fbpx
miércoles, abril 24

Un nuevo estudio desmiente el mito de que las feministas odian a los hombres


Las feministas no «odian a los hombres». Acaba de revelarlo un nuevo estudio exhaustivo. Los investigadores encuentran que feministas y no feministas no muestran diferencias en su actitud hacia los hombres, desacreditando el mito común de que a las feministas no les gustan los hombres.

En el estudio más extenso de su tipo, un equipo internacional de investigadores dirigido por la Dra. Aífe Hopkins-Doyle de la Universidad de Surrey involucró a casi 10.000 participantes para investigar la exactitud del estereotipo de que las feministas albergan actitudes negativas hacia los hombres. El feminismo se define como un movimiento para poner fin al sexismo, la explotación sexista y la opresión y lograr la igualdad de género en la ley y en la práctica. Este estudio fue publicado en la revista Psychology of Women Quarterly.

La Dra. Aífe Hopkins-Doyle, profesora de psicología social en la Universidad de Surrey, dijo: «Durante décadas, el movimiento feminista ha sido perseguido por la percepción de que es ‘anti-hombres’ y que las feministas ‘odian a los hombres’. Este ‘mito de la misandria’ se ha utilizado para deslegitimar y desacreditar el movimiento y ha disuadido a las mujeres de unirse a él y motivado a los hombres a oponerse a él, a veces con violencia.

«El feminismo ha logrado muchos avances impresionantes para las mujeres y las niñas, así como para los hombres y los niños, por lo que comprender si el estereotipo ‘anti-hombres’ tiene alguna exactitud es importante para el debate público. Las personas deberían formarse opiniones basadas en información precisa . «En lugar de mitos y opiniones inexactos. A través de muchos grupos diferentes de personas, métodos y contextos nacionales, y utilizando un metanálisis de todos nuestros datos, encontramos muy poca evidencia del mito misandrio de que las feministas tienen actitudes negativas hacia los hombres».



Para obtener más información sobre las actitudes de las feministas hacia los hombres, los investigadores realizaron cinco estudios individuales con 9.799 participantes en nueve países y un metanálisis de todos los datos. Tras encuestas en profundidad, los investigadores descubrieron que las feministas en Italia, Polonia, Estados Unidos y el Reino Unido tienen actitudes en gran medida positivas hacia los hombres, que son mucho más altas que los valores neutrales o básicos, y no difieren de las no feministas.

Los investigadores también ampliaron su investigación a mujeres y hombres en China (China continental, Hong Kong y Macao), India, Japón, Corea del Sur y Taiwán. Nuevamente, no se identificaron diferencias en las actitudes entre feministas y no feministas.

A pesar de estos hallazgos, los investigadores también encontraron que las feministas están erróneamente estereotipadas por tener actitudes negativas hacia los hombres, tanto en términos absolutos como en relación con las actitudes de las no feministas. Incluso las propias feministas, cuando se les pidió que estimaran cómo se sentían las feministas hacia los hombres, se equivocaron y subestimaron cuán positivos se sienten las feministas hacia los hombres.

Al observar específicamente una muestra representativa de adultos del Reino Unido, los investigadores encontraron que las feministas, en comparación con las no feministas, sentían que los hombres representaban una mayor amenaza para la dignidad y el bienestar de las mujeres. Esto se asoció, a su vez, con actitudes menos positivas hacia los hombres. Sin embargo, para contrarrestar esta tendencia, las feministas también percibieron que hombres y mujeres eran más similares, lo que a su vez condujo a actitudes más positivas hacia los hombres. También se descubrió que las encuestadas subestimaban la calidez de las feministas hacia los hombres, lo que se asociaba con el sexismo hostil y la percepción errónea de que las feministas ven a hombres y mujeres como diferentes.

Además, los investigadores también investigaron si la acción colectiva feminista, como la participación y el apoyo al movimiento #MeToo, estaba relacionada con actitudes negativas hacia los hombres. Sorprendentemente, los investigadores encontraron que la participación y el apoyo a #MeToo se asociaron con la ira por el maltrato de los hombres hacia las mujeres, pero no con evaluaciones generales negativas de los hombres.


Deja un comentario