Isabel Lola, directora y guionista: “Lo que no aparece en los medios no existe”

Rodaje del cortometraje «Besop@» Fotos de : @riitah_

Isabel Lola nació en Barcelona y estudió psicología para contar con un plan B, aun teniendo muy clara su opción A: el cine. La idea llevaba rondándole desde su adolescencia, cuando viendo en un making of las entrañas y secretos de una película decidió que, además de verlas, le gustaría hacerlas. Se sacó un postgrado en Dirección de Producción Cinematográfica y aprendió a escribir guiones por tesón, curiosidad y por no fallar a la joven que sintió un flechazo por el séptimo arte. 

Sin duda, ha cumplido, ha escrito, dirigido y producido tres cortos propios, ha trabajado en el equipo de producción de otros tantos y en el de una película. Su último cortometraje se titula Besop@ y las actrices Astrid Jones y Beatriz Mbula son las protagonistas.  Hasta la fecha,  ha sido seleccionado en el 8th Delhi Shorts International Film Festival 2019 y en el 4th Indian World Film Festival (India); ha sido semifinalista en Los Angeles CineFest 2019  (Estados Unidos) y candidato a los Blogos de Oro 2020 (España). Seguro que aún le queda por delante un largo camino de éxitos, como a ella. 

– ¿Cómo estáis de salud tú y tus seres queridos?

Por suerte todos bien.

– Tu hermana es fotógrafa, tú guionista.. ¿de dónde sale esa vena creativa familiar?

Seguramente de mis padres. No eran artistas profesionales pero en mi casa desde siempre nos ha gustado todo lo relacionado con lo artístico y lo creativo. Mi madre era comadrona pero siempre le ha gustado la música y cantar, y durante muchos años ha cantado en coros, y ahora va a clases de pintura y pinta cuadros. Mi padre era graduado social pero escribía relatos, nada que hubiera publicado ni con intención de publicar, pero los escribía porque le gustaba escribir. Y mis hermanas y yo de pequeñas hacíamos muchas actividades relacionadas con lo artístico,no con la intención de ser artistas, lo hacíamos únicamente porque nos gustaba. Yo por ejemplo, de pequeña durante varios años fui a clases extraescolares de baile, cantaba en un coro infantil e iba a clases de música los sábados por la mañana y durante dos veranos hice clases de teatro. Todo ello sin un objetivo artístico concreto, de hecho en aquella época estaba entre querer ser  veterinaria o azafata de avión. No fue hasta los 14 años que decidí que quería trabajar en el mundo del cine  después de ver el making of de “Alien: el octavo pasajero”. Me flipó ver como  se creaba la realidad que se veía en la pantalla, y por lo primero que me dio durante muchos años fue por querer ser operadora de cámara.

Cartel del cortometraje Besop@ dirigido y producido por Isabel Lola

– ¿Y cómo la canalizaste? 

Por aquel entonces no conocía como funcionaba el mundo del cine y no sabía muy bien si con ello iba a tener mucho futuro, así que decidí licenciarme en Psicología por tener un plan B. Durante la carrera aprendí sobre lo terapéutico de contar y expresar para sanarse y  empezó a gustarme la idea del cine como una vía a través de la que contar y expresar cosas. A partir de ahí pasé de querer ser operadora de cámara a querer dirigir. No fue hasta unos años después que me animé a dirigir mi primer corto. Como no conocía a ningún guionista y no tenía ni idea de escribir guiones, fui a la biblioteca de mi pueblo, encontré un libro de escritura de guión y me puse a ello. Cuando acabó el proceso me gustó tanto que me dije “voy a intentar escribir una peli a ver qué sale de ahí”. Así fue como empecé a escribir en mis ratos libres y me di cuenta de que escribir era mi elemento.

-¿Qué implica apostar por el arte?

