fbpx
sábado, abril 20

Marielle: Seis años tras asesinato, instituto conserva su legado


Tras la fatídica noche del 14 de marzo de 2018, la familia de la concejala asesinada Marielle Franco se vio envuelta en una amalgama de sentimientos: dolor, luto y una indignación que, hasta el día de hoy, alimenta la búsqueda de justicia, junto con la determinación de mantener viva la lucha de esta activista por una sociedad más justa.

El impacto generado por los asesinatos de Franco y su conductor, Anderson Gomes, ha elevado el nombre de esta brasileña negra y bisexual, criada en la favela de Maré, a un nivel de reconocimiento nacional.

Pero era necesario institucionalizar toda la emoción y los sentimientos vividos por la familia de Marielle. Así nació el Instituto Marielle Franco.


La abogada Marinete da Silva, madre de la concejala Marielle Franco – Tomaz Silva/Agência Brasil

«El instituto hace revivir la historia. La respuesta me la tienen que dar a mí, como madre, y a nuestra familia. El mundo entero quiere saber quién y por qué ordenaron el asesinato de Marielle», dijo a Agência Brasil Marinete da Silva, madre de la concejala y cofundadora del Instituto Marielle Franco.

«Quienes planearon el asesinato de Marielle difícilmente podrían haber previsto que ella era una semilla, y que millones de ‘Marielles’ en todo el mundo se levantarían al día siguiente», dice el instituto en su sitio web.

Financiado por patrocinadores y donaciones privadas, este organismo de la sociedad civil se dedica principalmente a exigir justicia, salvaguardar la memoria de Franco —tan erosionada por las noticias falsas— y perpetuar su legado político, atrayendo y empoderando a nuevas líderes periféricas, especialmente mujeres negras y provenientes de las favelas.

«El propósito del instituto es resaltar el papel de esta mujer, subrayar su importancia en el escenario político. Las mujeres deben ocupar los espacios que elijan, y Marielle representa esto, con un enfoque desde las periferias», explica Marinete da Silva.

Inspiración

Hasta 2022, el Instituto Marielle estuvo bajo la dirección de la hermana de la concejala, Anielle Franco. Cuando Anielle fue nombrada ministra de Igualdad Racial en el gobierno de Lula, en 2023, Lígia Batista asumió el cargo. Lígia, una mujer negra proveniente de la periferia que había conocido a Marielle antes de que se convirtiera en concejala, se unió a ella en la defensa de los derechos humanos mientras trabajaba en la ONG Amnistía Internacional Brasil.

«Ver a Marielle interactuar con la gente, su capacidad para superar burbujas y comunicar sus causas, fue algo que realmente me inspiró. Estoy agradecida por haber tenido la oportunidad de conocer a Mari mientras aún estaba entre nosotros», comenta Batista, quien además cree firmemente que al preservar la memoria de Marielle y promover sus ideales, el instituto puede generar cambios reales en el país.

«Creemos en la posibilidad de forjar futuros donde personas como Marielle no solo puedan acceder, sino también permanecer en los espacios de poder y toma de decisiones, transformando efectivamente nuestra democracia y continuando la lucha por la justicia, la dignidad y una buena vida para todos», dice Lígia.


Rio de Janeiro (RJ), 05/03/2024 – Seis anos da morte de Marielle Franco. - A diretora-executiva do Instituto Marielle Franco, Ligia Batista. Foto: Tomaz Silva/Agência Brasil
Ligia Batista, directora ejecutiva del Instituto Marielle Franco – Tomaz Silva/Agência Brasil

El instituto sirve como catalizador para acciones como cursos de formación en derechos humanos, organización de seminarios y establecimiento de vínculos con otras organizaciones y colectivos de la sociedad civil, especialmente aquellos de las poblaciones periféricas y minorías representativas, como la comunidad negra y LGBTQIA+. «Es crucial inspirar a las nuevas generaciones para que comprendan cómo las desigualdades de género, raza y clase afectan nuestras vidas, pero también para que se vean a sí mismas como protagonistas de este proceso. Dado que las estructuras políticas existentes no han cumplido con nuestros objetivos en la vida, es esencial que sigamos inspirando, fortaleciendo y capacitando a las nuevas generaciones de líderes políticos para que puedan, junto con nosotros, transformar estas estructuras de poder», declara Batista.

