Fernanda Falcão, mujer trans brasileña refugiada en España: “Mi propia exitencia es un acto político, que yo permanezca viva es un acto político”

Fernada Falcão, mujer trans refugiada en España

Brasil es el país del mundo que más personas transexuales asesina. Cuatro de cada diez transexuales asesinados en el mundo, lo son en el país carioca. En el año de 2020, fueron 175 los casos de personas trans asesinadas de manera brutal. En el año de 2021 fueron 140 las personas trans según la asociación nacional de travestis y transexuales (Antra https://antrabrasil.org/ ). Brasil también es el país de América Latina donde la policía mata a más personas negras. Mucho más que en Estados unidos. A cada 23 minutos una persona negra es asesinada en Brasil … Y Fernanda nació en Brasil.

Fernanda Falcão es una mujer negra transgénero, enfermera, fue trabajadora sexual en situación de vulnerabilidad, ex-presa, es asesora de políticas estratégicas de la secretaria estatal de desarrollo social de la infancia y juventud del estado de Pernambuco, y defensora de los derechos humanos de las mujeres trans, y del colectivo LGTBIQ+. Fernanda también fue una de las primeras mujeres transexual en solicitar judicialmente la muerte asistida en Brasil.

Fernanda actúa en el área que combate la trata de personas para fines sexuales, tanto Cisgénero como transgénero, motivo por el cual se enfrentó a varias tentativas de asesinatos, una detención forzada y está amenazada de muerte en Brasil.

Mientras yo esperaba el visto bueno para publicar está entrevista, Paulo Vaz, más conocido como Popo Vaz, un activista hombre trans gay, muy conocido en Brasil, se sucicidó. estop me rocordó otra dura realidad de las personas transexuales en Brasil: el alto indice de suicidio entre ellas. Según el estudio “Transexualidades e salud pública en Brasil”, se estima que el 42% de la población transexual en Brasil se ha intentado sucidar. Además se ha revelado que el 85,7% de los hombres trans han pensado o intentado hacerlo.

Si estás en Brasil o conoces a alguién allí que este pensando en el suicidio, llama al centro de valoración de la vida en el numero 188 es gratuito y confidencial.

Con relación a ser una mujer transexual;

-Fernanda, he visto en una de tus entrevistas, donde cuentas que te has enamorado de un chico y fuiste a contar a tu madre que eras gay, y que eso culmino en tu expulsión de casa. ¿Cuándo te diste cuenta de tu identidad de género?

Creo que el chico se dio cuenta antes que yo misma, porque yo escuchaba que las referencias de ser una travesti, una persona transexual como una persona enferma, una persona que tiene el demonio, una persona mala y una persona que no contribuye a la sociedad. Cuando conocí a este chico, él me trato como una mujer, entonces, comprendí que todas aquellaa dificultad que yo tenía de entenderme en el mundo, porque yo no me comprendía ni como hombre ni como mujer, yo pensaba que era un ser humano que no existía, que yo era un Ovni, un objeto gay no identificado, y no era eso, era porque yo no tenía referencias. Entonces a los 15 años de edad yo comprendí. Comprendí que Fernanda siempre estuvo en este cuerpo y la dificultad de ella de exaltar está identidad era por las referencias que yo tenía. Las referencias eran si yo estuviese en este espacio, yo sería una persona enferma, una persona demonizada, y una persona que tenia dificultad en acceso a las políticas, y eso es verdad. Pero elegí ser feliz, elegí permanecer en la identidad que me autodeclara, en mi identidad que me fortalece y que yo me reconozco. Es algo caro, es un precio caro a pagar pero es un precio necesario.

Fernanda, ¿te sientes representada por el 8M?

Si, con toda la seguridad. Históricamente, tenemos una deuda con el movimiento de mujeres. En el inicio de esta manifestación, no se habló de los apoyos del movimiento feminista nacional o internacional que contribuyeron con el movimiento de travestis y transexuales.

¿Has participado en algún acto el pasado 8 de marzo?

Si, aquí en Pernanbuco es costumbre que trabajemos de forma transversal, entendemos que la identidad femenina aún es algo que sufre una gran vulnerabilidad, social y cultural dentro de nuestra cultura machista y sexista. Entonces, con todo esto, no tendría como decir que no nos movemos juntas e infelizmente, aún somos vulnerables a los mismos prejuicios, a los mismos ataques prejuiciosos que causan de manera muy desagradable la muerte de muchas que dieron su sangre para que hoy pudiéramos estar aquí vivas, hablando sobre eso y discutiendo eso de forma política.