En mi caso mucho esfuerzo mental y mucha autodisciplina. Tengo otro trabajo que no está relacionado con lo artístico  con el que pago las facturas. Trabajo ocho horas al día, en ocasiones también fines de semana, lo que me lleva a tener muy pocas horas para escribir. Me levanto de lunes a viernes antes de lo que sería la hora necesaria para ir a trabajar y me pongo a  escribir. Antes de teletrabajar, aprovechaba el trayecto de ida y vuelta en metro libreta en mano para seguir escribiendo, ahora que me ahorro el trayecto tengo un poco más de tiempo durante el día. Y los fines de semana aprovecho todas las horas que puedo.

¿Y hacerlo siendo una mujer negra?

Apostar por el arte siendo una mujer negra, por lo menos en mi caso,  además del esfuerzo y la autodisciplina, implica  echarle mucho valor y una dosis de optimismo inquebrantable. Supongo que todos los guionistas que queremos vender un proyecto propio, incluso  los que son hombres y blancos, vivimos con la incertidumbre de si alguien va a apostar o no por nuestra idea, pero tenemos que ser optimistas y creer que sí, o de lo contrario no escribiríamos.  Yo siendo mujer negra, y escribiendo historias sobre mujeres negras,  ya no sólo me toca ser optimista creyendo que a alguien le va a interesar mi  proyecto, me toca serlo además creyendo que va a haber alguien interesado en  cambiar el panorama actual.

¿Dirías que creas desde la piel y desde el género? ¿Qué implica hacerlo? 

No siempre lo he hecho pero desde hace unos años hacia aquí sí.  A mí me implica tener la mente muy abierta, autoanalizarme mucho y liberarme de estereotipos e idealizaciones que tengo interiorizadas. Pienso que si se quiere crear sobre qué implica ser una mujer negra y  no se hace desde el análisis real de lo que una misma es, no sirve de nada. El autoanalizame me llevó a ser consciente de lo importante que es tener siempre en cuenta el contexto en el que una  vive cuando se habla de la realidad de la mujer negra  (o de la realidad afro en general). Más que hablar de la realidad de la mujer negra  yo hablaría de las distintas realidades, que dependen del contexto en el que una se ha criado, ha crecido y ha vivido, por ejemplo, si se ha criado en un entorno en el que había una gran población de gente negra o no, el nivel socioeconómico del entorno en el que ha vivido y el de su familia, el nivel de estudios que tiene, etc…. Se tiende a hablar de la realidad de la mujer negra o de la realidad afro en general  como si fuera un todo uniforme, como si todas y todos  viviéramos nuestra negritud de la misma manera. Se tiende a decir cosas como:  “las  personas negras somos así”, “a las personas negras nos gustan estas cosas”, “las personas negras pensamos así”,” a las personas negras nos pasan estas cosas”, en lugar de decir  “algunas personas negras somos de esta manera pero otras no”, “ a algunas personas negras nos gustan estas cosas pero a otras no” ,“ algunas personas negras pensamos así y nos importan estos temas pero a otras personas negras no y piensan diferente”.

¿Es un riesgo escribir historias en las que las protagonistas son mujeres negras en el Estado español? ¿Y por qué hacerlo?

Es arriesgado sí, pero como decía antes, ser artista, en mi caso concreto para ser guionista negra en España, si quiero serlo contando historias protagonizadas por mujeres negras, me implica ir con el optimismo y con dos ovarios por bandera. Pero es importante hacerlo porque las mujeres negras españolas aquí estamos. Existimos y no aparecemos en ninguna ficción española. Sí es cierto que han habido algunos papeles, que se pueden contar con los dedos de sólo una mano (y me sobran dedos), interpretados por mujeres negras, pero en esas ficciones no se habla sobre las diferentes realidades de las mujeres negras españolas. Y si no lo explicamos nosotras mismas, ¿quien lo va a hacer?

¿Dirías  que estamos en un buen momento para producir contenidos en los que lo afro está en el centro? ¿Por qué? 

