Laetitia Ky: la Rapunzel africana

En el famoso cuento de los hermanos Grimm, Rapunzel es una pobre niña que, por obra de una bruja, es encerrada en una torre alta y solitaria. Un día, un príncipe la escucha cantando, y al no encontrar puerta por la que subir, le pide a la muchacha que deje su largo cabello caer para trepar por él y así llegar hasta ella. De esta manera, el príncipe y la protagonista encuentran una manera de verse cada día, consiguiendo que Rapunzel sea un poco más libre de su castigo.

Laetitia Ky, la marfileña que crea esculturas con su pelo. Imágenes tomadas del Instagram de la artista.

En la historia de Laetitia Ky, el pelo también funciona como un signo de liberación. Pero, en este caso, nunca ha sido necesario un príncipe salvador: ella misma crea y lanza mensajes de poder femenino. 

Ky nació en Abidjan, Costa de Marfil, hace 25 años. Tras pasarse toda su infancia alisando su pelo, ya que esto era lo normal en las mujeres de su región, un día encontró fotografías de mujeres del África precolonial y quedó fascinada con sus peinados afro. “Fue entonces cuando mi cabello se volvió importante para mí”, declaró la artista en una entrevista concedida a CNN Style.

A partir de entonces, surgió lo que ella misma ha apodado como el Concepto Ky: la creación de estructuras de todo tipo mediante cables, hilo y sus propias rastas inspiradas en formas tradicionales de peinarse que se han perdido casi por completo. Dichas creaciones le pueden llevar entre veinte minutos y seis horas de trabajo. “El cabello rizado es un tabú para algunos africanos. Por eso yo quiero mirar a nuestras tradiciones y aprovecharlas”, explicó la creadora a la CNN.

A día de hoy, esta original forma de expresión ha hecho que cuente con casi 400 mil seguidores en Instagram y 2,2 millones en Tik Tok. En otra entrevista con Face2Face Africa, Ky comentó que esta relevancia en redes la ayuda a trasladar su mensaje a las personas que aún ven el pelo afro como un problema, “ayudando a las más pequeñas a abrazar y amar esta parte de su cultura”.

Representación de una trompa femenina. Imagen tomada del Instagram de la artista.

Aunque originalmente la idea surgió como muestra de respeto a las antiguas comunidades africanas y como enaltecimiento de la particular belleza del cabello afro, a partir de 2017, Laetitia ha dotado de un matiz más político a su obra. Durante dicho año realizó con su cabello una escultura de un hombre levantando la falda de una mujer como protesta contra el acoso que sufre diariamente el colectivo femenino a lo largo del mundo. Del mismo modo, en 2019, continuó con su particular rebelión representando una trompa con dos manos que levantan el dedo corazón, a modo de crítica hacia las leyes antiaborto de Estados Unidos.

Representación de una trompa femenina. Imagen tomada del Instagram de la artista.

Este cambio desde la pura estética al activismo, tal y como como comentó Ky en la pieza publicada por la CNN, se debe a que la gente suele recordar mejor lo que se dice por cómo se dice. “Mi arte es un poco inusual, así que pensé: si agrego un mensaje, tal vez se mantendrá”, explica la artista.

Al igual que la bruja le cortó el cabello a Rapunzel cuando se enteró de sus encuentros con el príncipe, hay mucha gente que critica las actuaciones de Laetitia por puro desconocimiento. Pero la artista, en el encuentro con Face2Face Africa, declaró que nada de esto va a frenar su labor, ya que cree que estas esculturas son una representación de su cultura, una expresión de sí misma como africana y un medio para abordar los problemas a los que cada día se enfrentan las mujeres.

Nerea De Ara


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.