Ser mestiza. Testimonio

1

Soy hija de una pareja mixta. Mi madre es blanca y mi padre es negro. Nací y me crié en España, en una ciudad muy pequeña donde mis padres eran la única pareja de este tipo. Esto ya hacía que llamásemos la atención.

Recuerdo que un día, con 5 años, vi una película de la esclavitud. Me asusté y le pregunté a mi madre si se me iban a llevar y dar latigazos. Mi madre, sorprendida, me respondió: «tu eres blanca». Recuerdo ese día como si fuera hoy.  Pensé que mi madre estaba loca, pues siempre estuve convencida de que yo era negra.

Sufrí burlas y todo tipo de discriminación de niña, de adolescente y ya de adulta.  En el colegio, el instituto, entrevistas de trabajo, en el mismo trabajo, etc. Jamás le conté nada a mi madre. ¿Cómo se lo iba a decir si ella se engañaba a si misma queriendo creer que yo era blanca?

Tuve un noviazgo muy largo con un chico blanco. La gente de alrededor de mi novio le metía cosas en la cabeza y le decían cosas como: «cuidado todas las mulatas son putas», «son muy infieles», «te robará el dinero» Después de muchos años rompimos. Nunca nos casamos ni tuvimos hijos.

Entonces conocí al amor de mi vida y padre de mis hijos. El es negro.

Cuando se lo presenté a mi madre, por primera vez en mi vida me dijo: «Me gusta, está bien. Me parece bien con un blanco como con un negro, pues tu eres las dos cosas» Me puse muy contenta. Era un avance en la manera de pensar de mi madre que para mi tenía mucho valor.

Mi marido es trabajador, fiel y buen padre. No tenemos  ningún problema,  de pareja o familiar.

Pero mi lucha empieza porque la sociedad tanto blanca, mestizos y negros no entienden porque somos pareja. Muchos parecen no entender porque nos casamos.

Ya he dicho que siempre me sentí negra y nosotros nos vemos como una pareja negra. Pero la sociedad nos ve como una pareja mixta. Parece que para muchos es más aceptable blanco con negro que mixto con negro.

Yo vivía en un barrio de muchos dominicanos, y en muchas ocasiones cuando paseábamos por la calle con nuestros hijos eramos insultados y sufríamos burlas y risas. En este barrio nunca me pasó esto cuando tuve un novio blanco.

También he tenido que escuchar como algunas mujeres negras  negras me ven como la blanca que les quita el marido. Luego algunos blancos nos miran con asombro (y mala educación) cuando vamos por la calle, como si no hubieran visto nunca algo parecido. Una vez incluso un hombre tuvo el atrevimiento de decirme: «Una negra tan bella como tu, ¿cómo es que está con un negro? ¿acaso eres racista?»

Nunca me imaginé que había tantos perjuicios y odio a que una una mujer mestiza se casara con un hombre negro. Parece que la sociedad solo viese normal blanquear. Rechaza lo negro de una manera visceral.

Hoy soy más sensible al tema de la negritud, pues veo que aún hay mucho racismo y prejuicio.  Sobre todo siento mucha discriminación y rechazo a los mixtos como yo. Yo lo he recibido de blancos y negros, por ser las dos cosas.

Lucy

España

 

7 Respuestas a “Ser mestiza. Testimonio”