¿Tiene la gente el derecho moral de no aprender la Historia Negra?

* Este texto es una traducción directa de un artículo redactado por Nii Ntreh y publicado en Face2Face África, bajo el título ‘Do people have the moral right to not learn Black history?’

El filósofo alemán del siglo XVIII, Arthur Schopenhauer, fue un pesimista profesional que desaconsejó los esfuerzos para cambiar nuestro mundo de acuerdo con principios éticos. Esto no se debió a que Schopenhauer pensara que éramos incapaces, sino a que consideraba que la búsqueda activa de las condiciones óptimas es enemiga de la felicidad.

La activista Fannie Lou Hamer en un discurso de lucha por los derechos civiles para los negros. Foto: AP

Cuanto más nos esforzamos por hacer del mundo un lugar mejor, peores son nuestros fracasos y cada decepción es más dolorosa que la anterior. Schopenhauer es famoso por aconsejarnos que no intentemos en absoluto lograr un cambio social, sino que adoptemos el quietismo: la supresión de las preocupaciones de la mente y el cuerpo. Porque el intento de hacer valer nuestra voluntad sobre la naturaleza no va a acabar bien.

Los requisitos minimalistas de Schopenhauer para una vida feliz han alimentado los argumentos modernos de lo que el teórico político Robert Nozick llamaría “derechos negativos”. Los derechos negativos son las libertades que tenemos para no sufrir las acciones de otras personas. Si tengo un derecho negativo a la vida en tu contra, significa que no tienes derecho a quitarme la vida. El concepto es importante para la praxis libertaria moderna, como fue teorizado por el mismo Nozick.

El hecho de que tengamos derecho a no sufrir se ha extendido durante las últimas décadas. El debate sobre si tenemos potestad para ser ignorantes (o derecho negativo a estar informados) surgió en las últimas tres décadas de conversaciones en bioética. Los médicos y especialistas tuvieron que enfrentarse a personas que no deseaban conocer su estado de salud ni sus condiciones genéticas. Se sabe que algunos de los que dicen que tenemos derecho a no saber nuestro estado de salud citan los pensamientos de Schopenhauer respecto a que cuanto más sabemos, menos felices somos.

En Utah, recientemente el director de una escuela autónoma anunció que a los padres se les había dado la opción de retirar a sus hijos de las actividades del Mes de la Historia Afroamericana. Aunque lamentó que algunos padres hubieran optado por esta opción, el director, Micah Hirokawa, señaló que las personas tenían la facultad de «ejercer sus derechos civiles de no participar en el Mes de la Historia Afroamericana en la escuela».

Según los informes, la escuela enseña a una población estudiantil que es un 70% blanca. Normalmente, el caso del Mes de la Historia Afroamericana señalaría que los estudiantes de la Academia Maria Montessori son los que más necesitan lecciones de Historia afroamericana. Pero en el estado liberal moderno, evitar la información puede ser tan moralmente defendible como el derecho a la información. Esto se debe a que el estado moderno antepone a todo el derecho al autogobierno o la autonomía, salvo que la ley prohíba la libertad.


El derecho a no saber parece contradictorio en una democracia donde, idealmente, la información es la moneda de poder, pero tiene una historia intrigante de defensa intelectual de buena fe. El filósofo Tujia Takala es uno de los mejores defensores contemporáneos del derecho a no saber. Queda por ver si hay implicaciones legales para la decisión de la escuela, pero eso no significa que obligar a alguien a aprender historia negra sea menos difícil. Hay una carga moral que conlleva forzar a los estudiantes a estudiar algo en lo que pueden no estar interesados. También hay otro ángulo en un país como los Estados Unidos, donde permitir que los estudiantes blancos mantengan en suspenso lecciones y actividades de Historia negra abriría una lata de gusanos para los que el territorio no tiene suficientes antihelmínticos.

