Una exposición del MET de Nueva York homenajea al artista afrohispano Juan de Pareja


El retrato más famoso realizado por Diego Velázquez en el siglo XVII es el de Juan de Pareja, persona esclavizada por el pintor Diego Velázquez, del que fue asistente y alumno durante más de dos décadas y que al ser liberado se convirtió en artista. Ahora el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York inaugura una muestra sin precedentes de la obra de este pintor afrohispano, su maestro y amo, y de cómo se recuperó esta historia.

Juan de Pareja, pintor afrohispano es la primera gran exposición sobre el artista que ofrece lo mejor de su obra y rescata la memoria de las contribuciones de afrodescendientes en la vida cultural europea. La exposición multidimensional ofrece tanto detalles de la vida de De Pareja (1608-1670) como el contexto de su trabajo, sobre todo explorando, como afirma el museo, “el papel del trabajo artesanal de personas esclavizadas y de una sociedad multirracial… en la cultura material del llamado ‘Siglo de oro’ español”.

En el centro de la exposición está el famoso retrato realizado por Velázquez de su entonces esclavizado De Pareja, que pintó cuando ambos viajaron a Roma en 1650, rodeado de otras obras del maestro y, al final, algunas de las obras más destacadas del pintor afrohispano ya en su propio estilo, incluyendo una, la enorme Vocación de San Mateo, en la que el artista liberado se incluye entre la escena religiosa.



La exposición reúne más de 40 pinturas, esculturas y objetos de artesanos y de un par de contemporáneos de Pareja que, junto con él, marcaron la siguiente generación de artistas después de la muerte de Velázquez. Ahí también se encuentra el documento de manumisión original firmado por Velázquez mediante el cual De Pareja obtuvo su libertad cuatro años después, en 1654.

Esta exposición nos lleva al corazón mismo de la pintura española del siglo XVII para revelar la increíble historia personal de Juan de Pareja, declaró Max Hollein, director de la Fundación Marina Kellen French del Metropolitano.

Hollein, en comentarios a la prensa antes de la inauguración del pasado 3 de abril, subrayó que el retrato de De Pareja por Velázquez fue la obra que lo hizo famoso, pero hasta ahora no sabíamos mucho sobre su modelo, quien estaba esclavizado en el estudio del maestro español.

Hombre ignorado

Fue noticia cuando el museo adquirió el famoso retrato en 1971, pero los académicos y la prensa dijeron prácticamente nada acerca del hombre representado, comentó David Pullins, cocurador de la exposición. Agregó que la exposición busca poner énfasis en la historia de De Pareja, la cual provoca narrativas completamente nuevas en torno al arte y la cultura material de la España del siglo XVII.

Por su parte, la cocuradora Vanessa K. Valdés subrayó que el legado artístico de De Pareja repercute en los cánones de arte occidentales y en la diáspora africana de nuestros tiempos, lo cual contribuye a los esfuerzos de recuperación de los aportes de todos los pueblos afrodescendientes, incluidas las de aquellas personas de herencia afrohispana como De Pareja, con el fin de entender mejor la complejidad y riqueza de la experiencia de las personas negras a nivel global.

La exposición incluye representaciones de poblaciones negras y moriscas de España en las obras de Velázquez, Francisco de Zurbarán y Bartolomé Esteban Murillo, las cuales forman parte de las obras que trazan la ubicuidad de la mano de obra esclavizada en varios medios.



De Pareja nació alrededor de 1608 en Atenquera, España, y probablemente fue hijo de una mujer afrodescendiente esclavizada y un español blanco. Se sabe, por documentos en archivos sobre la España del siglo XVII, de una sociedad multirracial en la que los artistas y artesanos contrataban mano de obra esclavizada.

La exposición multidimensional también muestra un vínculo entre Europa a mediados del siglo XVII y Nueva York a principios del siglo XX a través de Arturo Schomburg, el intelectual y coleccionista afropuertorriqueño –parte de la comunidad de exiliados de su isla y Cuba que se dedicaban a la independencia de España–, quien fue una figura clave en el llamado Renacimiento de Harlem. Schomburg se dedicó al rescate de la cultura afrodescendiente, especialmente en Estados Unidos y Europa. Fue quien en cierta medida rescató la memoria y contribución de De Pareja en la década de 1910.

La cocuradora y profesora Valdés explicó que Schomburg viajó a España en 1926, donde al llegar fue directamente al Museo del Prado para preguntar sobre la pintura de La vocación de Mateo, de De Pareja, y le dijeron que no estaba en exhibición, por lo que rogó para que le mostraran la obra en las bóvedas y ahí se quedó mirando lo que describió como la obra de este esclavo de color que había logrado éxito por persistencia valiente frente a todo desaliento. En 1927, Schomburg publicó en la revista afroestadunidense Crisis, un artículo sobre De Pareja, como parte de sus esfuerzos por recuperar la historia cultural de los afrodescendientes.

Afroféminas


Deja un comentario