Mis dudas con la afroespañolidad

Foto resultado de una performance del artista cubano Manuel Mendive durante la 11 Bienal de la Habana.

Cierta vez mi hermano, un hombre negro, latinoamericano y que reside en Miami se animó a asistir a un concierto de Lionel Richie. No sé cuál fue el impacto que tuvo este cantante en España, pero allá, de dónde yo vengo, junto a Earth, Wind & Fire y otros más, eran como dioses.

Ir a un concierto de ellos supongo que era muy similar a lo que sentí cuando vi un Picasso por primera vez en El Prado. Toda la vida mirando las imágenes en libros, creciendo con ellas, pero sin poder verlo de verdad.

Y así fue. Cada canción para mi hermano significó recuerdos, emociones, nuestra niñez, un trozo de vida que no volverá. Había mucha gente, como es natural. Le acompañaron algunos amigos,  nostálgicos como él.  Hablaban en castellano y fue así como se descubrieron.

Earth, Wind & Fire

Algunos de los negros que disfrutaban como ellos, al escucharles les preguntaban extrañados que qué hacían allí, ¿de dónde conocían a Lionel Richie? Y obviamente aunque nada de estas cosas importaban mucho, ya no era igual, ellos no eran americanos de nacimiento y la situación planteaba la absurda paradoja que siendo tan lejanos, ¿cómo iban a tener algo en común? ¿Cómo si nací en «América», voy a tener algo que me una con otros negros que nacieron nada más y nada menos que en el Tercer Mundo, donde parece que los estudios son menos y  los conocimientos también? Dónde las titulaciones parecen que se regalan y  la gente se expresa tan mal porque no lo hace como yo.

Gústenos o no es una realidad:  una parte de la comunidad afroamericana no considera como igual a un negro de origen latino. Precisamente hablamos aquí de la película «Negrita», un trabajo audiovisual  realizado por chicas negras «afrohispanas» y que denunciaba esta situación.

Lo siguiente es una experiencia personal. Asistí a una celebración dónde la mayoría eran africanos. Y para mi sorpresa no me consideraban parte de su “tribu”. Yo no era africana y se me hizo saber muy bien. A pesar de que me acerqué porque compartíamos espacio, celebración, nunca encontré una puerta abierta. Decididamente para ellos yo no era una igual.

¿Clasismo? ¿Pues quién sabe? ¿Racismo? Tampoco lo sé. Eso sí, la sensación era idéntica. Es triste que reproduzcamos exactamente lo mismo que tanto criticamos. No sé si está demostrado, pero lo cierto es que las personas que más han sufrido el racismo, terminan siendo más racistas. ¿Y dónde he visto los primeros síntomas en España? Cuando oyes en boca de negros y negras nacidos en España cosas como “yo me crié diferente, con cariño en casa, bla, bla, bla” o la absurda manía esta que si no naces en África no se logra entender por qué hablas de negros.  Me pregunto si esto irá increcendo cuando surja una clase media negra española. La historia suele repetirse y desgraciadamente ya no tengo dudas.

Autora: Antoinette Torres Soler.

Directora de Afroféminas

Más de Antoinette

9 Respuestas a “Mis dudas con la afroespañolidad”

  1. Buenas tardes a todos soy joven negro de 23 años de Guinea Ecuatorial llevo viviendo en la republica dominicana durante 3 años y medio. Decirles que la mayoria de la población es mulata, o sea,negra pero una gran parte del pais inclusive los negros de piel oscura(cafe) no se identifican como tales y varias veces discriminan a sus prójimos por ser negros (moreno).
    He pasado por diferentes etapas desde la duda de si ser negro era malo?,hasta tratar con indiferencia a gente de mi propia raza por ser de mi raza , pero despues de tantos analisis entre compañeros con respecto a los males que padece la sociedad negra llegamos a la conclusion que el problema es externo y que somos igual de divinos e importantes como cualquier otra raza.
    ahora estoy en la constante batalla de la aceptacion e integracion con mis semejantes independientemente de los ataques raciales de nuestros iguales en color asi como de otras razas.