fbpx
viernes, abril 12

Experimentar el racismo aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas de las mujeres negras


Más de la mitad de las mujeres negras en Estados Unidos mayores de 20 años tienen enfermedades cardiovasculares, según la Asociación Estadounidense del Corazón , y cada año, 50,000 morirán como resultado. Algunos investigadores han relacionado el mayor riesgo de enfermedades cardíacas de las mujeres negras con la genética, otros con tasas más altas de obesidad y diabetes. Un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Boston apunta a otro factor clave: las experiencias de racismo.

La ventaja de estados unidos es que se hacen estudios por grupos étnicos en cualquier campo, también la medicina. Un equipo de investigadores siguió a más de 48,000 mujeres negras durante 22 años y encontró que aquellas que informaban de haber experimentado racismo interpersonal en el empleo, la vivienda y en las interacciones con la policía tenían un riesgo 26 por ciento mayor de enfermedad coronaria que aquellas que no lo hicieron. Las mujeres participaron en el Estudio de Salud de Mujeres Negras de la Universidad de Boston un esfuerzo de más de 25 años para monitorear la salud de 59,000 mujeres en los Estados Unidos.

El epidemiólogo de la Universidad de Boston, Shanshan Sheehy, dice que el estudio proporciona la «primera evidencia longitudinal de que el racismo percibido está asociado con un mayor riesgo de enfermedad coronaria».

«Esta es la primera evidencia longitudinal de que el racismo percibido está asociado con un mayor riesgo de enfermedad coronaria», dice Shanshan Sheehy, profesor asistente de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston Chobanian & Avedisian. “El racismo tiene un impacto real en la salud del corazón de las mujeres negras”. Sheehy presentó los hallazgos en las sesiones científicas de epidemiología, prevención, estilo de vida y salud cardiometabólica 2023 de la American Heart Association.

La investigación comenzó en 1997, cuando los participantes, que entonces tenían una media de edad de 40,5 años, respondieron una serie de preguntas sobre sus experiencias con el racismo. El primer conjunto de preguntas tenía como objetivo obtener casos de discriminación percibida y trato injusto durante la búsqueda de empleo o en el trabajo, al intentar alquilar o comprar una casa, o durante una parada o registro policial. Otro conjunto analizó las experiencias de racismo interpersonal en la vida cotidiana: si las mujeres sintieron que habían recibido un servicio de restaurante más deficiente, si las habían menospreciado o si las habían tratado como poco inteligentes, deshonestas o como una amenaza. A lo largo de los siguientes 22 años, los investigadores rastrearon el bienestar de las mujeres con cuestionarios de salud bienales enviados por correo y en línea. Todos comenzaron el estudio con corazones aparentemente sanos; para 2019, 1947 habían desarrollado enfermedad coronaria.



Aunque el equipo de investigación descubrió una asociación entre una mayor probabilidad de enfermedades cardíacas y las experiencias autoinformadas de racismo en el empleo, la vivienda y las interacciones con la policía, encontraron que el racismo en la vida cotidiana, en una tienda, en un restaurante, no era relacionado con un mayor riesgo. Sheehy sospecha que eso se debe a que, si bien los diferentes tipos de racismo son perniciosos y dañinos, sus consecuencias relativas son variadas. Alguien discriminado en una tienda, dice, puede recurrir a los mecanismos de afrontamiento, como hablar con un amigo, pero perder una promoción o una hipoteca es mucho más difícil de desconectar.

“Cuando pensamos en cómo el racismo afecta nuestra salud, es un factor estresante psicosocial”, dice Sheehy, quien también está afiliada al Centro de Epidemiología Universidad De Boston . “Aumenta su presión arterial, su nivel de inflamación; todos estos mecanismos biológicos aumentan su riesgo de enfermedad coronaria”.

En trabajos anteriores, los investigadores del Estudio de Salud de Mujeres Negras también demostraron una conexión entre las experiencias percibidas de racismo y obesidad, función cognitiva reducida, insomnio, parto prematuro y otras muchas afecciones. Sheehy y sus colegas dicen que el próximo paso para la investigación de la enfermedad coronaria es profundizar en el impacto del racismo estructural.

“El racismo estructural es real: en el trabajo, en circunstancias educativas y en las interacciones con el sistema de justicia penal”, dice la coautora Michelle A. Albert, presidenta de la American Heart Association y profesora de medicina de la Universidad de California en San Francisco. “Ahora, tenemos datos concretos que lo vinculan con los resultados cardiovasculares, lo que significa que nosotros, como sociedad, debemos trabajar en las cosas que crean las barreras que perpetúan el racismo estructural”.

Fuente

Universidad de Boston


SUSCRÍBETE A PREMIUM AFROFÉMINAS


Deja un comentario