El veganismo blanco ciego ante el racismo

Activistas israelíes por los derechos de los animales participan en una protesta contra la crueldad hacia los animales, en el centro de Tel Aviv.

Con el veganismo corremos el peligro de dejarnos engañar y dar por buenos comportamientos que solamente trasladan opresiones de un lado a otro. Los perjudicados son siempre los mismos.

La moralina que trae consigo el veganismo blanco (lo llamaré así a partir de ahora) obliga a cumplir su única verdad, y olvida que la popularización del consumo basado en vegetales de occidente es básicamente blanca y está trasladando la producción a gran escala de los alimentos cárnicos a los vegetales.

El veganismo blanco lucha contra la industria de la carne, una creación capitalista y colonial, con la industrialización de los vegetales. Y en una dinámica endiablada prioriza el bienestar animal por encima del de los seres humanos que producen esos vegetales.

Esto es un comportamiento racista y muy propio de la sociedad blanca occidental. ¿Alguien ha pensado en las condiciones de trabajo de los agricultores de los países que satisfacen los deseos veganos de los países ricos y blancos? Si bien algunos veganos blancos se esfuerzan por comprar solo productos producidos localmente por pequeños agricultores, en el veganismo no hay un debate sobre la naturaleza colonial y racista de las producciones en masa que hoy satisfacen los deseos ecologistas y animalistas de los países ricos.

Nuestras culturas ancestrales tuvieron siempre una relación de respeto con la tierra. Nunca se pedía a la tierra más de lo que podía dar y se respetaba siempre a La Pachamama, porque sabíamos que si no lo hacíamos, se volvería contra nosotros. Nos castigaría por nuestra codicia. Así está siendo.


La tienda de Afroféminas



Pero la codicia nos llega desde el norte y nos obliga a sacar de la tierra más de lo que nos puede dar, para satisfacer esa nueva pulsión capitalista que llaman ecologismo y veganismo. Todo esto tiene un efecto devastador en el precio de las plantas que demandan, en el bienestar de los habitantes que cultivan la tierra y en la tierra misma.

Otro asunto en el que perdemos es en la guerra contra el consumo de animales. Los que no somos responsables del fenómeno de la industrialización de la carne y la comida en general, acabamos pagando las consecuencias, y para nosotros ese pago significa sobrevivir o no.

Nosotros no somos responsables de la superpoblación que dicen que obliga a la producción industrial de cárnicos. Nosotros no inventamos el capitalismo. Los colonos trajeron esas prácticas a nuestras tierras, después de diezmarnos, esclavizarnos y dejarnos sin nada.

Ahora, los descendientes de esos colonos pretenden que los pueblos indígenas no cacen en sus tierras, y que todos cambiemos nuestro estilo de vida tradicional que siempre fue respetuoso con el entorno. La prohibición de la caza en territorios ancestrales, necesaria en ciertos lugares y con ciertas prácticas, en muchos casos es un comportamiento colonial. En la mayoría de los sitios, los pueblos ancestrales conocen sus límites y son los primeros interesados en conservar su medio de vida.

Entiendo que no se puede generalizar, pero en esa dinámica consumista de occidente hay un tipo de vegano/ecologista que consume productos cultivados en masa y al que solo le preocupa su propio bienestar y ese ente que llaman MEDIO AMBIENTE que al parecer no incluye a todos los seres humanos. Además, tratar de imponer una cultura animalista de nuevo cuño a pueblos que intentan sobrevivir y tienen costumbres que vienen de la edad del bronce, es el colonialismo cultural.

Para defender este planeta debemos defender el bienestar de los pueblos ancestrales y los derechos de las gentes que trabajan las tierras que alimentan el consumismo de occidente.


Ayomide Zuri 

Inconformista, luchadora, africana y mujer negra. @ayomidezuri ayomidezuri@gmail.com


5 Respuestas a “El veganismo blanco ciego ante el racismo”

  1. No te puedo refutar nada, sin embargo, creo que hay algunas cosas que no tienes en cuenta. Una de ellas es que, seas vegano o no, lo más probable es que consumas vegetales de poblaciones explotadas de todas formas. Yo llevo casi 2 años siendo casi vegana (como huevo de vez en cuando) y realmente de lo que se compra en casa no ha cambiado mucho de antes a ahora ni tampoco de dónde se compra.
    Luego está que hay muchos que quieren comprar de comercio justo, pero es más caro, entonces aquí viene lo que cada uno se puede permitir. Yo de vez en cuando compro algunos productos de comercio justo, pero por ahora no me puedo permitir un consumo 100% responsable.
    Obviamente este es mi caso personal, pero dentro del veganismo hay mucha conciencia de social(?), aunque también hay de los que dicen que se la sudan los humanos y no miran por estas cosas. Por ejemplo, en ciertos países prometen papeles a los immigrantes si trabajan por x años en un matadero, cuando es de los trabajos con más índices de depresión y la gente evita. Pero bueno me he enrollado lo que viene siendo muchísimo. Espero que no haya parecido como un ataque ni nada, pero me han faltado un par de matices que quería comentar!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.