fbpx
miércoles, abril 24

Fredi Washington. La actriz que se negó a pasar por blanca en el Hollywood de los años 30

Fredi Washington. John D. Kisch/Separate Cinema Archive/Getty Images

Washington sabía que, independientemente de su apariencia, la construcción de Estados Unidos como un país jerarquizado por la raza, hacía que a cualquiera que tuviera una gota de sangre negra, el público blanco siempre lo consideraría negrx… a menos que simplemente «pasara» por blanca.

Esta práctica según el historiador Robert Fikes, Jr., fue “considerada por muchos negros estadounidenses como una forma de burlar el sistema de opresión y hacer ridiculizar a los defensores de las ideas de pureza y supremacía racial blanca”. Pero también alejó a etas personas de su cultura. Una mujer negra con passing podría ser considerada blanca, pero corría el riesgo constante de perder su privilegio una vez que se descubriera que era realmente negra, y de ser rechazada por los negros una vez que supieran que ella afirmaba ser blanca.

En lugar de darle la espalda a su carrera, Washington disfrutó de ella. Se sumergió en el floreciente Renacimiento de Harlem, durante el cual su barrio se convirtió en un oasis cultural y un semillero de producción artística afroamericana. Ya era una cantante y bailarina talentosa, se convirtió en corista, luego en actriz, viajó a Europa y protagonizó producciones teatrales en Nueva York. También actuó con la banda de Duke Ellington y tuvo un romance con él, a pesar de que era un hombre casado.

En ese momento, los actores negros tenían pocas oportunidades en Hollywood. La mayoría de las personas negras en las películas solo se podían ver en las conocidas como «race films» diseñadas para audiencias exclusivamente negras. Aquellos que aparecían en películas para audiencias blancas fueron relegados a roles serviles o estereotípicos.

Pero Washington rompió esa barrera en Imitation of Life, irónicamente, en una película que trataba la práctica del “passing” que ella se había negado a adoptar en su propia vida. En 1934, interpretó el papel de Peola, la hija de un ama de llaves negra (Louise Beavers) cuya vida está estrechamente entrelazada con la de una viuda blanca y su hija. Peola le da la espalda a su madre, quien sufre una muerte dramática provocada por su vida de abnegación y dolor por la traición de su hija.

La película, protagonizada por Claudette Colbert como la amiga blanca, trató con franqueza la identidad interracial, el paso y las similitudes y diferencias entre las mujeres negras y blancas, temas que nunca se habían explorado a fondo en Hollywood. Y, a diferencia de todas las películas para audiencias blancas que la precedieron, esencialmente trató las historias de sus personajes en blanco y negro como igualmente importantes.


Una escena de la película de 1934 «Imitation of Life», con Louise Beavers y Fredi Washington. Archivo Bettmann

Esto fue enormemente significativo para el público negro, que vio la lucha de Peola por aceptarse a sí misma como un grito conmovedor por la igualdad. Según la historiadora Anna Everett, el público blanco vio la historia de Peola como la lucha de una persona negra por ser blanca; El público negro, por otro lado, lo vio como la rebelión de una mujer negra que intenta obtener los privilegios que solo se otorgan a los blancos.

La película, y Washington, tuvieron un gran éxito dentro de la comunidad negra, en parte debido a cómo se comercializó. Como escribe la historiadora Miriam J. Petty en Stealing the Show: African American Performers and Audiences in 1930s Hollywood , tanto Washington como Beavers aparecían en un tráiler especial sin precedentes en la industria que se proyectó en salas de cine segregadas. Al reconocer a las audiencias negras, incluso para venderles algo, Universal hizo un guiño implícito a un grupo de personas que no estaban acostumbradas a ver ningún tipo de representación en el cine, y mucho menos una exploración emocional de la política racial.



“Los cinéfilos negros vieron, reclamaron e interpretaron a estos afroamericanos de maneras que aprovecharon al máximo la resonancia  de la película con las corrientes críticas y las tensiones que circulaban dentro de las comunidades negras en ese momento”, escribe Petty.

Sin embargo, irónicamente, el papel decisivo de Washington truncó su carrera como actriz. Se identificó tanto con Peola que le resultó difícil conseguir otros papeles. Dado que el Hollywood blanco se negó a elegir a mujeres negras para papeles románticos, no pudo conseguir papeles principales; como su piel era tan clara que muchos la identificaban como blanca, no podía obtener roles más estereotípicos como sirvientas. Hizo su última aparición en una película solo tres años después de Imitation of Life.

Sin embargo, su carrera aún no había terminado. En 1937, Washington ayudó a fundar lo que se convertiría en el Negro Actors Guild of America , un grupo que abogaba por roles menos estereotipados y mejores condiciones de trabajo para los actores negros. También se convirtió en crítica de teatro, escribiendo reseñas teatrales para periódicos negros y se desempeñó como consultora de casting para películas y producciones teatrales relacionadas con la raza y el racismo.

“Al principio de mi carrera”, le dijo al Chicago Defender en 1945, “se sugirió que podría llegar más lejos haciéndome pasar por francesa o algo exótico. Pero aprobar, por ventajas económicas o de otro tipo, habría significado que me tragué, por completo, la idea de la inferioridad de los negros”. 

Fuente

Afroféminas

Deja un comentario