Josephine Baker se convierte en la primera mujer negra en el Panteón de París

El ataúd con tierra de Estados Unidos, Francia y Mónaco es llevado hacia el Panthéon. Crédito: Christophe Ena / AP

Mujer, negra y nacida fuera de Francia, Josephine Baker difícilmente encaja en el perfil de los héroes históricos de Francia. Pero lo cierto es que la artista de Saint Louis, Missouri, recibió uno de los más altos honores de la Repúblic: una tumba en el Panteón de París, el monumento de Francia a sus héroes.

Solo ha habido 80 personas a las que se les ha otorgado el honor desde que comenzó la tradición en la época napoleónica. Baker es la primera mujer negra honrada en el Panteón. Será la sexta de la lista femenina que incluye a la científica Marie Curie y a la política Simone Veil.

Baker, bailarina, cantante y espía durante las épocas de guerra, es un nombre muy concido en Francia. Sus números de dancehall con poca ropa, a menudo jugando con tópicos coloniales, son sinónimo de la ensoñación salvaje de la década de 1920.


Librería de Afroféminas



Aunque menos conocida en su tierra natal estadounidense, estaba orgullosa de sus humildes raíces en Saint Louis. Con el paso del tiempo se convirtió en una firme defensora de los derechos civiles, hablando en la Marcha de 1963 en Washington.

El 30 de noviembre, ya en la tarde, nada menos que el presidente francés, Emmanuel Macron, habló en la ceremonia de entierro en el Panteón. Aunque su cuerpo permanece enterrado en Mónaco por petición de su familia, un ataúd fue sepultado en el sitio, con puñados de tierra de cuatro lugares importantes de su vida: Saint-Louis, París, su Château des Milandes y Mónaco.

La fecha elegida para la ceremonia de entierro también es importante, ya que señala el aniversario de cuando recibió la ciudadanía francesa en 1937.

Josephine Baker es la sexta mujer que se conmemora en el Panteón. Crédito: Siegfried Modola / Getty Images

La ceremonia tuvo todas las características de la pompa francesa: una orquesta militar, la marsellesa y un coro de niños cantando una de las canciones de Baker. El ataúd simbólico, cubierto de la tricolor francesa, fue llevado por seis miembros de la fuerza aérea de Francia, seguidos por otro miembro de la Fuerza Aérea que llevaba las cinco condecoraciones que Francia le otorgó a Baker durante su vida. Estas incluyen la medalla de la Resistencia de la Segunda Guerra Mundial y la Legión de Honor, una de las condecoraciones más importantes del país.

Mientras llevaban el ataúd de Baker a los escalones del Panteón, se escuchó una grabación de su canción más famosa: “J’ai deux amours” (Tengo dos amores: Mi país y París).

Francia ha tardado 46 años en darle este honor.



Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko-Fi nos estás diciendo SAWABONA.

Este medio RESISTE gracias a vuestras contribuciones.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.