia se encuentra tangente a la recta de la insurgencia, para poder poner  sobre la mesa y jugar una partida a la ouija, ya que, serán invocados todos aquellos  emprendedores qué un día, se levantaron y se sintieron minguneados, despojados de su  identidad, deshumanizados y enredados en el fango de la inferioridad …supongamos  qué, ante esta situación, la cual aún no hallaban explicación, decidieron exportarla y  proyectarla para con su prójimo, cómo sinónimo de lanzo el balón para el otro tejado, y  yo me lavo las manos en su gotas de último sudor y llanto… 

Y no, no es una llamada de atención, sino un toque de…” disculpe, me está pisando, por sí no se había percatado UD.” 

Hablar de R-A-C-I-S-M-O, es para muchas familias afrodescendientes una sobremesa  coloquial cómo lo es la hora de la siesta, el brunch, el té, etc,, malvas y collejones  crecerían en las familias o gentes afros que no se detuviesen frente al espejo y palpasen  dicho matiz tan sutil cómo lo son los rasgos físicos de los africanos combinado con el  azar predispuesto géticamente, pero condicionada por el factor determinante de la  adaptación al entorno en dónde cualquier ser vivo, predispuesto a cambiar de color y a  su vez, subrogado a la abnegación más absoluta de su identidad para con su consciencia  de existir… 

Más allá del tabú pudoroso a dar mi opinión antirracista ante la elocuencia respaldada  por el sistema favoritista de conductismo social determinista según la condición en letra  pequeña, pero qué por ello, no deja de ser una nimiedad a tener en cuenta como objeto  de estudio.


Ruth Penina Mitogo Doro

Alias: Mogambo Artista Etnica
Enfermermera


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.