Racismo en los Erasmus en España

oxfordf_2863596b

Desde 1987 más de 3 millones de estudiantes han sido parte del programa Erasmus, un programa que permite a estudiantes de diferentes países en Europa estudiar en el continente. Cuando era pequeña sabía que era algo que quería hacer, así que cuando al fin pude realizarlo llegué con entusiasmo a Granada, España.

Tan pronto como salí del aeropuerto, me entristeció ver la cantidad de gente pidiendo y vendiendo cosas por la calle, y era desalentador ver que la mayoría eran afrodescendientes. Viniendo del Reino Unido, uno de los países más diversos en Europa donde es muy común ver gente de raza negra próspera, era difícil afrontar la realidad de la “crisis migrante” en el continente.

Claro, ya he oído hablar de la “crisis” pero no me lo había visto como un asunto tangible. Muchos de los inmigrantes del sur de España viene de Nigeria, Camerún y Senegal. Uno de mis compañeros en la universidad me dijo este fin de semana “los nigerianos piden porque su cultura es de pedir y los senegaleses venden porque se cultura es de vender”.

Pese a ver estas cosas todavía esperaba que disfrutaría mi tiempo aquí, e intento disfrutar de mis estudios al máximo. Sin embargo, desafortunadamente el racismo ha permeado todas mis experiencias aquí.

Como los estudiantes que van para Erasmus saben, la manera más común de buscar alojamiento en su país receptor es hacerlo cuando llegas. Pero aunque este método sí funcionó para mis amigas blancas de Inglaterra no fue lo mismo para mí. A menudo, cuando hablaba con inmobiliarias a través del teléfono o WhatsApp eran muy simpáticas y serviciales, pero tan pronto me veían me decían que no alquilaban a africanos. Llegó a ser tal el problema que tuve que implicar a la oficina de alojamiento de la universidad para que me ayudase y ellos me enviaron a varios colegios mayores en la ciudad. En un colegio, el vicerrector me ofreció ayuda, me invitó a su oficina para llamar a sus colegas en otros colegios. Sin embargo, como creía que no entendía bien el español hizo comentarios a sus colegas, diciendo que aunque era británica mi “raza es una peculiaridad” y preguntándoles si tendrían un problema con “alguien como” yo en sus colegios. Yo le pregunté porque había dicho eso y puso la ridícula excusa de que sus colegas tenían colegios católicos y que no  les gustaría una persona negra porque la gente de raza negra no son católicos.

Durante un examen oral convocado por la universidad, un profesor me interrumpió preguntándome si era seguro que no vengo de Gambia porque asumió que no podía venir de Inglaterra. En el supermercado estaba hablando con un empleado antes de ser interrumpido por su colega que dijo que el empleado no debía hablar conmigo porque “los africanos no entienden español”. En el edificio en el que vivo actualmente, uno de los residentes se quejó que “una negra” viviera a su lado.

No soy la única persona que he tenido estas experiencias, y varios estudiantes han hablado del racismo que han encontrado durante sus años de Erasmus. De hecho, si haces una búsqueda en Google de “negro en España” hay un montón de experiencias del racismo de viajeros de raza negra.

No soy un “snowflake” y, siendo británica, estoy acostumbrada a ser una minoría en espacios blancos. Sin embargo, nunca he sentido que no pertenezco o que alguien de mi raza no es bien recibido. En Granada, a veces he deseado que la gente no pudiera ver el color de mi piel, para parar las miradas fijas.

Ofrezco mi cuenta no solo para contribuir a la conversación sobre afrodescendientes en Europa sino que también para crear una discusión sobre Erasmus como una persona de raza negra. No estaba preparada para el racismo en España; y pienso que si más universidades ofrecieran talleres o  destacaran países o universidades donde existe la posibilidad de problemas para algunos grupos de estudiantes, habría menos experiencias con la mía.

 

 

Seun MatilukoOluwaseun Matiluko tiene 21 años y es una británica de origen nigeriano  / herencia Yoruba. Actualmente estudia Derecho en la Universidad de Bristol y también autopublicó 2 libros en Amazon. Su antología de poesía, “Identity”, sobre cómo es crecer en el Reino Unido como mujer negra, está disponible aquí: http://amzn.to/2EVrB2H . Ella es la fundadora de Splash, un canal de YouTube dedicado a mostrar y animar las voces de BME.

5 comentarios

  1. Siento vergüenza al leer tu experiencia en España . Tu caso me.resulta TAN familiar que seria una conversación extensa y seguramente alentadora. Animo con todo !

  2. Ella tiene suerte porque es británica ( habla inglés nativo como dicen aquí, cosa que si que les es.importante), pero yo que soy cubana con una gran trayectoria como artista, graduada del ISA, me pasa lo mismo: No me aceptan en ningún concurso, no me dan ninguna beca, incluso me.excluyen de las expos que se hacen de cubanos aquí. En las galerías cubanase.conocen.bien y en mucjas de las mas.punteras de aqui también, he trabajado von algunas de las mejores. Pero con el recrudecimiento del racismo que viene bajando de los antiguos paises del campo socialista ( para mi sorpresa) Me han ido invisibilización ( y no solo a mi) porque el.tema de.mi.trabajo u el.de otros muchos es la raza, el género y todo lo.rwlacionado con ello. Mi caso no le interesa a nadie. He hablado muchas veces del racismo oculto. Lo aborda desde aristas que otros no han ni siquiera pensado, he tenido que ser muy valiente y he pasado muchísimo trabajo. Con el añadido de ser mujer muchas veces me he encontrado no solo con el obstáculo del hombre y la mujer blancos sino también con el maltratado del propio hombre negro.
    Ojalá y todo esto cambie y la sociedad se vuelva un lugar donde todos tengamos un espacio. La diversidad es un hecho inevitable.
    PD: para publicar el comentario se sugiere escribir una web. La puesto, pero con solo escribir mi nombre en la barra de google aparece una variada referencia a mi trabajo.

  3. Viví exactamente lo mismo en Valencia, durante mi estancia Erasmus, lo mismo!!!!!!! Miradas fijas, propuestas de hombres para acostarse conmigo porque pensaban que era una prostituta, imposibilidad de encontrar una habitación en un piso compartido, obligación de precisar que soy negra en los anuncios para evitar los ojos desorbitados de los dueños y posibles co inquilinos, hombres que me perseguían cuando paseaba por la calle, obligación de precisar que soy antillana, de Guadalupe porque nadie se conformaba con la respuesta soy francesa. Incluso un señor me propuso sin que le pidiera nada, alquilarme una habitación a cambio de que yo me acostara con él y sea su novia!!!!!!!!!!! Desde el primer día cuando llegué( me gritaron negra!!! Mientras esperaba para cruzar la calle) hasta el último, no hubo ni un día sin algo racista!!!!! Lo que no me impidió disfrutar de la estancia pero que « estropeó » un poco mi sueño!!!!!

  4. Siento vergüenza, rabia, asco, miedo, impotencia, dolor…
    Como española, blanca de piel, madre y esposa de negrxs te mando toda mi solidaridad y mi lucha diaria y continua contra el racismo, la xenofobia y la ignorancia que imperan en este país, del cual me echan poco a poco. 💪🏼💪🏾

  5. es muy triste, leer este tipo de experiencia , la ignorancia es el peso de todos los problemas. Pero me alegro que estemos en un tiempo donde los negros ya no nos callemos y tengamos voz, para que los próximos que vengan tengan una base solida para erradicar todo tipo de discriminación. un abrazo muy fuerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.