All Lives Matter: invisibilización de las diferentes luchas y opresiones

La comunidad colombiana ha salido a las calles a manifestar por el asesinato de Javier Ordoñez a manos de la policía nacional, la furia y el rechazo de lo sucedido se vivió intensamente en la ciudad de Bogotá, tal fue su magnitud que terminó con la vida de 7 civiles a raíz de disparos indiscriminados de la policía. Aquellos hechos muestran que Colombia es víctima de una  gran  violencia y corrupción estructural, la cual puede afectar a cualquier persona que no haga parte del pequeño grupo de familias más privilegiadas del país.

Sin embargo, aunque es una problemática desgarradora y merece todo el rechazo nacional, no puede usarse como excusa para invisibilizar las distintas formas de violencia y opresiones que viven las diferentes comunidades del país.

La invisibilización comenzó con la comparación del asesinato de Javier Ordoñez  con el asesinato del afrodescendiente George Floyd, afirmando que el movimiento #BlackLivesMatter utilizado para su denuncia y movilizaciones, tuvo más viralización que el asesinato de Javier Ordoñez, por ello se utilizaron  los hashtag #colombianlivesmatter y #AllLivesMatter, ignorando totalmente el objetivo principal del movimiento #BlackLivesMatter que es visibilizar el racismo estructural y sistemático que vive la comunidad afro en Estados Unidos y en el mundo.


La tienda de Afroféminas



Gran parte de la  comunidad internauta colombiana publicó mensajes afirmando que todas las vidas en Colombia importan y aunque es cierto, esos mensajes muestran una falsa empatía, la mayoría de la comunidad colombiana rara vez muestra masivamente interés por las opresiones diarias que viven las personas afro, las indígenas, las mujeres, la comunidad LGBTI, las pobres de las zonas rurales o urbanas, todas aquellas luchas y manifestaciones  terminan siendo una dolencia e interés solo de la comunidad directamente afectada.

Las movilizaciones históricamente han sido acciones colectivas bajo una consciencia individualista. En este país, según afirma la Revista Dinero, más del 70% de las personas se consideran clase media, y vivimos en un contexto machista, racista, clasista, homofóbica y excluyente, por ello es normal, que haya un rechazo nacional y viralización por el asesinato de un hombre, blanco y  de clase media, es un hecho que resulta amenazante y cercano para muchas de las familias colombianas.

La violencia existente en Colombia es normalmente normalizada e ignorada por la mayoría de las personas, porque es un problema que ven ajeno a su entorno e intereses, por tanto es falso cuando afirman que les importan todas las vidas, las luchas constantes de las comunidades oprimidas son ignoradas o atacadas y rara vez apoyadas, está situación fue evidente cuando algunos de los hombres que apoyaban abiertamente las movilizaciones por el asesinato de Javier Ordoñez, rechazaron y burlaron la manifestación reciente de las mujeres feministas de Bogotá en contra del abuso sexual de un ginecólogo a una joven colombiana.

Las manifestaciones a raíz del asesinato de Javier Ordoñez son en contra de un problema desgarrador: la brutalidad policial y su abuso de poder, son en pro de la reestructuración del sistema policial, es una lucha totalmente necesaria, porque las personas colombianas nos sentimos inseguras cuando estamos cerca de la policía, nos sentimos amenazadas. Pero lo que es seguro es que el fin real de esta lucha no es atacar las diferentes opresiones, no es realmente a favor de todas las vidas, por ello no se deben utilizar los movimientos como: #BlackLivesMatter para ignorar y minimizar las problemáticas de las diferentes comunidades oprimidas.

A las personas colombianas todavía nos falta educación en conciencia social y empatía, carecemos de interés y apoyo por las opresiones que viven las distintas comunidades, no es necesario invisibilizar las diferentes luchas para entender que en Colombia prima la corrupción y la violencia, para saber que vivimos en un país excluyente y que se necesita una reestructuración total del sistema para lograr vivir todas y todos dignamente y en paz.


Eliza Ramírez

Administradora de empresas, mercadóloga digital y bloggera de temas raciales y de género.
Instagram: @elizaramirez___
E-mail: Elizaramirezrivas2019@gmail.com


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!