“Exageras, no es para tanto, sólo es una frase hecha…” y otras mentiras que ocultan racismo. Testimonio

cyberbullying

Cuando vine a España, durante mi  infancia,  todo me parecía  “maravilloso”,   rodeada de una nueva familia y de nuevas personas.   Me  encantaba mirarme al espejo y no me sienta diferente de las demás personas.

En aquella  época de mi infancia yo era la  única negra de la escuela,  pero siendo tan pequeña, no me daba cuenta de ello.  Lo veía como algo normal y  pensaba que yo no era diferente  a mis demás  compañeros.  No le daba importancia a mi  color ni mi etnia.

Al comenzar el tercer ciclo de primaria, seguía  siendo la única alumna  negra,  pero  la cosa  cambió,  desde que mis compañeras empezaron a hacerme preguntas:
¿POR QUÉ TIENES ESE PELO? 
  

¿POR QUÉ ERES DE COLOR MARRÓN?

¿POR QUÉ NO ERES COMO NOSOTRAS? 

Desde ese momento dejé de aceptarme como era,  comencé a sentirme distinta e inferior a ella, a todas mis demás​ compañeras.

Llegó el quinto curso de primaria,  todo nuevo ,  pero para mi comenzó mal.  Me sentía aún peor que en los cursos anteriores,  a tal extremo, que ya no quería ir más a la escuela desde que un niño me grito ¡¡NEGRA VETE A TU PAÍS !!

El último curso de primaria, en sexto, seguía recibiendo comentarios ofensivos, burlas y  discriminación por el simple hecho  de ser negra.

Todo esto y como me sentía,  se lo comenté a mis padres, a la directora del colegio y a otra profesora del centro.

Pero mi sorpresa fue que ellos intentaban hacerme ver que esos comentarios no eran importantes. Vamos, que lo querían dejar correr.

Hace unos meses, en el grado medio en el que estoy , una profesora empezó a decir comentarios que no venían al caso con lo que estábamos dando.

Uno de ellos fue: TRABAJAR COMO UN  NEGRO.

La segunda vez que lo dijo,  yo la llamé la atención , la dije que aquel  comentario era un poco ofensivo, despectivo y  discriminatorio y que por favor , no lo dijera más veces.

Lo  que mi profesora  me dijo como respuesta y como resultado final,  fue que TRABAJAR COMO UN NEGRO, era una frase hecha normal típica,  que no malentendiera tanto  las cosas y que no me podía asegurar que esa frase no lo volvería a decir.

Mi profesora, no volvió hacer  ningún comentario de ese estilo,  pero desde luego me di cuenta que intentó ocultar la realidad de la expresión y pretendió convencerme de que interpretaba mal las cosas .

Hoy pienso,  que muchas personas,  cuando les dices que te molestó lo que dijeron, un comentario realmente ofensivo,  racista o discriminatorio,  intentan como sea  ocultarte  lo que verdaderamente es.

Te dicen que interpretas mal,  que te lo inventas,  que no le des vueltas a las cosas y que son frases  hechas  de toda la vida.
Lo peor de esto es que acabas creyendo y son ellos los que acaban ganado. Y sigues sintiéndote mal y te comienzas a preguntar si no tendrán razón. Si no estarás exagerando.

¡No dejemos que esto nos pase!

Luchemos por nuestra identidad y  por nuestra etnia.  No dejemos pasar aquellos comentarios como algo normal en nuestras vidas.

Bea Martin

Beatriz Martín.

Estudiante de Atención a Personas en Situación de Dependencia.

18 años.

Madrid.

4 comentarios

  1. Te entiendo completamente, yo pienso que no se deben de normalizar esas frases como algo inofensivo, porque a la larga se termina con un espiral de violencia como en México. En México también se dan mucho ese tipo de expresiones, yo siempre intuía que eso estaba mal, pero después de que visite otros países en específico Canadá, me di cuenta que México es un país muy racista, aparte se niega y se practica un racismo entre las mismas personas de origen indígena, porque la teoría del mestizaje ha invisibilizado el fenómeno, recuerdo ahora mismo dos casos, en una ocasión tome un curso, el ponente que lo dio era un hombre con rasgos netamente indígenas, en un momento de su exposición él dijo la frase “la culpa no la tiene el indio, sino el que lo hace compadre”, en lo particular a mí me parece hiriente; yo le hice notar que no era correcto que lo dijera, que además él era de origen indígena, negó que la frase fuera racista, es más una chica joven morena un poco menos que el ponente, dijo que no era para tanto, que ignorara mi comentario, como si el hecho de que yo lo dijera, porque sobre todo los fines de semana me visto de manera informal, invalidara lo que decía. En otra ocasión, en el trabajo; una compañera de tipo mediterráneo con el cabello teñido de rubio, porque los mediterráneos también tienen sus complejos, quieren parecer anglosajones por eso se tiñen el cabello de un rubio que uno que conoce a los anglosajones sabe que ese tono de cabello se ve falso, dijo la frase “muchos jefes, pocos indios”, yo me moleste mucho, se lo señale a sabiendas de que contribuiría a acrecentar mi fama de persona rara, en fin pienso que en México no se han curado heridas que provienen de nuestra historia, desde la colonia al México independiente, no se ha hecho un movimiento de sanación de esos traumas históricos, porque la teoría de la raza cósmica pregonada por Vasconcelos lo ha impedido.

  2. Entiendo perfectamente lo que dices y yo siempre intento no caer en el tópico de “frases hechas”. Personalmente, la expresión “trabajar como un negro” nunca la he entendido como despectiva, porque se dice de alguien que trabaja muy duro (lo cual es digno de elogio). Aunque está claro que su origen proviene de aquellos que fueron obligados a trabajar muy duro ajenos a su voluntad.

    Otra frase similar a la que nunca le he dado connotaciones negativas es “trabajar como un chino”, que denota trabajar muchas horas (tampoco descalificativo).

    Aún así, hay que ser consciente que la intención del que habla y el que escucha puede ser diferente y tener empatía con quien sufre diariamente el racismo.

    • Pues si el esclavismo no te parece razón suficiente para ver que sí es una frase racista, sin tener que apelar a la empatía, yo no digo lo que pienso (apelando a la empatía).

  3. Yo estoy cansada de oír a personas que presupongo formadas decir frases racistas, pero que nieguen ser racistas.

    Conozco una maestra que a sus alumnos magrebís les dice sin sonrojarse “moritos” y “claro, es que en su casa tal o cual”. Y una psicooncóloga que incluso un día había dos mujeres sentadas en el parque y dijo “ahora que cambian la mezquita de lugar seguro que se llena el parque de moras, ya no podremos ir”… y se quedó tan a gusto.

    Es en plan… hello! soy negra! Me ofenden tus comentarios racistas aunque no sea magrebí ni musulmana y seas incapaz de ver mi negritud (cuando te conviene, que cuando no la ves de lejos).

    Y pienso en sus alumnos/pacientes no blancos y me da pavor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s