Racismo lingüístico : la invención colonial del lenguaje “petit nègre”

He tomado conciencia de la violencia del racismo cuando me di cuenta de cuanto era omnipresente en nuestro cotidiano. Recién me puse a reflexionar sobre la relación entre racismo y lingüística y me encontré unos artículos que trataban la invención del lenguaje “petit nègre” (que se podría traducir como “pequeño negrata”) por el ejército colonial francés.  

Fusileros senegaleses, en una postal con la leyenda: “La guerra de 1914: las tropas negras que rompieron la Guardia Prusiana”

El siglo XIX vio la extensión del segundo imperio colonial francés, principalmente en África. En 1857, el emperador Napoleón III ordenó al entonces gobernador de Senegal Louis Faidherbe que formara las primeras unidades de infantería permanentes compuestas por soldados africanos. Fue la creación de los llamados tirailleurs sénégalais (tiradores senegaleses). Aquellos soldados, a pesar de su nombre, estaban reclutados (mayormente a la fuerza) tanto en África ecuatorial francesa como en África occidental francesa. 

Aunque hoy en día son unos de los grandes olvidados de la historia de Francia, los tiradores senegaleses fueron movilizados en numerosas guerras, la Primera y la Segunda Guerra Mundial inclusive. Por ejemplo, alrededor de 200 000 tiradores senegaleses originarios de África occidental francesa (Senegal, Costa de Marfil, Benín, Guinea, Mauritania, Mali, Níger, Alto Volta) lucharon para Francia durante el primer conflicto mundial.

Desde luego, la diversidad lingüística era importante dentro de las tropas coloniales. Aquello conllevaba problemas de comunicación entre los tiradores pero también entre oficiales y tiradores. Entonces, una de las soluciones contempladas por el ejército fue establecer el bambara como lengua franca de los tiradores senegaleses. En efecto, el bambara – que es una lengua mandé hablada principalmente en el Malí actual –  era el idioma dominante en los batallones senegaleses. Sin embargo, finalmente, la política lingüística del ejército colonial francés tomó otro rumbo. Decidieron inventar un nuevo lenguaje cuyo nombre era “le français petit nègre” (el francés pequeño negrata) o “le français tirailleur” (el francés tiradero) o “le français simplifié” (el francés simplificado). En otros términos, resolvieron generalizar el uso de un francés simplificado y aproximativo, considerando que las personas negras son primitivas y que los idiomas de África subsahariana son simples. Por ende, aquella política lingüística se basaba en representaciones y discursos racistas porque contribuía a la inferiorización de las poblaciones negras y de sus culturas. Así, hablar “petit nègre” significaba hablar como un negro y como un niño. 

Maurice Delafosse, administrador colonial y lingüista, fue el primero en describir lingüísticamente el francés “petit nègre” en un libro publicado en 1904. Lo definió como “una simplificación natural y racional de nuestro idioma tan complicado”. Por ejemplo, unas de las reglas del francés “petit nègre” consistían en usar únicamente la forma infinitiva de los verbos, en suprimir el género y el número de los sustantivos y en omitir los artículos de los sustantivos. Maurice Delafosse aseguró en su libro que el francés “petit nègre” era una invención propia del Negro incapaz de asimilar una lengua tan sofisticada y compleja como el francés. Así, según Delafosse, el Blanco tenía que rebajarse al nivel del Negro para que él entendiera bien y rápidamente. 

Aquel estereotipo racista quedó enraizado en el imaginario colectivo, en parte gracias a muchas referencias culturales. Podemos mencionar los diálogos de Tintin en el Congo y las publicidades de la marca chocolatera Banania que popularizaron el francés “petit nègre”. Banania representaba el personaje de un tirador senegalés con el eslogan “Y’a Bon Banania” (“¡Es bueno Banania!” en francés simplificado). Por supuesto, las personas negras sufrieron aquella estigmatización. Por ejemplo, el primer presidente de Senegal Léopold Sédar Senghor contaba que al llegar en París, la gente le hablaba en francés “petit nègre” pese a que era catedrático de gramática. 

Finalmente, el aprendizaje del francés “petit nègre” por pate de los tiradores senegaleses fue interrumpido en 1927. En efecto, durante la Primera Guerra Mundial, organizaron campamentos de invierno (“camps d’hivernage”) en la Costa Azul para los tiradores senegaleses quienes no soportaban las temperaturas frías. En contacto con la población civil francesa, los tiradores se enteraron de que el lenguaje que les enseñaban era una versión ridícula del francés. Obviamente, se sintieron humillados. Por lo tanto, surgieron criticas muy fuertes contra el uso del francés “petit nègre”, que llevaron el ejército a enseñar  el francés estándar. 

A través de esta historia, quería enfatizar que el racismo lingüístico existe. No se trata de victimización. Cuantas veces he visto u oído a personas africanas ridiculizadas o discriminadas por su acento, humoristas imitando “el acento africano”, hijos o hijas de padres africanos avergonzándose del acento de sus padres, etc… Todas estas situaciones resultan del mismo sistema de inferiorización de las poblaciones negras por sus culturas. 


Fuentes

Cécile van den Avenne. Bambara et français-tirailleur. Une analyse de la politique linguistique au sein de l’armée coloniale française : la Grande Guerre et après. Les documents de la SIHFLES, 2005, pp.123-150.

https://www.franceculture.fr/sciences-du-langage/le-francais-petit-negre-une-construction-de-larmee-coloniale


Giselle Diampova

Estudiante de ciencias políticas. Francia.


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.