Sobre las amenazas de muerte a las cuales Fernanda se enfrenta a diario;

¿Quiénes son y porque te amenazan de muerte?

Luchamos en la perspectiva de la prevención de trata de personas. Estás personas que trafican con estos seres humanos, que trafica con chicas trans y Cis, son esas personas los que me están persiguiendo.

El año pasado has entrado con el proceso para tener una muerte asistida. ¿Qué te impulso a llegar a este extremo?

En los últimos 2 años las estadísticas de violación y asesinatos de personas como yo, solo han crecido, y el año pasado, tuvimos en secuencias varios asesinatos de travestis y transexuales, y fueron asesinatos muy bárbaros, como quemarlas vivas, cortar partes de sus cuerpos, entre otros asesinatos brutales. Eso me desespero y por esto la solicité, pero es una solicitud que nunca había sucedido en Brasil, ya que es muy lento, y este era mi plan B. Morir dignamente era mi plan B.

Por mucho tiempo creí que morir era la solución para acabar con todos mis problemas pero no puedo ser cobarde y abandonar a las mías.

Sobre las políticas de visibilidad e protección a personas transexuales en Brasil;

¿Cuál crees que son las medidas más importantes que Brasil necesita tomar para evitar tantos asesinatos y persecuciones a personas transexuales, siendo que Brasil es el país que más transexuales mata en el mundo? ( 140 personas en el año de 2021)

Para parar de matar hay que quitar todo este contexto histórico, de demonización del cuerpo, principalmente se mata a las travestis en Brasil, porque esté cuerpo es visto como un cuerpo demonizado, como un cuerpo que no tiene valor social, como un cuerpo que no se conceptúa en el proceso de ciudadanos, ciudadanas. Así mismo cuando pagamos nuestros impuestos como cualquier otra persona, teniendo dificultades en acceder a políticas básicas. La propia constitución federal brasileña en su artículo 1º habla sobre el derecho a vida. Que derecho a la vida es este que la esperanza de vida para una travesti negra en Brasil es de 28 años.

No se puede hablar de inserción en la política, se necesita hacer una reparación dentro de todo este proceso, pues somos el país que más asesina a travestis y transexuales, pero también somos el país que más vende contenido sexual de estas mismas personas. Es discordante cuando hablamos que el acceso a estos espacios se basa en el conocimiento, cuando se basan en un contexto económico, quienes tienen poder adquisitivo consiguen el acceso, quienes no tienen no lo consiguen. Sin hablar de las perspectivas de retirada de derechos a partir de la propia condición, de su propia presentación de un cuerpo negro, en cuanto a un cuerpo que atraviesa otras vulnerabilidades.

¿Cómo podremos cambiar este contexto histórico? ¿Crees que es posible revertir este contexto a corto plazo?

Es difícil que cambiemos a corto plazo pero considero que será posible con información, con la utilización de los privilegios de las CisHeteronormatividad en presentarnos espacios de poder, espacios políticos, espacios de habla de nuestras especificidades y también traer el protagonismo a nuestros cuerpos transgéneros para estas discusión, de conseguir debatir dentro de estos espacios, de impulsar que la academia hable sobre todo esto, que busque experiencias de éxitos en el tratamiento y cuidados de estos cuerpos, del fortalecimiento socio existencial, una entrada y potencialización dentro del contexto socio económico también, garantizaría minimamente que los padecimientos que ocurren con esta población fueran menores, aunque no extinguidas que garanticen que la pespectiva de sus vidas sean más que 28 años, que el aceso a la alimentación, el acceso al derecho a vida fueran garantizadas. Estas políticas son las bases para que más tarde pueda haber una quiebra de esta cultura de exterminio, de una formalización, de una potencialización socio económica de esta poblacion, nosotras podamos vislumbrar un brasil donde no sea totalmente declarado el exterminio de la poblacion de travestis y transexuales.

Fernanda, conociéndote a ti y tu larga trayectoria, ¿crees que la realidad de las personas transexuales va a cambiar con el cambio de gobierno?