Red de semillas

El logo del Instituto Marielle representa semillas, simbolizando la acción primordial de la iniciativa: sembrar, es decir, crear conciencia social entre los jóvenes de las periferias.

Una de las integrantes de esta red es Raquel Marte, profesora en una escuela comunitaria en Niterói, en la región metropolitana de Río de Janeiro. Licenciada en Letras y actualmente estudiante de producción cultural, Marte encontró en el instituto una plataforma para acceder a cursos y organizaciones dedicadas a la defensa de los derechos humanos.

«Yo tenía acceso a este tipo de contenido en la universidad, pero muchos de los participantes en la red de semillas son personas de la comunidad, con poca formación, y a través del instituto también pueden conocer sus derechos como ciudadanos. El acceso a información precisa nos capacita para efectuar cambios en la sociedad civil», explica Marte, añadiendo que el conocimiento actúa como un antídoto contra la desinformación y las campañas de noticias falsas.


Raquel Marte, profesora de un curso preuniversitario comunitario en Río de Janeiro – Tomaz Silva/Agência Brasil

Agenda Marielle

El Instituto Marielle no solo se limita a la esfera de la sociedad civil, sino que también busca entablar un diálogo con los representantes electos a través de la Agenda Marielle. Esta iniciativa, que comprende un conjunto de agendas y prácticas antirracistas, anti-LGBTfóbicas, feministas y populares, busca establecer articulaciones que sirvan como demandas de acción política. «Esta relación se fundamenta en una provocación que dirigimos tanto a los candidatos como a los ya electos, instándolos a comprometerse con nuestras agendas y prácticas. Apelamos a los candidatos progresistas, aquellos que se inspiran en el símbolo de lucha que ha representado Marielle, para que firmen y defiendan esta agenda durante su mandato parlamentario. Creo que este enfoque que hemos adoptado es muy poderoso», explica Lígia Batista.

Según João Feres, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Estatal de Río de Janeiro (UERJ), el diálogo con los parlamentarios debe ampliarse a un espectro político más diverso para obtener resultados más significativos. «Las organizaciones de la sociedad civil han invertido mucho en establecer relaciones con el poder legislativo, una tarea ardua pero crucial. Los grupos de interés disponen de abundantes recursos para contratar empresas de lobby que se dedican diariamente a esta labor. Para competir, las organizaciones necesitan profesionalizar esta actividad, lo cual implica costos considerables. Es importante no solo establecer contactos cercanos con los políticos que ya están alineados con nuestras agendas, sino también presionar a aquellos que se mantienen al margen, es decir, a aquellos cuyos intereses no son contrarios a nuestras agendas y que podrían ser persuadidos para apoyar nuestra causa», sostiene.

Violencia política

A pesar del compromiso con la participación política, Lígia Batista destaca que el mayor desafío actual del instituto radica en la representación política, específicamente en la violencia política. «Nuestro principal desafío es hasta qué punto la violencia política no solo disuade a las personas de participar en la política institucional, sino también cómo la violencia política, ejercida incluso desde dentro, socava la posibilidad de construir alternativas. Para nosotros, la lucha contra la violencia política basada en el género y la raza es fundamental, ya que este fenómeno afecta especialmente a las mujeres negras, a las personas LGBT, y a los habitantes de las favelas y periferias. Creemos que erradicar la violencia política fortalecerá la democracia brasileña», agrega.

Sociedad civil


Fotobiografía que cuenta la historia de Marielle Franco – Fernando Frazão/Agência Brasil

El Instituto Marielle es una organización más en el arco de los movimientos de la sociedad civil que  buscan aportar protagonismo a los ciudadanos.

Jurema Werneck, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Brasil, enfatiza la importancia de la participación ciudadana en la defensa de los derechos humanos. «Sin participación no hay ciudadanía. Marielle surgió de los movimientos de mujeres negras y dejó su contribución en la amplificación de las voces de poblaciones históricamente silenciadas», destaca.