Creo que es mejor momento que nunca. Y no lo digo desde un optimismo vacío, al contrario. Me atrevería a decir que incluso hoy en día es hasta una ventaja. Es un elemento diferenciador. Hay ahí un nicho de mercado que todavía no se ha explorado. Actualmente cada vez están surgiendo más plataformas que están en busca de nuevos contenidos, nuevas voces y nuevas historias. Más temprano que tarde alguna de ellas empezará a apostar por contenido creado y protagonizado por personas españolas racializadas, que es una fuente de historias nuevas inconmensurable, es cuestión de tiempo. En cuanto  una plataforma lo haga el resto de plataformas o canales seguramente seguirán sus pasos. Pero nadie va a ir a buscarnos a nuestras casas para ofrecernos hacerlo. Por eso es importante que la parte que nos toca a nosotros la hagamos bien, que es no dejar de crear y mover proyectos. Costará más, tardaremos más o menos, pero es algo que tarde o temprano acabará sucediendo.

Las actrices @astridjonesnd y @beatrizmbula en el set del cortometraje » besop@ Imagen de @asun_lola_photo

– Llevas un año de lo más productivo, comenzaste regalándonos Besop@, ¿qué querías contar en ese corto?

El corto lo escribí a raíz de la muerte de mi padre. Hacía muchos años que no tenía relación con él y cuando murió me dijeron que lo habían incinerado. Me dejó bastante en shock que durante años sufriera por su ausencia y que luego todo se redujera literalmente a cenizas. Hice una primera versión con una historia que tenía intención de rodarla como un musical tipo ópera, una ida de olla muy chula pero a la vez muy cara, que tengo intención de llevar a cabo en algún momento.  Así que escribí otra historia, en la que  además aproveché para hablar  sobre mi relación con Guinea Ecuatorial, el país de origen de mis padres. Las dos protagonistas son dos aspectos de mí, por un lado mi parte europea encarnada en el personaje que interpreta Beatriz Mbula  y por el otro mi parte africana encarnada en el personaje interpretado por Astrid Jones,  y que son dos aspectos de mí que hasta hace muy poco siempre han estado en conflicto.

– Es fantástico cómo en mitad de un ambiente triste consigues introducir un humor contenido y surrealista genial… ¿cómo describirías tu estilo?

Si te soy sincera nunca me había parado a pensar en ello o en si tengo un estilo propio marcado o no. Pensando en lo que he escrito hasta ahora lo describiría como ¿cínico?¿ácido?… Lo que me gusta es jugar con coger situaciones límite y llevarlas a espacios en los que parezca que lo que les está sucediendo a los personajes y de lo que están hablando en realidad es algo cotidiano y anodino. En el corto por ejemplo son dos mujeres que están decidiendo qué hacer con las urnas funerarias  de sus seres queridos, pero lejos de estar llorando y compungidas discuten en el mismo tono en el que discutirían si lo que hubiera sobre la mesa  en lugar de urnas funerarias fuera dinero.    

-¿Qué tal fue trabajar con Astrid Jones y Beatriz Mbula?

Ha sido una maravilla. Estoy muy contenta con el resultado, son unas actrices brillantes. A las dos ya las había visto actuar antes de escribir el corto, y mientras lo escribía ya pensaba en ellas dos para interpretar los personajes, así que me alegró muchísimo que se sumaran al proyecto. Las admiro mucho porque son artistas muy preparadas, muy completas y versátiles. Como ya sabéis Astrid además es cantante y compositora y Bea también escribe y ha creado una  webserie  “Asunto Casting”. Son oro molido.  

Pero hay más, has escrito un proyecto llamado Afrostyle del que… ¿se puede hablar?

Es un proyecto para serie pensada para una plataforma de televisión en el que los personajes protagonistas son cuatro mujeres negras. La idea surgió hace como unos tres años hablando con mi hermana pequeña sobre lo chulo que sería que existiera una serie al estilo “Sexo En Nueva York” pero protagonizada  por mujeres negras. A mi hermana se le ocurrió que podría suceder todo entorno a una peluquería afro. Y a partir de ahí desarrollamos la idea. Llevamos años trabajando en él y por fin ya nos queda muy poco para poder empezar a moverlo por productoras.