Un Brasil sin Bolsonaro será mucho más inclusivo. Un Brasil sin Bolsonaro va a posibilitar que nosotras, travestis y transexuales, podamos dialogar un poco más, como hemos tenido en la legislatura del PT, que facilitaba los espacios de diálogo, que daba espacio de vez y voz de sus mecanismos que buscaba información del contexto social y de los movimientos sociales para hacer política y eso ya no ocurre. Los movimientos sociales de travestis y transexuales fueron extinguidos del contexto político de este gobierno.

Con la entrada de Bolsonaro en la presidencia, ¿has notado que hubo un empeoramiento para la poblacion transexual o sigue siendo igual que antes?

Yo pienso que hubo un empeoramiento significativo, pues como he dicho antes, las vulnerabilidades que vienen ocurriendo aquí en Brasil, parten desde la cuestión gubernamental. El propio presidente tiene un discurso claro y público, demonizando este cuerpo y de la no identificación de este ser humano como ciudadana de derecho. Hubo una retirada de financiación de las ONG que trabajan con personas trans. El desmantelamiento de la sanidad publica y los que van a ser más afectados, es la cuestión del proceso transexualizador y otras cuestiones direccionadas al público LGBTIQ+, y con la salida de Bolsonaro, vamos a intentar recuperar un poco nuestros derechos que nos quitaron durante este proceso. Este presidente destapó odios que estaban muy enraizados, eran odios cotidianos, pero eran odios tabús, ni era permitido hablar, y él trajo de vuelta todo esto, aparte de diezmar nuestros derechos. El derecho a salud, a asistencia social, el propio contexto de familia. Nosotros no podemos decir que tenemos una familia formal, porque el presidente no nos reconoce, no reconoce nuestros cuerpos y derechos, pero somos ciudadanos y ciudadanas. Pagamos impuestos como cualquier otro, nosotras contribuimos de la forma que podemos y muchas veces, tiras tus sueños simplemente para poder sobrevivir, abrimos mano de nuestros sueños simplemente para sobrevivir, y eso es algo que escucho mucho de mis amigas, de mis iguales.

¿Por qué en Brasil se sigue poniendo a las mujeres trans en las penitenciarias masculinas, cuando todos sabemos la violencia que sufren las mujeres trans en ellas?

La cuestión de tener a travestis y transexuales cumpliendo condena en una penitenciaria masculina es más un proceso cultural. Hoy mismo en Pernambuco, el estado donde vivo, las mujeres travestis y transexuales no quieren ir a un presidio femenino, es una opción que tienen en algunos estados, porque en la penitenciaria femenina ellas son olvidadas. En una penitenciaria masculina ellas consiguen trabajar para mantenerse, este sistema de prisión que era para garantizar una reinserción social plena no garantiza nada. En realidad deshumaniza los cuerpos, les quitan sus derechos básicos, los derechos humanos que estos cuerpos tienen y les hacen ser objetos dentro de estos espacios.

Una política donde no forzaran, pero que garantizase seguridad, comida, garantizase una integración familiar, o una tentativa sería el punto de partida para un cambio para que este sistema de prisiones el no fuera simplemente tan caracterizado para este cuerpo. Que no sea solo el lugar para este cuerpo, este espacio.

Viviendo con VIH;

De acuerdo con The Human Rights Compaign el 19,1% de las mujeres transgénero en el mundo están viviendo con VIH, que es más difícil el diagnóstico y tratamiento de estas mujeres por los obstáculos adicionales, como ser discriminadas por los servicios médicos y violencias varias al cual son sometidas. ¿Ya has enfrentado alguna de estas discriminaciones en el servicio de salud? ¿Cuáles?

Si, los servicios de salud son espacios extremadamente desagregadores, son espacios donde nuestros nombres no son reconocidos, donde nuestras especificidades biológicas no son reconocidas. Hoy vivimos en una lucha constante para que la sociedad brasileña comprenda que un cuerpo transgénero masculino es un cuerpo que va a gestar, que un cuerpo transgénero femenino es un cuerpo que necesita de un cuidado dentro de un proceso de salud contra un proctología, es un cuerpo femenino con próstata, es cuerpo masculino con útero.

Nosotros tenemos que pasar está información en grande escala. El diálogo dentro de la academia es algo que potencializara está discusión, porque las academias aún no discuten toda está cuestión sobre las necesidades de los cuerpos transgéneros. Pero es una necesidad muy costosa, personas mueren por culpa de la falta de conocimiento dentro de este proceso, no se sienten legitimadas de permanecer en el proceso de salud, o de buscar un espacio de salud, pues saben que van a ser vulnerabilidades otra vez. Lo que se necesita es que las políticas públicas de salud existente sean efectivas, que lleguen a esta poblacion, que consiga hacerles ser atendidos en los espacios de forma humanizada, donde la humanización sea la prioridad no solo destrato y maltrato a estés cuerpos.