Para Werneck, la lucha por la justicia para Marielle y Anderson va más allá de la respuesta a un crimen específico, ya que busca prevenir futuros actos de violencia con total impunidad en todo el país. «Sin participación no hay ciudadanía, sin participación no hay el juego de fuerzas necesario para crear, implementar medidas, vigilar y exigir la realización de las responsabilidades de los Estados nacionales en materia de derechos humanos, sociales, culturales y políticos», declaró Jurema

La directora cree que el asesinato de la activista sirvió para potenciar su alcance. «El activismo de Marielle como mujer, negra, bisexual y madre siempre ha sido muy inspirador y poderoso. Después de su asesinato, nos hemos unido con más fuerza para seguir luchando, no solo por los derechos humanos, sino también por los defensores de esos derechos en Brasil», dice.

En opinión del profesor Feres, instituciones como el Instituto Marielle han provocado una transformación cultural sin precedentes en Brasil, al situar la desigualdad racial y de género como una cuestión prioritaria. «Esta transformación cultural ha sido posible gracias a la colaboración con instituciones públicas y privadas cada vez más sensibles a estas problemáticas», destaca.

Para el politólogo, esto solo fue posible durante los años de gobiernos progresistas, más abiertos a la participación de la sociedad civil. «El Instituto Marielle ha surgido en la fase 2.0 de esta lucha, por así decirlo. Es notable que haya surgido y ganado fuerza en el contexto poco favorable de la extrema derecha de [el expresidente Jair] Bolsonaro», dice.

Un marzo por justicia


Estátua da ex-vereadora Marielle Franco, assassinada em 2018, é inaugurada no Buraco do Lume, centro da cidade.
Estatua de la ex concejala Marielle Franco, asesinada en 2018, es inaugurada en Buraco do Lume, en el centro de Río de Janeiro – Fernando Frazão/Agência Brasil

El Instituto Marielle está coordinando y difundiendo diversas actividades, incluyendo aquellas organizadas por terceros, para conmemorar el sexto aniversario del asesinato de Anderson y la concejala. El jueves 14 se llevó a cabo una misa en la iglesia de Nossa Senhora do Parto, ubicada en el centro de Río de Janeiro. Este lugar es emblemático, ya que se encuentra a pocos metros del Buraco do Lume, una plaza pública donde Franco solía pronunciar discursos. Incluso en la plaza, hay una estatua en honor a la concejala.

Ese mismo jueves tuvo lugar el Festival Justicia para Marielle & Anderson en la Praça Mauá, también en el centro de Río. El evento, de acceso gratuito, incluyó actuaciones artísticas y exposiciones en honor a Marielle Franco.

El crimen

Marielle Franco y Anderson Gomes fueron asesinados en la noche del martes. Franco había salido de una reunión en el Instituto Casa das Pretas, en el centro de Río, cuando su automóvil fue perseguido por delincuentes hasta el barrio de Estácio, que conecta con la zona norte de la ciudad. Según las investigaciones y un acuerdo de culpabilidad, el ex policía militar Ronnie Lessa es señalado como el autor de los disparos. Trece disparos impactaron en el vehículo.

Lessa está actualmente en prisión y ya ha sido condenado por contrabando de piezas y accesorios de armas de fuego. Otro implicado detenido es el ex diputado Élcio Queiroz, quien conducía el automóvil Cobalt utilizado en el crimen.

Otro presunto implicado detenido es el ex bombero Maxwell Simões Correia, conocido como Suel, quien supuestamente ayudó en el desmantelamiento del vehículo utilizado por Lessa. Según las investigaciones, todos ellos están vinculados a las milicias.

Recientemente, la policía detuvo a Edilson Barbosa dos Santos, conocido como Orelha, propietario del desguace acusado de desmantelar y deshacerse del vehículo utilizado en el asesinato. Santos ya había sido acusado por el Ministerio Público en agosto de 2023 por obstruir las investigaciones.

A pesar de estas detenciones, aún no se ha logrado ninguna condena seis años después del crimen. Desde 2023, la investigación, que inicialmente fue llevada a cabo por la policía de Río de Janeiro, está bajo la jurisdicción de la Policía Federal.

Deja un comentario