¿Cuál es la temática?

Trata sobre las diferentes realidades de las mujeres negras españolas. Las diferentes situaciones que vivimos por el hecho de ser mujeres y por el hecho de ser negras. Los diferentes espacios que ocupamos en esta sociedad, y como todo ello influye en la construcción de nuestra identidad y en nuestra autoestima, y éstas a su vez en las decisiones que tomamos en la vida. Todo ello tratado en clave de humor.

Destaco que, en la línea de “Dear White People”, has creado varios perfiles diversos ,¿cuáles son? ¿existen ciertos arquetipos en el seno de la comunidad afro nacida o crecida aquí?

En la serie los personajes se mueven entre los que  se sienten sólo del país de origen de sus padres, los que se sienten sólo españoles, los que no se sienten ni del país de origen de sus padres ni españoles, o se sienten a la vez del país de origen de sus padres  y españoles. Yo creo que hay  tantos tipos de personas negras españolas como personas negras hay en España, que viven su negritud según sus circunstancias. Una persona negra  que se ha criado en un pueblo de clase media, que nunca ha tenido amigos negros no va a vivir su negritud  de la misma manera que lo hará una persona que se haya criado en un barrio de una gran ciudad, que ha crecido en contacto con otras personas negras, a quien  la policía sistemáticamente haya parado para identificarle o le hayan perseguido unos skinheads con la intención de darle una paliza. Una persona es resultado del entorno en el que se ha criado y de las experiencias que ha vivido y son matices importantes a tener en cuenta siempre. No hay “una única manera de ser negro”, ni una manera correcta ni incorrecta. La serie pretende ser en parte también un análisis de ello porque las protagonistas son de diferentes clases sociales, criadas en diferentes ambientes y en consecuencia con diferentes visiones de lo que implica ser mujer y negra para cada una de ellas. En ningún caso está hecho sobre el juicio de valor, está planteado desde el análisis a partir de perfiles de mujeres negras que conozco. Hay más tipos de mujeres negras españolas por supuesto, del mismo modo que no hay sólo un tipo de mujer negra, tampoco hay sólo los cuatro tipos que se presentan en la serie. No me cansaré de decirlo, hay tantos  tipos de mujeres negras españolas como mujeres negras españolas hay.

Lo que has hecho es importantísimo puesto que contrarresta un discurso mediático que nos retrata solo de una forma, teniendo en cuenta lo anterior, ¿hasta qué punto es importante contar (nos)?

Es importante porque lo que no aparece en los medios no existe. Y como las diferentes realidades de las personas negras que hay en España no aparecen en los medios,  nuestras realidades no existen. Y esta invisibilidad repercute tanto en cómo se nos ve, de manera estereotipada y sesgada, y en cómo se nos trata, y condiciona a qué espacios públicos y/o de poder tenemos acceso o no dentro de la sociedad.  

-Y en conexión con lo anterior, o no necesariamente, ¿qué opinas de la autoproducción y de la autopublicación?

Me parece bien  siempre que  sea por los motivos correctos. Es decir, porque tienes un proyecto que sabes cómo moverlo, tienes el presupuesto necesario para ello y lo haces por ti mismo porque te apetece. O porque es un trabajo que quieres sacar a la luz ya, lo puedes autogestionar y no te apetece esperar a que una productora acepte producirlo, o porque quieres tener la libertar de crearlo como tu quieres. Hasta ahí todo bien. No me parece buena idea la autoproducción como acto reaccionario, es decir, decidir autoproducirse  por creer que al contar historias de personas negras nadie las va a querer producir, cuando ni siquiera se ha intentado ir a una productora a presentar el proyecto. Es muy peligroso el discurso del “no van a querer hacer” ”no van a querer escuchar”. La solución no pasa por cerrarnos las puertas a nosotros mismos. Si uno quiere sacar adelante un proyecto, que cree que es bueno y puede ser un proyecto grande, no tiene que pensar en pequeño y parapetarse en el “nadie va a querer producirlo”. Una vez que se ha pateado todas las productoras del país, si aún así no se ha conseguido que absolutamente nadie quiera llevar a cabo el proyecto, entonces ahí sí uno ya se puede quejar e intentar buscar productoras fuera o  plantearse autoproducirse. Pero es absurdo cerrarse puertas a uno mismo antes de haber intentado hacer algo.

