¿Qué significa vivir una pandemia racializada?

¿Qué significa vivir una pandemia racializada? / Afroféminas
Ilustración de @ricardo.chucky

Cuando hablamos de racialización efectivamente estamos hablando de una categoría que describe a determinada grupo de personas por su condición económica, étnica y de género. Si bien el virus no discriminó al momento de atacar convirtiéndose en una especie de virus asintomático de las estratósferas sociales rico-pobre, negro-blanco heterosexual-homosexual, las estructuras sistémicas y estructuralistas que siguen promulgando el racismo ya la desigualdad social sí. ¿Como combatimos una pandemia las mujeres negras que seguimos hasta hoy en pleno siglo XXI sin acceso a servicios públicos, sin representación mediática y hasta política? ¿Cómo sobrellevar una pandemia en medio de condiciones que antes de esta crisis sanitaria ya significaban un problema?

Es aquí donde el término pandemia racializada se ha convertido en un tema a debatir ,y mirar de forma crítica lo ineficientes que pueden ser los sistemas tratándose de ofertar las mismas posibilidades de sobrevivir a una crisis mundial; a lo largo de estos meses los conversatorios que he podido ver datan de cómo viven las comunidades negras e indígenas el COVID-19, la respuesta es una sola; con las mismas complicaciones de siempre sólo que ahora más agudizadas. Las campañas de salubridad que datan de un espectro utópico “lávate las manos” ¿pero cómo me lavo las manos en comunidades, poblaciones, trincheras donde los servicios básicos como agua, luz están vetados? En materia de publicidad y hasta propagandística toda intencionalidad de cuidarnos y protegernos es buena, pero para aquellos que vivimos abandonados por los estados mayormente racistas, clasistas es algo más complejo.


La tienda de Afroféminas



Ahora bien, otra de las estrategias mediáticas que, a lo largo de estos meses de encierro, presumía ser una opción viable era “Quédate en casa” ¿Como podrías quedarte en casa sí eres una mujer que muchas veces subsiste con menos de $ 1 dólar diario?

Si en un caso no te mata la carga viral del virus podrías morir de hambre, no sólo tú, sino tu familia. Hablar desde el romanticismo sin profundizar debatir y criticar las estructuras sociales en las que vivimos hace que hoy en día romanticemos la pobreza, la desigualdad social y los veamos maquillados como actos heroicos de solidaridad. Es así que esta pandemia sólo vino a de-construir muchos temas por los cuales muchas personas que hoy en día no están con nosotras son personas que han sido sujetos de violencia estructural por parte de los mismos estados, aquel anciano jubilado, mujer pobre racializada, aquel joven que perdió su único sustento y que la única alternativa que tiene es salir a buscar que comer.

Hablar desde el lado de los privilegios no ha permitido que se radicalicen medidas para combatir temas de corrupción, de vulneración de derechos humanos vitales, poner el dedo en la llaga en asuntos de convivencia con el otro que no tiene las mismas condiciones que yo, o peor aun los que ya no están para contarlo; porque simplemente las políticas públicas y de estado son inicuas, cuando al hablar de gobernabilidad se trata. Vivir una pandemia racializada significa sobrevivir doblemente en condiciones inhumanas y a las estrategias políticas y mediáticas que intentan tapar temas que tienen que ver cómo somos tratados, si como ciudadanos de primera categoría, de segunda o hasta tercera categoría. Hoy vemos que, si bien el virus no distingue clases sociales grupos étnicos, grupos prioritarios los sistemas en los que estamos viviendo sí, teniendo como resultado países devastados por lo doloso de la muerte y la impotencia de sobrevivir día a día.

Y como no es la excepción somos las mujeres negras e indígenas quienes seguimos siendo vistas desde una mirada ostracista (aislamiento forzoso de la vida pública por temas sociopolíticos). Es decir, vivir en estados que están practicando la necropolítica.


Alexandra León Bernardo

Afroecuatoriana, Comunicadora Social con mención en Desarrollo, bailarina, escritora y activista por los derechos del pueblo negro.


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!