Sista’s Grrrl Riot: aquellas negras del punk

Tamar Kali

A finales de los 80 se fundó el movimiento Riot Grrrl, que aglutinaba al llamado punk feminista de la mano de Kathleen Hanna, cantante de la banda Bikini Kill. Ellas luchaban por poner a las chicas en primer plano, tanto en el escenario como fuera de él, además de acabar con los abusos de todo tipo que sufrían dentro de la escena punk, que hasta entonces estaba dominada por hombres.

Sin embargo, este movimiento no fue muy inclusivo con las mujeres racializadas. Para empezar, la musa del movimiento era blanca, la mayoría de sus seguidores eran blancos y todos ellos eran de clase media. Además, olvidaron que el feminismo en el punk ya había empezado en los años 70 gracias a una mujer negra llamada Poly Stirene, vocalista de X-Ray Spex y cantante del himno Oh Bondage Up Yours! Dentro del movimiento Riot Grrrl incluso se discutió sobre el racismo en sus reuniones, pero todo desde el punto de vista de unas niñas blancas que vivían en un ambiente que no era acogedor para los no blancos.



Había mujeres negras en el movimiento, pero eran pocas y no tenían ningún protagonismo. Una de ellas era la adolescente Ramdasha Bikceem, que publicaba el fanzine GUNK. Ya había algunos fanzines que criticaban la falta de visibilidad no blanca en el movimiento, como Bamboo Girl y Chop Suey Specs, hechos por chicas asiáticas. Pero, por primera vez en la historia, la falta de visibilidad negra fue cuestionada cuando Ramdasha dejó de publicar ediciones que se limitaban a fotos de sus amigos y letras de canciones para dar paso a ediciones que abordaban el tema.

Las nuevas ediciones de GUNK tuvieron tal repercusión que las black punks Tamar Kali, Honeychild Coleman, Maya Glick y Simi Stone se unieron para crear Sista Grrrl’s Riot, que no solo fue un movimiento a favor de la visibilidad negra en la escena punk, sino también en la escena musical underground.



Entre estas chicas, la que más sintió la necesidad de pertenecer al nuevo movimiento fue Tamar, quien siendo negra, punk, lesbiana y con actitud rebelde, corría un mayor riesgo de ser objeto de violencia y exclusión en la sociedad. Aún así, las situaciones que vivió no coincidían con la imagen que transmitía Riot Grrrl. “Pensé: ‘Tengo que sobrevivir, tengo que defenderme’. Riot Grrrl parecía muy divertido y no estaba bromeando «.



Honeychild, por otro lado, se unió para crear el movimiento porque era la única chica negra en su grupo de amigos punk en la escuela. Sintió que tenía que dejar su ciudad natal de Kentucky y mudarse a Nueva York para conocer gente como ella. Después de graduarse en artes, siguió su destino, pero, cuando llegó allí, le resultó difícil intentar una carrera musical y comenzó a actuar en estaciones de metro, sin mencionar que no encontró otras chicas punk negras. Rodeada de hombres, recibió ayuda de ellos para encajar en la ciudad.

Honeychild conoció a Tamar a través de su compañera de cuarto, las dos se identificaron al instante. Poco después, Tamar conoció a Maya, la hermana de un amigo que también estaba en la música, y le presentó a Honeychild en uno de sus conciertos. El mismo día, mientras se preparaba detrás del escenario, Tamar conoció a la violinista Simi, a quien también le presentaron a las otras dos Sistas, y así comenzó Grrrl Riot de Sista.

La primera reunión

El 14 de febrero de 1997, día de San Valentín, las cuatro nuevas amigas realizaron el primer encuentro del movimiento, un evento musical en Brownies, una sala de conciertos ubicada en la 5ª Avenida, donde cada una de las integrantes de Sista’s se presentó con sus respectivas bandas. Su cartel publicitario cuatro chicas negras listas para pelear, armadas con pistolas y machetes.


Folleto anunciando el primer evento Grrrl Riot de Sista.

El primer evento fue un éxito y, pronto, el grupo comenzó a realizar otros con derecho a espacio para que tocaran otras chicas no blancas. De todas estas reuniones surgió un espacio seguro para que asistieran otras personas negras punks, que también se sentían excluidas del entorno.

Antes de la formación de Grrrl Riot de Sista, cada una de las chicas se imaginaba sola en el punk. Tras la primera reunión del movimiento, se dieron cuenta de que había muchas más personas en la misma situación de las que habían imaginado. “Lo que fue realmente conmovedor e impresionante es que ninguna de nosotras había tocado frente a tanta gente negra en un solo lugar en toda nuestra vida hasta que tuvimos nuestro primer concierto”, confiesa Honeychild.

Afroféminas


Deja un comentario