– Tus raíces están muy presentes e tus dos últimas creaciones, de hecho, los nombres y los orígenes de las protagonistas son bubis, ¿te está permitiendo conocerte más hacer este tipo de trabajo?

En estos dos últimos proyectos sí están presentes, pero  creo que ha sido al contrario. No es tanto el hecho de que escribir este tipo de historias me esté permitiendo conocerme más, es más bien que de un tiempo a esta parte tengo la necesidad de conocerme y de ahí que cree este tipo de historias.

A tenor de tu ritmo de producción, ¿cuántas series o películas has escrito ya?

Hasta la fecha cuatro cortometrajes, cuatro pilotos para series y tres guiones de largometraje. Algunos los he escrito en sólo unos meses y para otros he tardado años. Cada proyecto es un mundo. Algunos los he escrito sola, otros con mi amiga y socia Jennifer Carrera y uno de los pilotos con mi hermana.   

Dado que tú haces cine, dinos, por favor, ¿qué películas y/o series consideras imprescindibles?

Es que imprescindibles hay muchísimas, más de las que te pueda listar ahora aquí, cientos. Te puedo decir algunas de mis favoritas aunque no son necesariamente más imprescindibles que otras. Las películas: En el calor de la noche, Deseando amar, Amelie, Charada, Desayuno con Diamantes,  Adaptation: El ladron de Orquideas, Terciopelo Azul, Moonlight, Nader y Simin, Black Panther, Matrix, Tesis, Hable con ella, Todo sobre mi madre, Dolor y Gloria, Un día Perfecto, El Odio, Los Miserables de Ladj Ly, Los siete samuráis, Reservoir Dogs, Pulp Fiction, Kill Bill vol.1 y2, Mustang, 7 Diosas, Dear White People, Haz lo que debas, Ciudad de Dios, Psicosis, Paris Texas, Fargo,  La Ventana Indiscreta, Muerte de un ciclista, El pisito, Blade Runner, Toro Salvaje, Hannah y sus hermanas, Manhattan, Fanny y Alexander…. ,  y no te he dicho ni una tercera parte, hay muchísimas más…  En cuanto a series favoritas otras tantas:  El Embarcadero, Insecure, Nola Darling,  Paquita Salas,  How to get away with murder, Scandal, Vida Perfecta, Vota Juan, Mira lo que has hecho,  La casa de  Papel, Vis a Vis, El Ministerio del Tiempo, Breaking Bad, Ozark, La casa de las flores, Modern Family, Madres Trabajadoras, Sexo en Nueva York, Girls, Killing Eve, El cuento de la criada, Years and Years… Podría seguir pero ya te digo que no hay espacio suficiente.

¡MUCHÍSIMAS GRACIAS!


Lucía Mbomío

Periodista, actualmente en “Aquí la Tierra” en TVE
Twitter @luciambomio 
Istagram: luciambomio


Hasta que termine la crisis al final de los artículos de Afroféminas encontraréis esta imagen. El enlace da acceso al mapa interactivo de recursos que ha puesto en marcha @CEAntirracista Cualquier ayuda, aporte y recurso es necesario para personas en especial estado de vulnerabilidad. Puedes entrar a través de este enlace:

https://emergenciaantirracista.ushahidi.io/views/map