Cómo afecta la raza al diagnostico del TDAH


El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno común del neurodesarrollo que puede afectar a niños de todos los orígenes raciales y étnicos. Desgraciadamente, la investigación sugiere que los niños negros y racializados pueden tener menos probabilidades de recibir un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado para la afección.

Es especialmente importante reconocer estas desigualdades, dicen los expertos, porque los síntomas comunes del TDAH , como la impulsividad, la hiperactividad, la desorganización y la falta de atención, pueden plantear desafíos importantes si no se tratan, especialmente en las poblaciones marginadas. “Las consecuencias del TDAH no tratado para los niños negros son sustanciales y pueden conducir a castigos severos en la escuela, fracaso escolar, uso de sustancias, participación del sistema de justicia y las muchas consecuencias que pueden seguir en la vida”, dice Tumaini Rucker Coker, Doctor en medicina, profesor y jefe de división de pediatría general de la Universidad de Washington en Seattle, que realiza investigaciones relacionadas con la equidad en salud y las disparidades en la atención primaria.

Lo que los investigadores saben hasta ahora acerca de por qué el TDAH es que no se diagnostica, no se comprende ni se trata adecuadamente en las comunidades negras y racializadas.

Raza y TDAH: lo que nos dice la investigación

La mayoría de los estudios sobre la relación entre la raza y el TDAH muestran que los niños racializados están subdiagnosticados y subtratados para el trastorno en comparación con los niños blancos. Según recientes estudios, los niños negros y racializados presentan más síntomas de TDAH que los niños blancos, se les diagnosticaba con menos frecuencia y tienen menos probabilidades tomar un medicamento para tratarlo. 



Un estudio en los Estados Unidos, los investigadores examinaron datos de más de 17,000.. Descubrieron que, en comparación con los niños blancos, los niños negros tenían un 36 por ciento menos de probabilidades y los niños latinos tenían un 56 por ciento menos de probabilidades de ser diagnosticados con TDAH. Esta disparidad también se extiende al tratamiento del TDAH, y los investigadores han descubierto que las desigualdades raciales relacionadas con el tratamiento han persistido a lo largo del tiempo.

Las consecuencias de las disparidades raciales en el TDAH son graves, incluso potencialmente mortales

Las consecuencias del TDAH no reconocido y no tratado entre los niños dentro de las comunidades raciales y étnicas marginadas pueden ser graves y severas, según Loucresie Rupert, Dra. en medicina, psiquiatra de niños, adolescentes y adultos, especializada en trastornos del comportamiento y del desarrollo. “El TDAH puede ser realmente peligroso si no se trata, como si pusiera en peligro su vida”, dice la Dra. Rupert, quien descubrió durante su residencia médica que ella misma tiene TDAH. “A veces, tengo niños de 4 años que son tan impulsivos que hacen cosas peligrosas, como correr por la calle o saltar de edificios como casas”. De hecho, las personas con TDAH tienen más del doble de riesgo de muerte, con mayor frecuencia debido a causas no naturales, como accidentes, en comparación con las personas sin el trastorno, según un estudio publicado en febrero de 2015 en The Lancet . Los autores del estudio agregan que tener una condición concurrente, como el trastorno de oposición desafiante, el trastorno de conducta o un trastorno por uso de sustancias, exacerba este riesgo. Además, los niños con TDAH también tienen un riesgo dos o tres veces mayor de ser arrestados, condenados o encarcelados en la edad adulta, según un estudio publicado en agosto de 2016 en Clinical Psychology Review .Esto es lo que se conoce como el “conducto de la escuela a la prisión”, dice Rupert. “Si te metes en problemas en la escuela y no tienes una ‘razón’ para tu comportamiento, simplemente llaman a la policía en lugar de ayudar al niño a obtener la ayuda que necesita”, agrega Rupert. Es otra razón por la que esta disparidad en el diagnóstico y tratamiento del TDAH es especialmente peligrosa para las comunidades raciales y étnicas marginadas. El bajo rendimiento académico en la escuela es otro resultado del TDAH no tratado. Las investigaciones muestran que los niños con TDAH tenían más probabilidades de ausentarse de la escuela con más frecuencia, de retrasar un grado y de abandonar la escuela antes de graduarse de la escuela secundaria que aquellos sin TDAH.

¿Por qué existen estas desigualdades raciales?

