fbpx
jueves, julio 25

Las mujeres negras demandan en masa a las empresas que crearon los alisadores de pelo que provocan cáncer

Sheila Bush

Sheila Bush estaba descansando en el sillón reclinable de su casa en el área de St. Louis el invierno pasado cuando apareció en la pantalla de su televisor un anuncio de un bufete de abogados, instando a los espectadores a llamar a un número gratuito si ellos o alguien que conocían había usado alisadores para el cabello y le habían diagnosticado cáncer de útero.

La cuarta vez que vio el anuncio, Sheila decidió coger el teléfono.

Los anuncios de televisión que Sheila Bush vio fueron parte de un esfuerzo nacional de los bufetes de abogados de los demandantes para inscribir a mujeres negras en la presentación de demandas alegando que al menos una docena de compañías de cosméticos, incluidas L’Oreal y Revlon, vendían alisadores para el cabello que contenían sustancias químicas que aumentaban el riesgo de desarrollar cáncer de útero y no advirtió a los clientes.

La campaña de reclutamiento se lanzó en octubre pasado, días después de que un estudio de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de EE. UU. encontrara una asociación, aunque no una relación causal, entre el uso frecuente de alisadores químicos para el cabello y el cáncer de útero.

Algunos de los anuncios muestran a mujeres negras aplicándose productos para el cabello antes de pasar a un resumen de los hallazgos del estudio de los NIH.

L’Oreal y Revlon alegaron que sus productos están sujetos a rigurosas revisiones de seguridad y que no creen que la ciencia actual respalde las acusaciones de las demandas. Las otras empresas se negaron a hacer comentarios o no respondieron a las solicitudes. 

Hasta ahora, se han presentado alrededor de 6.000 casos, más de 5.700 de ellos desde mediados de agosto, según el Panel Judicial de Estados Unidos sobre Litigios Multidistritales. Pero los casos enfrentan obstáculos: el estudio de los NIH solo mostró correlación, no causalidad. Las demandantes están reclamando a varias empresas, pero muchas mujeres carecen de recibos y pueden tener dificultades para presentar pruebas de que utilizaron productos específicos.

El éxito de las demandas legales dependerá de que se demuestre que las empresas fueron negligentes y no advirtieron a los clientes sobre productos supuestamente tóxicos. Comercializar alisadores para el cabello entre mujeres negras no es en sí mismo ilegal.

Ben Crump, que representó a la familia de George Floyd, el hombre negro asesinado por un oficial de policía de Minneapolis en 2020, y otra abogada, Diandra “Fu” Debrosse Zimmerman, presentaron la primera demanda sobre alisadores de cabello en nombre de una mujer de Missouri, Jenny Mitchell en octubre del año pasado. Crump ha tratado de presentar los casos como “esencialmente cuestiones de derechos civiles”.

A las mujeres negras, “se les proyecta que tienen que estar a la altura de algún tipo de estándar europeo de belleza”, dijo en una entrevista Crump, que representa a los demandantes en casos de discriminación racial de alto perfil y aparece regularmente en televisión.

Una denuncia principal presentada en un procedimiento que consolida las demandas alega que las empresas se aprovecharon de «siglos de discriminación racial y coerción cultural que enfatizaron, tanto social como profesionalmente, la necesidad de mantener el cabello liso».

Bush, de 69 años, cosmetóloga que trabajaba en salones frecuentados por clientes blancos, dijo que había usado alisadores para el cabello cada seis semanas durante la mayor parte de su vida. Le diagnosticaron cáncer de útero cuando tenía más de 50 años.

En agosto, se unió al litigio, consolidado en un tribunal federal de Chicago como parte de un procedimiento de litigio multidistrital (MDL), un procedimiento diseñado para gestionar de manera más eficiente las demandas presentadas en múltiples jurisdicciones.

Espera que su demanda pueda ayudar a establecer si los alisadores de cabello causan cáncer. “Quiero estar segura”, dijo.

El cáncer de útero es la forma más común de cáncer del sistema reproductivo y está aumentando en los EE. UU., especialmente entre las mujeres negras, según los NIH.



El estudio de los NIH de 34.000 mujeres encontró que aquellas que informaron haber usado productos para alisar el cabello más de cuatro veces durante el año anterior tenían más del doble de probabilidades de desarrollar cáncer de útero que aquellas que no lo hicieron. Las mujeres negras han usado los productos con más frecuencia que otras, encontró el estudio.

Se ha descubierto que los alisadores para el cabello incluyen ftalatos, parabenos, ciclosiloxanos y metales, y pueden liberar formaldehído cuando se calientan, dijo en Alexandra White, directora del grupo de Epidemiología del Cáncer y Medio Ambiente del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental y autora principal del estudio de octubre.

El formaldehído es un carcinógeno conocido y se ha relacionado con el cáncer de nasofaringe y la leucemia, según la Organización Mundial de la Salud. El estudio de los NIH dijo que se sospecha que los ftalatos y otras sustancias químicas son disruptores endocrinos, que pueden interferir con las hormonas del cuerpo y se sospecha que contribuyen al riesgo de cáncer.

L’Oreal y Revlon señalaron que el estudio de los NIH no sacó conclusiones definitivas sobre un vínculo causal entre los alisadores de cabello y el cáncer de útero y que sus autores dijeron que se justifica realizar más investigaciones. «No creemos que la ciencia respalde un vínculo entre los alisadores o alisadores químicos para el cabello y el cáncer», dijo Revlon.