Sobre el exilio en España;

¿Ha sido difícil para ti conseguir protección por ser una mujer transexual?

Las personas transexuales difícilmente entran en los servicios de protección, fue una excepción que yo consiga este espacio. En realidad fue a partir de una invitación en estos espacios por conocer nuestro trabajo, que mismo siendo un trabajo de hormiguilla, nosotras influenciamos la vida de mucha gente, una creación de una política pública e incentivar a los gobiernos que trabajen en esta misma pespectiva

¿Qué obstáculos te encuentras para salir de Brasil, ahora que has encontrado personas que desean ayudarte a salir de allí?

Cuando yo percibí que me iban a asesinar si me quedo en Brasil, a Maria Clara Sena, que es otra mujer trans aquí de Pernambuco, de mi ciudad Recife, que también paso por lo mismo que yo, y está exilada en Canadá y me invito a irme a buscar exilio en Canadá. Cuando fui a buscar exilio en Canadá, yo debería estar en territorio canadiense para solicitar el exilio pero el proceso burocrático del País bloqueo e imposibilito totalmente eso. Algunos amigos y mi compañero, que hoy vive aquí, han conseguido dinero entre todos para conseguir ocultarme, para dejar a mí en espacios separados para que ellos no me encontraran y me exterminaran porque esto es algo que ya estaba en andamiento, que me iban a asesinar. Han intentado secuestrarme, me han dado palizas en la calle, cortaron todo mi pelo pero yo he conseguido huir y he conseguido mantenerme viva, pero no sé hasta cuando porque aún sigo escondida. El proceso de salir de aquí fue cuando algunas personas que ya habían trabajado con nosotras en algunos proyectos, que fueron apoyados por personas en España, tomaron conocimiento de mi caso y me dijeron “vente para España” y cuando llegues aquí solicitaremos tu asilo porque en España es más fácil de que entres, por ser Brasileña y en España no necesitas permiso para entrar como turista. Una vez que estés aquí te ayudaremos a solucionar y a solicitar el asilo.

Fernanda, ¿pretendes seguir con el activismo aquí en España?

Esta es una pregunta complicada, yo nunca elegí entrar en el activismo. Mi cuerpo es un cuerpo político, es un cuerpo extremamente vulnerable, es un cuerpo que necesita de una política pública direccionada, una política publica sensible. Mi propia exitencia es un acto político, que yo permanezca viva es un acto político. Yo creo que el activismo está en mi vida, principalmente por las vulnerabilidades que yo he pasado en la vida. Yo empecé a comprender que hay cosas, que no puedo cambiar, pero puedo hacer un camino para que las demás que vengan detrás mía puedan tener algo, y derechos que yo no tuve. Eso me hace feliz, entonces considero que quiero seguir feliz y para que yo siga feliz, tengo que ver a mis iguales felices. Esto es la base, esto es identitario, entonces eso solamente me fortalece. El activismo soy yo, el activismo es que yo consiga estar viva todos los días.

Me gustaría terminar está excelente entrevista con alguna recomendación de libros o alguna frase que signifique mucho para ti. Fernanda ¿Con qué escritor brasileño terminarías está entrevista?

Voy a citar un texto de Augusto dos Anjos, que habla un poco sobre la realidad de un cuerpo travesti y transexual aquí y en todos los lados.

! Ya vez! Nadie asistió al formidable

Entierro de tu última quimera.

Solamente la ingratitud – esta pantera –

Fue tu compañera inseparable!

Acostúmbrate a lama que te espera

El Hombre, que, en esta Tierra miserable

Vive entre fieras, siente inevitable

Necesidad de ser también fiera.

Toma un fósforo. Incende tu cigarrillo!

El beso, amigo, es la víspera de la flema

la mano que acaricia es la misma que apedrea!


Talita de Fátima B Moreira

Afroactivista, Creadora de contenidos antirracistas, estrella negra en @influenciasNegras, a veces hablo en el podcast No te rayes QSP.

Las activistas negras necesitan tu colaboración para seguir trabajando. Puedes colaborar con Talita aportando a su Ko-Fi

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.