Carta abierta al xenófobo Jorge Verstrynge

Carta abierta al xenófobo Jorge Verstrynge
Jorge Verstrynge. EFE

Querido Jorge Verstrynge

Me entero por un twit de Moha Gerehou de que han rechazado un artículo tuyo en eldiario.es porque tratas de manera alarmante uno de tus temas favoritos, la inmigración. Finalmente conseguiste que viera la luz a través del blog en el Mundo de Sánchez Dragó. No podía faltar.

Supongo que a muchos blancos de izquierdas les habrá sorprendido. Cuando no eres una persona racializada estas cosas básicamente te resbalan o no te enteras. Para nosotras las mujeres negras es vital, porque afecta a nuestras vidas, siempre señaladas.

Has vuelto a abrir la espita del odio xenófobo, y en la cabecera dirigida por Nacho Escolar han decidido no pasar por ahí. Inmediatamente la ultraderecha mediática te ha escogido como símbolo de una pretendida libertad de expresión y como coartada para atacar al medio y a su director.

Nosotras en Afroféminas ya te conocíamos. No es la primera vez que en televisión y con la cara de «no se donde meterme» de Antonio García Ferreras, que es quien te da una tribuna, lanzas diatribas xenófobas ante cientos de miles de telespectadores.  Recuerdo un día en «Al Rojo Vivo» en que el eurodiputado Miguel Urban de PODEMOS, si hubiera podido, se hubiera metido debajo de la mesa al oír tus comentarios a lo Lepen hispano-francés.

No pretendo convencerte de nada,  tampoco creo que esto tenga que ver con tu pasado fascista. Nosotras sabemos que hay muchos xenófobos y racistas de izquierdas. Lo único que quiero pedirte es que no mientas. Una cosa es opinar y otra mentir.

Mientes cuando dices que todos los que vienen en barcazas disponen de 3000 euros que pagan a las mafias y que: «Ese dinero al sur del Sáhara, es una cantidad más que suficiente para montar una empresa o hacerse con una explotación agraria o ganadera…». No creo que sepas de lo que hablas, ni de donde sacas ese dato que es más bien una autojustificación de comportamientos poco humanitarios, además de insinuar que los que vienen lo hacen para vivir del cuento. Que poca vergüenza tienes.

Haces demagogia (a conciencia) cuando dices: «Nuestros antepasados hicieron la revolución francesa, ahora les toca a los «subsaharianos» (que vocablo más púdico); no debería ser tan difícil, en un continente (el africano) ahora mismo en la cresta del crecimiento económico». Omites que son las potencias mundiales (Rusia, E.E.U.U., Francia, UK y China) quienes juegan desde siempre con el continente, poniendo y quitando tiranos y corruptos, y manteniendo en el poder a las peores opciones para la población, que suelen ser las mejores para sus intereses. Por ejemplo Marruecos.

Mientes de nuevo cuando escribes: «Afirmar que acoger a estas personas masivamente no creará efecto llamada es, sencillamente, insultar la inteligencia humana». Porque tú sabes que el verdadero efecto llamada es el hambre y la pobreza, como lo fue para los españoles que acudían en masa a América. Que también son las guerras, como la del 36, que exilió a cientos de miles de personas en España. No hay frontera, alambrada, ley o banda nazi que pare a una persona que quiere huir de la miseria y la violencia para buscar una vida mejor. Nunca lo ha habido en miles de años de historia.

Y vuelves a mentir y asumes el discurso lepenista cuando afirmas: «la magnitud del nuevo fenómeno migratorio para los europeos, es ya una cuestión de identidad, mucho más que de dinero». La identidad europea no está en peligro, ni sus valores, ni sus fundamentos. Este discurso es el mismo que siempre han esgrimido en las sociedades receptoras de migrantes los sectores más conservadores. Hoy en E.E.U.U. es un país mejor que antes de recibir millones de inmigrantes de Italia, Irlanda, Suecia, Alemania, etc. Quizás cambió su composición, pero no su identidad. Pero si lo hiciera, ¿que hay de malo en tener una identidad nueva? Si las sociedades no cambiasen viviríamos todavía en la Edad de Piedra.

Sé que para las personas como tú la inmigración es una desgracia. Lo que me parece irresponsable es que un intelectual, que además forma en la Universidad a nuevas generaciones de politólogos, azuce el odio xenófobo y racista. Lo que me parece sorprendente es que una formación como PODEMOS te tenga entre sus «ideólogos», al mismo tiempo que critican sin rubor a Pablo Casado o Rivera. Lo que me parece irresponsable es que te den una tribuna para incentivar el odio, cuando hay un repunte de agresiones racistas. Los medios están haciendo una gestión del tratamiento de la llegada de migrantes que debería hacerles reflexionar.

Soy una mujer negra, hija de inmigrantes, y mi vida en los últimos años se ha centrado en enseñar a otras mujeres iguales a mí, a quererse y a valorarse. Lucho contra gente como tú y tus opiniones con mis textos. Tú eres un hombre blanco, poderoso y privilegiado, y todo está de tu parte. Pero no me rendiré y plantaré cara a las personas, que como tú, introducen el miedo a «el otro» en el debate.

Sé que perderéis. Ya no somos seres frágiles y necesitados. Estamos empoderados.

 

 

Ayomide ZuriAyomide Zuri    @ayomidezuri

Redactora de Afroféminas, Madrid

ayomidezuri@gmail.com

Más textos de Ayomide

 

 

 

 

21 Respuestas a “Carta abierta al xenófobo Jorge Verstrynge”

  1. Bravo Ayomide Zuri , soy español por lo tanto blanco , yo no valoro a las personas por la raza sino por la persona . África es mi segundo continente con una gran variedad de etnias y culturas que el blanco lo ha dividido en países a su antojo sin consultar con las etnias que ha partido teniendo que aprender el idioma importado de los colonos y sus creencias religiosas , menos mal que aún se conserva el Animismo en algunas zonas de África . He recorrido muchas zonas del Continente y no precisamente como turista de safaris . Aparte del N ,conozco casi todo el Occidente , Centro , Sur y algunos países del África Oriental. He convivido en las aldeas , pernoctado , jugado con los niños, viajado en los medios de transporte locales etc. esto me ha dado a conocer que el Continente hubiera estado mejor sin la colonización especúlativa colocando a los presidentes de la independencia de esos países creados según los intereses de los gobiernos blancos. Ayomide recibe un afectuoso de un africanista blanco