Las empresas nombradas en el litigio pidieron al juez presidente en julio que desestimara las demandas, señalando que el estudio fue el primero en plantear una posible asociación entre los productos para alisar el cabello y el cáncer de útero, lo que socava el argumento de los demandantes de que las empresas sabían o deberían haber sabido de cualquier riesgo relacionado con los productos.

Las empresas también señalaron que el estudio de los NIH estuvo formado por hermanas de mujeres previamente diagnosticadas con cáncer de mama «que, por lo tanto, pueden tener una predisposición genética». El autor principal, White, dijo en un comunicado que actualmente no existe evidencia sólida que vincule los antecedentes familiares de cáncer de mama con un mayor riesgo de cáncer de útero.

Las demandantes «se basan enteramente en vagas acusaciones de que los productos, en general, contienen ‘químicos tóxicos'», dijeron los abogados defensores de las compañías.

Las marcas mencionadas en la demanda están destinadas al uso doméstico e incluyen SoftSheen de L’Oreal, Dark & ​​Lovely de Carson, Revlon, Namaste ORS Olive Oil de Dabur, Just for Me de Godrej’s Strength of Nature y Silk Elements de Sally Beauty Holdings.

En un expediente judicial de agosto, todas las empresas dijeron que en muchos casos los demandantes no identificaron los productos específicos que utilizaban ni cómo los perjudicaban los productos individuales.

Si las demandantes sobreviven a la solicitud de las empresas de desestimar los casos, es probable que aún enfrenten una solicitud de los demandados para que el juez les conceda un juicio sumario, o un fallo a su favor sin que los casos vayan a juicio.

Y si los casos siguen adelante, los abogados de las empresas podrían intentar excluir a los expertos o las pruebas que los abogados de los demandantes pretenden presentar en el juicio.

Juicios futuros que prueben los casos de ambas partes determinarán si las empresas enfrentan alguna responsabilidad y cuánto deben pagar en un acuerdo, en caso de que se produzca.

«Estos casos no son garantía de éxito», dijo René Rocha, abogado de Morgan & Morgan que representa a las demandantes de alisadores de cabello, y agregó que cree que los casos sobrevivirán a los desafíos legales iniciales de las empresas «porque la ciencia es clara».

En esta etapa, los demandantes pueden avanzar en su caso sin probar que los productos causaron cáncer, dijo Jennifer Hoekstra, abogada que representa a Bush. El estudio de una institución gubernamental acreditada como el NIH es suficiente para llevar los casos ante un jurado, afirmó.

Enmarcar el litigio como una cuestión de derechos civiles podría resonar entre los jurados más allá de los argumentos sobre demandas complejas de responsabilidad por productos defectuosos, dijo Adam Zimmerman, profesor de la Facultad de Derecho Gould de la Universidad del Sur de California que estudia los litigios por daños masivos.

«Los daño masivos no ocurren en el vacío», dijo Zimmerman.

Para protegerse, L’Oreal ha declarado que está comprometido a ofrecer los mejores productos “para todo tipo de piel y cabello, todos los géneros, todas las identidades, todas las culturas, todas las edades” y que sus alisadores de cabello tienen una “rica herencia e historia” que se origina con inventores y empresarios negros.

Desde noviembre del año pasado, los abogados de los demandantes han gastado alrededor de 8 millones de dólares en la emisión de más de 40.000 anuncios de televisión en todo Estados Unidos, gran parte de ellos concentrados en Baltimore, Houston y Washington DC, según un análisis de datos de marketing compilados por X Ante, una firma que rastrea publicidad de daños masivos para grandes empresas, firmas de abogados y analistas de inversiones.

El juez que supervisó el litigio durante el verano aprobó la llamada demanda abreviada que hace que sea relativamente fácil para los demandantes presentar demandas.

Los abogados que buscan demandantes sobre alisadores de cabello han publicado en plataformas de redes sociales y asistido a eventos comunitarios. En junio, Tiseme Zegeye, socia de Lieff Cabraser, un gran bufete de abogados de demandantes, visitó una exposición de salud del sur de California donde se paró en un stand con un cartel que decía: «La salud de los negros es un derecho humano», según el sitio web de la firma.

Cuando Ariana Hester, directora de eventos en San Diego, decidió dejar de usar alisadores para el cabello cuando tenía 20 años, su madre Patrice le advirtió que usar cabello su natural le traería problemas, que causaría muy mala impresión.

“Ella nunca quiso que hiciéramos nada que nos hiciera destacar o ser un objetivo del racismo”, cuenta Ariana, que ahora tiene 35 años.

Las fotos de familia muestran que Patrice Hester llevaba un corte paje cuando trabajaba como periodista en Baltimore en la década de 1970, y un corte bob hasta los hombros a principios de la década de 2000, cuando se embarcó en una carrera como agente inmobiliario en San Diego. Continuó alisándose el cabello después de que le diagnosticaran cáncer de útero a finales de 2021, aunque sus tres hijas le rogaron que dejara de aplicar los químicos mientras luchaba contra el cáncer.


Fotos familiares de Patrice Hester, quien murió el año pasado a los 68 años después de que le diagnosticaran cáncer de útero. 
(Foto: Reuters)

Ariana cuenta que cuando Patrice murió en noviembre pasado, su cabello estaba recién alisado. Tenía 68 años.

Las hermanas Hester hablaron con un bufete de abogados y dijeron que tienen la intención de unirse al litigio contra las empresas que fabricaron los alisadores para el cabello que se aplicó su madre, incluidas Godrej’s African Pride y Dabur International’s ORS, cuyas cajas todavía se encuentran en el baño de la casa que compartía con sus hijas.

Afroféminas



Descubre más desde Afroféminas

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde Afroféminas

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo