Despigmentación

Irene Major está en la mitad de la treintena y fue Miss Camerún. Era guapa, alta y negra. Ahora es modelo, cantante y, esposa de Sam Malin un magnate del petróleo de 51 años.  Pero su sueño no era conseguir todo lo citado anteriormente sino tener la tez más pálida: 

“Cuando mi piel se aclara, me siento más guapa. Soy consciente de que es un tema tabú y de que la gente podría juzgarme por ello pero… es así como me siento. La dictadura de la piel clara ha formado parte de mi vida, prácticamente, desde que nací. Hay muchos tipos de piel en África – de la más oscura, a la más clara, y nosotras crecemos sabiendo que las chicas más claritas son las más guapas. Es un hecho. Si no me crees, fíjate en todas esas estrellas del pop que cada año tienen la piel más clara. Muchas “celebrities” lo hacen”, señala.


Su hermana, Elisa, con quien ha formado un grupo de música, también tiene una opinión parecida:

“Siendo más clara pasas a pertenecer a otra clase social. Todos los hombres africanos ricos y con éxito se casan con mujeres blancas o de piel muy clara porque han crecido pensando que las más claras son más bellas. No importa cuán oscuros sean ellos, la presión es para las mujeres. “.

Ambas apelan a su libertad para hacer lo que quiera con su cuerpo:

“Creo que toda mujer es libre de hacer lo que quiera y yo, personalmente, me siento mejor cuando mi piel es más clara”. 

En efecto, todo el mundo es libre pero… ¿acaso no está oprimida una mente que vive esclava de una tendencia estética, social, económica, histórica y machista?

Y subrayo lo del machismo porque son pocos los hombres que desgracian su piel para gustar más a las féminas. Ellos entienden que cuentan con más herramientas que su físico y que el éxito, no necesariamente pasa por encontrar pareja, sino que va más ligado a su actividad profesional. Son las mujeres las que se pliegan a las tendencias asesinas, no sólo para sentirse bien sino ¡para gustar al sexo opuesto!.

Lo que sucede con Irene Major y su hermana, por desgracia, no es una excepción. En países como Burkina Faso o Senegal, se ha convertido en una de las principales causas de ingreso hospitalario debido a que los componentes químicos de las cremas despigmentantes son muy agresivos y pueden provocar lesiones de gravedad e, incluso, cáncer cutáneo en personas que tienen la piel negra porque es la que más conviene para el entorno en el que residen.

Irene Major y su hermana

Recuerdo haber hecho un reportaje para la televisión de Guinea Ecuatorial. Tuve la oportunidad de entrevistar a varios jóvenes universitarios, hombres y mujeres. Confirmaban las palabras de la modelo del país vecino, las mujeres más claras tenían más éxito, eran más guapas… Incluso, citaban dichos tradicionales en su lengua, que decían que, a la hora de casarse, la familia de una mujer más clara recibe una dote mayor. Esto demuestra, hasta qué punto ese sentimiento, ese menosprecio hacia lo propio, hunde sus raíces en el pasado.

Hay quien dice que es sólo una moda, algunos medios de comunicación, en cambio,  sostienen que se trata del “síndrome post-colonial”, del resultado de la dominación europea en África que provocó que la autoestima de varios grupos étnicos se enterrara para siempre. Según esta hipótesis, esto se ha traducido (y traduce), entre otras cosas, en una búsqueda de patrones estéticos tan ajenos como lejanos, aún a costa de padecer un sufrimiento del que la mayoría desconoce sus secuelas.

Porque sí, tiene consecuencias, y graves. La calidad de las cremas aclarantes difiere mucho en función de dónde se compren y el precio que valgan. Si bien es cierto que hay mujeres que pueden permitirse consumir productos de buena calidad con garantías farmacéuticas, buena parte de las personas que los adquieren, los compran en los mercados callejeros. Se trata de mezcolanzas elaboradas con más intención que conocimientos químicos y resultan muy agresivas. Así pues, si la hidroquinona (el agente despigmentante) sólo está permitida a un porcentaje mínimo en la Unión Europea, en África entra sin mesura a más del 20%.  ¡Y claro que hace efecto! Muchas mujeres lucen orgullosas sus pieles nuevas, que en realidad son viejas, gastadas, quemadas… Por supuesto, son más claras, ya no tienen el precioso tono marrón oscuro, se vuelven rosas, se llenan de manchas, especialmente en las articulaciones y en la zona que rodea los ojos, se queman con el sol y, si se tienen que someterse a intervenciones quirúrgicas, debido a su adelgazamiento cutáneo, resulta muy difícil para los médicos poder coserlas.

El blanqueamiento es una epidemia atroz de la que se habla poco porque, en ocasiones, da la sensación de que cuestionar el uso de estos productos es sinónimo de atentar contra la libertad. Hay quien compara su uso con el de las personas que utilizan autobronceadores, abrasan su piel en cabinas de rayos uva o en sesiones maratonianas bajo el astro rey.

Si bien es cierto que podrían establecerse ciertas similitudes, el origen de una tendencia y la otra, son bien distintos. Sus efectos, no obstante, son igualmente devastadores.

La solución no pasa por la prohibición sino por la educación (¿o “deseducación”? ) y por la aceptación, de eso no hay duda.

