Somos la extensión militante de nuestras abuelas

Pensar el accionar que tuvieron muchas abuelas, en tiempos en los que las mujeres formaban parte de la propiedad privada; nos invita a replantearnos que los movimientos de militancia política existieron antes de que pudieran tener dicho reconocimiento en la palestra pública y que muchas mujeres desde sus espacios lograron grandes logros recordemos al movimiento social y político The Black Panther (Las Panteras Negras).

«Retrato de abuela y nieta» ©Marcia Michael 2017

Reconocer de manera integral que cuando escucho el termino patriarcado sólo me evoca a pensar desde un espacio de estructuración urbana, dentro de las comunidades rurales la dinámica es distinta es aquí; dónde las abuelas cumplen y cumplieron el primer ascenso a la liberación de entender la igualdad de derechos, alzar la voz y enfrentarte a grandes monstros como el mismo capitalismo o la creación de latifundios con fines esclavistas. Es así que quiero a través de este texto recalcar el gran trabajo de empoderamiento y militancia que nos han heredado nuestras matriarcas.

Pensar en mi abuela me genera un sentimiento de libertad absoluta, de lucha por mis ideales de replantear el sentido de la vida misma, hablar con ella siempre significó transformar recuerdos dolorosos en momentos que servirían para ganar el impulso; desde haber nacido en las denominadas haciendas esclavistas hasta criarse y formar su familia. 

Delia Aguas nace un 19 de marzo de 1930 en la comunidad de Santa Ana. Su madre y su padre trabajaban en una hacienda realizando trabajos de campo y agricultura. Delia desde niña cuenta que sintió esa necesidad de desdoblarse y trasladarse dentro de sus pensamientos a todo aquello que sería para ella un mundo justo y digno de ser habitado.

Tenía una gran habilidad para la oratoria, en su escuela siempre destacó por la exclamación de los versos que tenían un solo fin hablar de libertad, ahora bien, que significaba libertad para esta mujer virtuosa; hablar de libertad significaba el exterminio de los latifundios, el derecho a tener una parcela cuando eran las manos obreras las que labraban y sabían sacar fruto de esa tierra, libertad para ella significaba convertir sus inconformidades en cánticos. Visualizar un mundo donde las mujeres trabajan y construyen sus propios sueños.

Cada vez que podía ir de vacaciones, ver a mi abuela era el ejemplo más claro de militancia y feminismo con el que me podía referenciar; ver como trabajaba sus tierras cuidaba de ellas, pero sobretodo organizada desde su trinchera para la validación de los derechos en la comercialización de los productos que ofertaba. Era de esas mujeres mágicas que pese a no haber pasado por la academia sabia cómo, manejar números una mujer suspicaz que sabía cuando intentaban vulnerar sus derechos como cañicultora, pero entre tantas cosas que me han hecho llegar a la conclusión de que somos las extensiones de nuestras abuelas es el sentimiento tan enternecedor y de lucha que nos traspasan cuando cuentan sus vivencias.

Y así que en todos los rincones hay abuelas que son las encargadas de dejar la herencia intrínseca de pensar en días mejores, recordar que el opresor siempre buscará recursos despreciables para intentar silenciar.

Mi abuela es la trasgresora de esas reglas que se inventaron unos cuantos desadaptados, es la magia de esos espíritus que aun sin habitar un cuerpo; trasciende en cada accionar de mi vida con temple y valentía. Recordarla es saber que sus prácticas revolucionarias han mutado en mí que soy de las que cuando se siente inconforme te lo hace saber, ¡que reniego rotundamente! a que se siga creyendo que las mujeres no son capaces de generar revoluciones reales poner este mundo de cabeza. ¡Que viva la estructuración de la vida misma desde el matriarcado!

Delia Aguas Congo, cantautora afro, poetiza y pionera en crear la Asociación de Cañicultores del Valle del Chota-Ecuador en defensa de los territorios y economía comunitaria.

Fotografía: Tomada por Alexandra León


Alexandra León Bernardo

Afroecuatoriana, Comunicadora Social con mención en Desarrollo, bailarina, escritora y activista por los derechos del pueblo negro.

Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.