Las razones de las disparidades raciales en la atención relacionada con el TDAH no se comprenden completamente. La mayoría de los expertos creen que el problema puede deberse a factores sociales y culturales complejos. En general, estas disparidades no pueden explicarse por las diferencias en la necesidad de salud mental o la socioeconomía familiar, por lo que las razones de las disparidades se encuentran en gran medida dentro de los propios sistemas de diagnóstico y tratamiento.

El racismo sistémico y los estereotipos juegan papeles clave

El racismo sistémico, o la discriminación generalizada que está incrustada en las leyes y los sistemas de la sociedad, parece desempeñar un papel importante en la contribución a las disparidades en la atención del TDAH. Es importante reconocer que la raza es una construcción social, por lo que la relación entre la raza y el TDAH se debe, en el fondo, al racismo. Las diferencias raciales en las herramientas de detección y los sesgos de los sistemas de salud, son dos ejemplos de fallos importantes. Los médicos pueden interpretar comportamientos idénticos mostrados por niños blancos y negros de manera diferente, según los estereotipos y expectativas raciales. Esto podría resultar en que estos comportamientos se identifiquen como «desordenados» entre los niños blancos, pero se etiqueten de manera inapropiada como «normales» entre los niños negros. Incluso las creencias preconcebidas que tienen los maestros y el personal de la escuela pueden contribuir al problema. Si un niño negro tiene problemas de comportamiento, algunas personas simplemente piensan que como se trata de niños racializados consideran normales esos comportamientos debido a que tienen problemas en su familia u hogar. Obviamente es un estereotipo.

La desconfianza en el sistema de salud es común

La opresión y el maltrato históricos pueden hacer que las personas racializadas sean más reacias a buscar atención médica para afecciones de salud mental como el TDAH. Las personas racializadas desconfían del sistema de salud debido a la preocupación de ser maltratados o discriminados.

El estigma de la salud mental impide que las personas obtengan ayuda

Los estigmas que rodean la salud mental pueden impedir que las familias racializadas vayan a terapia. Aunque las personas negras y racializadas más jóvenes son más abiertos sobre su salud mental que las generaciones anteriores, el estigma de los padres sigue siendo una barrera importante para los adolescentes que buscan atención de salud mental. Esta investigación sugiere que el temor de que se etiquete al niño con un trastorno de salud mental es una preocupación común para los padres de niños dentro de comunidades raciales y étnicas marginadas. Muchas personas en las comunidades racializadas pueden asociar hablar abiertamente sobre problemas de salud mental con vergüenza o estigma para sus familias, lo que podría impedir que las personas obtengan el tratamiento que necesitan.

No hay suficientes profesionales de salud mental negros y racializados

Otro contribuyente potencial a estas disparidades es que simplemente no hay muchos proveedores de salud mental negros y racializados. A las comunidades les gusta tener médicos que se parezcan a ellos.

Las comunidades marginadas tienen más dificultades para acceder a la atención

Entre los factores identificados como obstáculos para el diagnóstico y tratamiento equitativo del TDAH para niños negros y racializados se encuentran la falta de acceso a una atención de alta calidad y la falta de seguro médico.  Los pocos profesionales en la salud pública y el alto coste de los tratamientos privados son una barrera infranqueable para las familias racializadas.

¿Qué soluciones podrían ayudar a cerrar la brecha?

Resolver las disparidades raciales en el TDAH probablemente requerirá una respuesta diversa y multifactorial para satisfacer las necesidades de las familias negras y racializadas. Esto incluye la creación de herramientas de detección de TDAH e intervenciones conductuales diseñadas, evaluadas e implementadas en colaboración con las familias y las comunidades racializadas. Hay que mejorar el acceso a los servicios conductuales en las escuelas y apoyar la capacitación para aumentar la cantidad de profesionales y trabajadores sociales racializados en las escuelas.  

Los esfuerzos públicos para desestigmatizar la atención de la salud mental en los niños de minorías también pueden ayudar a disminuir el miedo a buscar atención. Debemos educar a las comunidades, sin duda, pero también los profesionales médicos y educativos deben educarse y prepararse para abandonar sus sesgos raciales y tener una capacitación en diversidad.

En Afroféminas hemos tratado de suplir esa carencia con nuestro Directorio de Salud Mental donde podrás encontrar a profesionales racializados y contactar con ellos para tratarte.

Afroféminas


Deja un comentario