Los tentáculos del racismo en sus primeros indicios

shutterstock

El diálogo que propongo hacer aquí en este importante espacio de expresión de subjetividades forjadas en la concreción de la existencia, es con otras mujeres que hablan desde la pluralidad de formas de ser y estar en el mundo. Tal pluralidad se manifiesta aquí a partir del discurso que elaboro desde mi lugar que se expresa como una mujer, negra, con 53 años de edad, madre, educadora, investigadora, intelectual, activista, que confía en la energía y la fuerza de la ascendencia negra que me dio te traje aquí Por lo tanto, es en la lente de la pluriversidad que me habita que tengo la intención de hablar en mis participaciones con mujeres Afrofeminas, y también con otras mujeres que pueden sentir afinidad con mi escritura y propuesta.

En esta iniciativa de escritura, tengo la intención de hacer verbo / ortografía lo que durante mucho tiempo pienso, siento, reflexiono y vivo. Eso pasa por un cierto proceso de convertirse en la urdimbre de la práctica, de la experiencia, de la vida cotidiana y eso no termina. Con suerte, no termines, ya que ser, vivir y sentir nos informa de nuestra humanidad.

Quiero traer reflexiones, a priori, sobre el cruce de la raza en el núcleo de mi familia. Cabe señalar que el tema de la raza nunca se ha tratado explícitamente, sin embargo, mis hermanos y yo sabíamos por la educación que recibimos, que ser negro (ni siquiera esa palabra se usó, ni siquiera negro) dócil, tener una apariencia sobria, cabello limpio, bien educado, con poca voz y sin causar ningún tipo de alboroto que pueda llamar la atención sobre nuestros cuerpos, sería no solo ideal, sino esperado y necesario para nuestro tránsito y supervivencia en el espacio-tiempo de la sociedad.

De hecho, se conformó como la única forma de ser y estar en el mundo. El mundo que aún no conocía era normativo blanco. A pesar de ver y escuchar sobre la hegemonía blanca, sobre la blancura revelada en la estética, en el conocimiento, en la ocupación territorial, en el acceso desigual a una educación de calidad social, en el tratamiento de nuestra salud, en el ocio casi inexistente, en proyectos de vida que no tuvimos, porque no había horizonte. Nuestro rango de visión sobre cuán lejos podríamos llegar no era más que lugares y posiciones subordinadas. Vivimos en el momento presente no como una filosofía de vida, sobre todo, debido a las limitaciones económicas y la escasez de sueños. Todas las posibilidades estaban irremediablemente fuera de nuestro mundo. Pero, un pensamiento me persiguió: si hay tantas personas con tan poco, es porque hay personas con mucho. Esta ecuación no se cerró.

La herramienta de supervivencia que me acompañó toda mi vida hasta hace poco fue el silencio. Silencio ante la discriminación, los impulsos y todas las formas de racismo que experimenté en el mundo exterior, porque era evidente un «mundo interior» y un «mundo exterior», en general, inhóspito. Sin embargo, en una familia interracial, mis hermanos y yo fuimos objeto de racismo por parte de los «primos blancos» en los que ningún adulto interdició, porque todo fue impulsado por buenas risas, por lo tanto, solo una broma.

Los adultos no solo sabían lo que estaba pasando, sino que corroboraron el momento en que se rieron también. Fuimos blanco del racismo recreativo, pero no pudimos reaccionar porque no estábamos preparados para vivir en el mundo blanco como sujetos con libre albedrío y orgullo por su color y raza. Pero, vemos que el racismo ni siquiera esperaba que fuéramos al mundo exterior, sus tentáculos nos alcanzaron dentro de nuestro propio mundo.


La tienda de Afroféminas



El hecho de que la palabra racismo no se pronunciara en la familia de ninguna manera indicaba que no existía, pero como nunca se reveló, entendí que el «problema» estaba en mí. El racismo era algo tan distante y al mismo tiempo tan cercano que confundía la percepción, sin embargo, había una frase muy conocida para nosotros: «un hombre negro de pie es sospechoso y y si corre es un ladrón». Había algo muy mal en mi mundo. Pero, ¿cómo desentrañar? ¿Qué herramientas me han dado para discernir el ataque racista? Por tantas veces, el racismo ocurrió con una sonrisa en mis labios que casi se disculpó por entender que no era algo «incorrecto».

Este escenario me hace preguntar: ¿cuáles son las consecuencias de vivir en una familia negra y al mismo tiempo tener un racismo invisible? Aunque teníamos indicios de que teníamos «un defecto de color», como no fuimos invitados a fiestas, no teníamos amigos en el vecindario, no fuimos elegidos en las fiestas escolares para ser príncipes o princesas y muchas otras negaciones. Tuvimos una «vida dura», experimentamos la insuficiencia, la falta, la escasez desde una edad temprana. No nos fue posible soñar, proyectar y desear más, de hecho, no fue posible desear. Entonces, pregunto: ¿cómo constituimos nuestra salud mental como jóvenes y adultos frente a la opresión racial, de clase y de género? ¿Cómo construimos nuestras subjetividades en este escenario inhóspito y aún salimos vivos de allí para establecer nuestros procesos de volvernos negros? Mi historia se repite en muchas otras, cada una con más o menos violencia, pero siempre violenta. ¿Esta pequeña parte de la historia de mi vida resuena con la tuya?
Esta conversación continúa …


Carmen Gonçalves

Educadora. Master y Doctora en Educación – Trabaja con temas étnicos-raciales y educación antirracista.


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!

Una respuesta a “Los tentáculos del racismo en sus primeros indicios”