Misogynoir


Ahora todo el mundo conoce el término misoginia. Describe el odio o el prejuicio contra las mujeres. A menudo se confunde con el sexismo, pero la misoginia son los actos hostiles contra las mujeres basados ​​en creencias sexistas. Las mujeres negras enfrentan una misoginia más racializada porque existen en la misma intersección de raza y sexo. Esta forma de misoginia se conoce como misogynoir.

La académica, escritora y activista feminista queer negra Moya Bailey acuñó el término misogynoir en 2010. Está formado por las palabras «misoginia» y la palabra francesa para negro, «noir». Bailey afirma : “Misogynoir no es simplemente el racismo que enfrentan las mujeres negras, ni es la misoginia que reciben; es la fuerza sinérgica única de estas dos opresiones fusionándose en algo más dañino que sus partes”. En pocas palabras, este término explica la doble discriminación de racismo y misoginia que las mujeres negras frecuentemente tienen que combatir.

No es ningún secreto que las mujeres negras están en la base de la jerarquía social. En un discurso que pronunció Malcolm X en 1962, lo dejó bien claro: “La persona que menos se respeta en Estados Unidos es la mujer negra. La persona más desprotegida en Estados Unidos es la mujer negra. La persona más olvidada en Estados Unidos es la mujer negra”. Esto es aplicable a casi cualquier lugar del planeta.


Moya Bailey

Aunque el término misogynoir se acuñó recientemente, la práctica de actos hostiles contra las mujeres negras ha existido siempre. Esta combinación particular de creencias y prácticas racistas y sexistas se basa en estereotipos racistas históricos que son increíblemente dañinos. Algunos de los estereotipos proyectados sobre las mujeres negras incluyen la mujer negra «enfadada», la mujer negra «fuerte» y la mujer negra «hipersexual», y estos se han utilizado para justificar actos hostiles contra las mujeres negras.

El estereotipo de la mujer negra hipersexualizada, también conocida como Jezabel, se usa a menudo para racionalizar la explotación sexual de las mujeres negras. El estereotipo de Jezabel se originó bajo la esclavitud y se usó como una razón poderosa para justificar la violación y explotación sexual de mujeres negras esclavizadas. Porque si a las mujeres negras se las considera hipersexuales y agresivas, es más fácil culparlas por la violencia sexual que se comete contra ellas.



La persistencia de esta creencia se manifiesta en la manera negligente en que se manejan los casos de violación y violencia sexual contra mujeres y niñas negras. Las mujeres negras reciben menos protección de las autoridades, ya que siempre se nos animaliza y menosprecia.

Las jóvenes y mujeres negras a menudo se enfrentan a un exceso de sexualización y adultificación, lo que resulta en un trato más severo por parte de las figuras de autoridad que sus contrapartes blancas. Somos estereotipadas como “mujeres negras enfadadas” y etiquetadas como ruidosas, agresivas, tercas y poco femeninas.

Pensad por ejemplo en la manera racista en que Serena Williams fue representada por el dibujante Mark Knight. La caricatura muestra una imagen enfadad de Serena con rasgos faciales y senos deliberadamente exagerados y la muestra pisoteando una raqueta de tenis rota. Y es imposible no pasar por alto que la jugadora japonesa y haitiana Naomi Osaka, que era la persona que jugó el partido a que hacía alusión la viñeta, fue retratada como una mujer blanca y rubia. No es casual.



Otro estereotipo peligroso que perpetúa la práctica de la misogynoir es la imagen de la “mujer negra fuerte”. Aunque muchos puedan ver esto como una imagen positiva, esta idea aceptada insinúa que las mujeres negras poseen una fuerza extraordinaria que otras mujeres no tienen. Y este es un mito peligroso porque justifica las creencias de que las mujeres negras son capaces de tolerar más dolor, capaces de trabajar demasiado al servicio de los demás y que no necesitan apoyo ni ayuda.

Las mujeres negras son vigiladas regularmente por la sociedad. Se espera que encajemos en una versión ideal de «feminidad» que no fue diseñada pensando en nosotras. Nuestro cabello, cuerpos, sexualidad e incluso nuestro tono son vigilados. No puedes ser demasiado ruidosa, demasiado provocativa, demasiado obstinada, demasiado «engreída», demasiado del «gueto» o demasiado de cualquier cosa que se considere fuera de lo que debería ser la «feminidad».

Las mujeres negras caminan por una línea muy delgada entre expresarse libre y auténticamente y asimilarse a los estándares esperados de la sociedad patriarcal blanca. Y, francamente, es agotador. Y si estás harta de escuchar cómo las mujeres negras lo tienen más difícil, imagina lo cansadas que estamos de vivir esta realidad. Estamos cansadas ​​de sufrir los efectos de la misógina que hacen que se nos descarte, menosprecie e ignore.

La verdad es que las mujeres negras han estado al frente de muchas luchas de justicia social contra el racismo y el sexismo a lo largo de la historia estadounidense. Y, sin embargo, a menudo se nos deja que recojamos las piezas por nuestra cuenta cuando se trata de pelear batallas exclusivas de las mujeres negras. Ya es hora de que otras mujeres nos defienda tanto como nosotras las hemos defendido. Tanto las mujeres como los hombres de todas las razas deben tomar medidas para señalar la misoginia y la misogynoir, la forma particular de misoginia que enfrentan las mujeres negras.

Afroféminas


Deja un comentario