Lucía Asué Mbomío Rubio

Más de Lucía:

https://afrofeminas.com/?s=Luc%C3%ADa+Asué+Mbom%C3%ADo

 

10 comentarios

  1. Es triste leer que situaciones como esta existan,sean reales y que las consecuencia al final la pagan quienes la practican,por conseguir un falso estatus social y una falsa aceptación de quienes si no te aceptan tal y como naturalmente eres,no creo que lo harán con la piel mas clara,pero en fin, si sentís mejor así…adelante. Buen post.Buenos días.

  2. Es simplemente increíble a qué punto puede llegar ese deseo de renegar y no aceptarnos. Ellas lo han hecho con la piel y el pelo, otros lo hacen con la nariz y otros tantos con la boca.

    No sé si clasificarlo como una opresión mental, una presión social o un caso llano de no aceptación de la persona.

    Como raza, como etnia hemos avanzado mucho, pero es innegable que todavía nos queda bastante que recorrer, muchas más barreras que superar!!

  3. El fenómeno del blanqueamiento es un problema serio que afecta a las comunidades del mundo. No me parece, como dice la articulista doña Lucía Asué, que se esté hablando poco de él. Ya existía desde el periodo de la deportación de los negros africanos. De ahí derivan los problemas de la mulatez, de los mestizos, de los criollos, etc. que tanto ocuparon grandes espacios en libros y periódicos de todos los tiempos. Todo ello por cuestiones de supremacía racial.
    La modelo de origen camerunés Irene Major, en pleno siglo XXI, se ve así sumida, al igual que muchísimas otras personas en el mundo actual, en el serio problema de alienación. Le parece indigno su color de la piel (¿solo su color?). El blanqueamiento, además del color, también afecta seriamente a la personalidad. Se deviene otra persona. Seguro que Sir Sam Malin ha moldeado ya a su esposa con los modelos ideales de la civilización más avanzada. Muchos de los productos usados para eso son legales. La seriedad del asunto se nota a veces con casos como el del Dr. Organic Royal, un producto que provocó el incendio de una tienda en una ciudad occidental, no hace mucho.

  4. Yo lo único que veo malo del post, es el hecho de decir que para ser más guapa tienes que ser más clara, tus rasgos son tus rasgos si son bonitos , vas a ser guapa seas negra , amarilla o roja, pero para belleza los colores, tampoco hay que decir que si una persona se quiere ver más clara porque le apetece simplemente es porque esta renegando de ser negra, entonces los blancos que van a la playa y se pasan la vida en los solárium si hay que verlo bien porque quieren ser negros, y si lo hace un negro está mal ?al igual que los blancos se ponen labios de negros, no tenemos que ser tan hipócritas de verlo bien cuando lo hacen los demás para parecerse más a los negros y verlo mal cuando es al contrario.

  5. Este fenomeno es algo que no solo afecta a la personas negras en el Africa, este es un fenomeno que afecta a personas al rededor del mundo pero especialmente en los paises occidentales, la falta de autoestima hace que la gente llegue a extremos, muchas mujeres blancas han destruido o perdido su vida por tratar de agrandar sus nalgas, o han desfigurado su rostro tratando de engrosar sus labios, muchas mujeres negras han dañado severamente su piel tratando de aclararla, se han sometido a fuertes tratamientos para alisar su cabello, las mujeres pelinegras gastan grandes sumas de dinero para parecer rubias, muchas gorditas han perdido la vida e cirujias para estar mas delgadas y la lista es larga. Es un fenomeno que afecta a todas las personas y a todas las distintas clases sociales desde las estrellas de cine hasta las personas del comun, tambien afecta a los hombres aunque en un porcentaje mucho mas bajo.

  6. Soy español blanco y mi pareja es negra.

    Conozco este fenómeno desde que descubrí el mundo afro y no he dejado nunca de observarlo y, por ello, lamentarlo. Es inaudito el “complejo” que sufre una gran parte de la comunidad negra en todo el mundo (desde el África central hasta Norteamérica o el Caribe), esta anomalía sociocultural y su consecuente y aberrante práctica.

    Personalmente, nada admiro más que la belleza de la mujer negra, que me ha fascinado desde joven. Es más, para mí la negritud comporta un plus de belleza.

    Pero no nos confundamos, el fenómeno no parte exclusivamente de la sociedad afro. Hay una premeditada estrategia, por parte de los grandes agentes mediáticos, culturales y comerciales de Occidente (música, cine), sobre todo en USA, de “esconder” y marginar la negritud de muchas grandes figuras. ¿Acaso no es evidente el “blanqueamiento” que estrellas como Rihanna o Beyoncé han sufrido a lo largo de sus carreras? ¿Existe en la actualidad alguna estrella que exhiba una imagen pública genuinamente “afro” (y, sobre todo, negra) remotamente parecida a la de las grandes estrellas del soul americano de los años 60-70? La paradoja es que, en la sociedad de esa época, abiertamente racista, la actitud de los afroamericanos era de orgullo manifiesto, mientras que hoy en día es casi de vergüenza (y personajes como Michael Jackson han hecho mucho daño en ese aspecto).

    Sinceramente, veo más fácilmente explicable (por los factores coloniales apuntados) el fenómeno en África o el Caribe, pero poco o nada en (presuntas) sociedades avanzadas como las occidentales. Digno de una tesis doctoral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s