Testimonio de una madre vasca

afrovascaAfroféminas hoy recibimos este comentario. ¿Tenéis alguna sugerencia en cuanto a gestión de este tipo de casos?

A continuación os dejamos el comentario:

Soy una mujer vasca con una hija mitad senegalesa. Leo vuestro blog porque me interesa el nuevo mundo que mi queridísima hija ha puesto ante mi. Peino su pelo, y siempre le digo lo bonito que es, aunque en realidad para mi es una dificultad añadida en la crianza por lo.desconocido que es, porque no quisiera inculcarle ninguno de esos malestares que mujeres que escriben aquí expresan. En mi entorno no tiene ningún problema, todavía, con su físico diferente. Imagino que podrá ser con el tiempo, cuando vaya libre por el mundo, que pueda tenerlos. Ya iremos viendo cómo los va enfrentando y elaborando y siempre me tendrá a mi para acompañarle. Y va a la escuela a aprender nuestro idioma y cultura porque ella, culturalmente, es y será vasca. Pero hay un tema, que comparto yo y otras comadres de criaturas medio vascas medio africanas, que creo es importante pero no lo he visto todavía reflejado en vuestro blog. Y es que los padres no han querido comprometerse con la crianza. En mi caso no quiere ni verla, a pesar de vivir muy cerca. Yo respeto su decisión, pero me produce mucha tristeza, porque yo amo las dos culturas a las que mi hija pertenece, pero ella no va a tener nadie que le enseñe su otro idioma, sus costumbres… No existe en mi ciudad un lugar al que poder ir, sin la cobertura del padre, a que aprenda algo que siempre va a ser importante en su vida, lo conozca o no, porque la mitad de ella es africana. No tengo a nadie cerca, a su otra familia, una escuela o yo que se. No me veo yendo sola a la mezquita, y tampoco le gustaria a su padre verme por mi cuenta en las celebraciones de la comunidad senegalesa en mi ciudad a las que el acude. Y lo entiendo. Pero me da mucha pena que de mayor vaya a su otro pais, Senegal, siendo una absoluta ignorante. Que no pueda entenderse con su abuela, con otras mujeres senegalesas que le cuenten quien es ella tambien. Y veo que mujeres vascas solas estamos criando una nueva clase social de mujeres vasco africanas que tienen muchas especificidades propias positivas, pero que por cuestiones creo yo que interculturales, no hemos sabido/podido entendernos con unos padres que les han abandonado. Y no es este abandono el drama para mi, sino que ello hace que sean cojas culturales. Mi hija se empoderara no como afrovasca, sino como mujer de la aldea global. Lo se, porque yo estoy empoderarada y mis dos hijas beben de mi experiencia. Pero en el futuro, en Senegal, será una turista? Hay alguna experiencia en el mundo, en el Estado, al respecto? Me parece un tema muy importante. Muchas gracias por vuestro trabajo.

Autora: Julia Itoiz Jiménez

Foto: https://es.pinterest.com/pin/418834834078513955/

8 Respuestas a “Testimonio de una madre vasca”

  1. Usted tiene toda la razón., pero con todo respeto le sugiera lea mucho sobre esa cultura a la que pertenece la mirad de su hija ,cuentele,hablele mucho sobre eso,para que la niña crezca orgullosa de sus raíces(yo lo vivo con mi nieta) ella quiere ser como su abuelita y yo.le reputo mucho mucho eres hermosa,y le cuento.cosas que he aprendido y valoran esa parte de ella -un abrazo.