Entonces, ¿la gente tiene el derecho moral de no aprender la historia negra? La pregunta en sí no puede responderse fuera de la estructura histórica en la que se concibe, así como de la esperanza inherente a la enseñanza de tales lecciones. Quizás no haya nadie mejor que Langston Hughes, quien representó de manera sucinta la existencia de los negros en este mundo frente a los horrores que les infligieron.

El poema Remember de Hughes abarca todo lo que hay que aprender sobre la torturada existencia negra:

Recuerda los

días de servidumbre,

y recordando,

no te quedes quieto.

Ve a la colina más alta

y contempla la ciudad

donde todavía eres un esclavo.

Mira hacia abajo a cualquier pueblo de Carolina

O cualquier pueblo de Maine, en realidad,

O África, tu tierra natal …

Y verás lo que quiero que veas

La mano blanca: La mano ladrona.

La cara blanca:

la cara mentirosa.

El poder blanco:

el poder sin escrúpulos

que te convierte en el

miserable hambriento que eres hoy

La pregunta obvia que surge de lo anterior es el futuro de un país que otorga el derecho moral a algunos de sus pueblos, de hecho, a los descendientes de la parte ofensiva, a abstenerse de conocer este pasado. Uno pensaría que la respuesta es la descripción que hace George Santayana de aquellos que están condenados a repetir la historia. Es casi un trato con el diablo permitir que esto suceda, pero el ímpetu ético para obligar a la gente a aprender la historia negra simplemente no ocurre. Hirokawa tenía razón: es un país libre donde nadie se ve obligado a simpatizar con los negros, como todos pagan impuestos.

En el sentido más estricto del liberalismo, existe ese derecho moral a evitar las sangrientas lecciones de la explotación blanca de la humanidad negra. El liberalismo puede verse como la afirmación de la libertad individual, incluso a través de la ingeniería social, pero nunca a expensas de la autoridad central. Claro, hay versiones revisionistas de la filosofía política liberal que desafían el poder individualizador de la era de la ilustración europea de la vieja escuela.

La filosofía liberal europea, a partir de John Locke, fundó la base de la proclamación constitucional estadounidense de que todos los hombres son iguales. Aunque la promesa de un equilibrio próspero para todos se volvió absurda por la existencia misma de la esclavitud, los estadounidenses mantuvieron la apariencia. Después de la Primera Guerra Mundial quedó claro que el libre mercado, el libre intercambio de necesidades y deseos, no era capaz de curar los males de la sociedad occidental y que la intervención del gobierno es necesaria. Los gobiernos de Europa Occidental, particularmente en el Reino Unido y Francia, y los gobiernos de los Estados Unidos, comenzarían entonces a interceder en el libre mercado en nombre de los vulnerables, como aconsejó JM Keynes.

Hay que recordar que, en Estados Unidos, la seriedad federal se atribuyó a los derechos civiles solo en la década de 1960. Los empleadores y los proveedores de servicios no pueden discriminar por motivos de raza, pero no hay obligación de simpatizar con los negros. La revisión de la filosofía liberal sigue siendo insuficiente para prevenir lo ocurrido la semana pasada en Utah.

Y esta es una verdad incómoda para todos los ciudadanos bien intencionados que creen en la ambición de crear una unión más perfecta de todos los que supuestamente fueron creados iguales. El orden liberal, posiblemente nuestro mejor paso adelante todavía ofrece canales de puerta trasera que no ayudan a una unión perfecta.

Es fácil ver cómo se podría argumentar que los estudiantes blancos deberían ser obligados a aprender historia negra. WEB DuBois escribió en The Souls of Black Folk: “Aquí radica la tragedia de la época… Que los hombres saben tan poco de los hombres”. Conocernos a nosotros mismos y de dónde venimos tiene un valor comunitario intrínseco. Pero esa utopía exige una crítica de los procedimientos actuales.


Nii Ntreh está interesado en la filosofía académica con especial atención a los temas morales, sociales y políticos. Después de haber enseñado filosofía en la Universidad de Cape Coast durante un tiempo, Nii encuentra en los nuevos medios una forma más potente de llegar a muchos con su pasión por romper las complejidades.


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.