El radicalismo de luto

*Artículo publicado originalmente en la revista Red Pepper


La repentina muerte de bell hooks el 15 de diciembre de 2021 generó olas de opinión que se sentirán durante mucho tiempo. Como joven mujer negra de clase trabajadora, las palabras de bell hooks fueron la iniciación en una trayectoria política que enfatizaba la importancia de analizar las complejidades de las vidas humanas a través de los sistemas de raza, género y clase no como aditivos sino como co-constitutivos. Lo que muchos hoy parecen atribuir a académicos como Crenshaw fue durante mucho tiempo el terreno de bell hooks, cuyas ofertas políticas, pedagógicas y críticas tenían la capacidad de envolvernos a muchas de nosotras y acunarnos a través del dolor de vivir bajo lo que ella nombró como un “patriarcado imperialista, supremacista blanco y capitalista”. Después de su muerte, llegué a preguntarme cómo aquellas de nosotras comprometidas con una política revolucionaria recordamos a los intelectuales que fueron fundamentales para nuestra existencia. ¿Cómo nos resistimos a que se apropien de su radicalismo? ¿Cómo continuamos los proyectos que ellos iniciaron?

Mientras reflexiono sobre mi viaje con bell hooks y me comprometo con los diversos discursos que han surgido desde su fallecimiento, aprendo que hay muchas versiones de bell hooks. Hay diversidad en las lecturas de su obra, y hay muchas interpretaciones de lo que es y fue su proyecto. A través de estas reflexiones, también me preocupa lo que se ha convertido en una celebración cínica de su trabajo que a menudo se encuentra en las citas descontextualizadas y simplistas de sus textos en las plataformas on line. Aquí su trabajo se repite y recita como simplistas aforismos de estilo abstracto de ‘amor’ y ‘autoayuda’ en lugar de la rigurosa crítica social y política que he llegado a conocer como su proyecto.

En las reacciones en las redes que siguieron al fallecimiento de hooks, recordé las formas en que el neoliberalismo subsume la radicalidad a través del fetichismo de las mercancías. Pienso en cómo esta reconstitución de la radicalidad a la actuación sin praxis sigue siendo un flagelo de los movimientos revolucionarios. Un ejemplo práctico de esta mercantilización se puede encontrar en muchas actuaciones de Beyoncé; donde ella y sus bailarines se adornan con el uniforme de las panteras negras, con los puños en alto, para bailar y cantar sobre la ‘formación’ en el escenario de la Superbowl. Mientras tanto, acumula riqueza a través de una marca que explota el trabajo de las mujeres en el Sur Global. Me acuerdo de la intervención y la crítica de bell hooks a Beyonce como terrorista cultural y me pregunto cómo se sentiría al presenciar un terrorismo similar usando sus palabras.



Junto a la celebración de las obras de bell hooks, hay una demonización emergente de su proyecto feminista negro. Muchos han hablado sobre las trampas en el comentario social de hooks en Central Park Five, comentarios hechos sobre la masculinidad negra y sus escritos de los violentos deseos patriarcales de los varones Panteras Negras. Si bien muchas de estas críticas han sido reaccionarias y se puede argumentar que son lecturas de mala fe de sus obras, ha habido críticas que requieren la atención necesaria. En particular, el trabajo del profesor Thomas J Curry, quien ha escrito cómo estas caricaturas a menudo problemáticas de hombres negros se pueden encontrar reformuladas en el pensamiento feminista negro de hooks y otras feministas negras. Considero necesario no simplemente ignorar estas críticas, sino encontrar espacio para comprender y trabajar con algunas de las contradicciones presentes en los trabajos de hooks y otras académicas radicales.

La expectativa de perfección en cualquier erudición es una falsedad que llegamos a creer debido a la celebración radical. Deificar a hooks o comprometerse con el feminismo negro que ofrece a través de una lente dogmática que asume la infalibilidad, deshumaniza a la propia hooks y sofoca nuestra capacidad de participar en lo que Huey P. Newton describe como una crítica revolucionaria:

Hay dos tipos de crítica, revolucionaria y reaccionaria . La crítica revolucionaria se hace sobre una base de principios, en el momento adecuado… y se da para alcanzar un mayor nivel de unidad y fortalecer el campo revolucionario. La crítica reaccionaria generalmente toma la forma de un ataque personal… Generalmente es una crítica unilateral basada en un análisis subjetivo que no ha mirado una situación desde todos los lados, y la crítica reaccionaria solo sirvió a los intereses de los fascistas e imperialistas. 

La crítica revolucionaria rigurosa nos ofrece una pedagogía radical necesaria que se ha perdido en el vampirismo del capitalismo y limita nuestra capacidad de llorar radicalmente. Con demasiada frecuencia, las vidas políticas y las obras de los radicales se abstraen en citas al estilo de ‘Goodreads‘, en camisetas baratas de mano fabricadas por mano de obra explotada y subtítulos instagrameables. Ahora más que nunca, es necesario recuperar a nuestros radicales a través del compromiso de trabajar a través de las contradicciones y con ellas, continuar ampliando la erudición política y participar en un proyecto incesante de construcción de la revolución. Creo que esta es una forma radical de honrar a bell hooks y a tantos otros que la han precedido al reconocer su erudición, humanidad y errores, pero aún comprometiéndose a trabajar con ellos.

Khadijah Diskin 

Académica crítica, educadora, investigadora y abolicionista.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.