Una lista de algunas escritoras negras que deberías leer (3)

Muchos de nuestras escritoras son grandes editoras de libros, periódicos y ensayos. Veronica Chambers, nuestra autora anterior, fue editora en Newsweek, Glamour y The New Times Magazine, fue la primera mujer negra con ese título. Yvonne Vera (1964-2005), también editó varias antologías de escritoras africanas.

Nació en Bulawayo, Zimbabwe (África), estudió e impartió literatura inglesa en la escuela secundaria Njube. Años después, emigró a Canadá, donde completó sus estudios superiores y trabajó.

Yvonne Vera

Mientras estudiaba publicó en la revista Toronto su primera colección de cuentos,Why Don´t you Carve other Animals (1992). Un año después se imprimió su novela Nehanda, seguida de Sin nombre,  Without a Name, Under the Tongue, Butterfly Burning, y The Stone Virgins. Su escritura incursiona en temas como el colonialismo, sexismo, racismo, guerra o la opresión.

Muchas de sus obras fueron preseleccionadas y ganaron premios como el de la Commonwealth para África, el Premio Literario de Alemania, el Premio del Escritor Macmillan para África, el Pen Tucholsky de Suecia y otros.

Vera era la directora de la National Gallery , una posición similar a la que Victoria Santa Cruz (1922-2014) tuvo en la Escuela Nacional de Folklore de Perú.

Esta poeta, coreógrafa, compositora y activista afroperuana tuvo 10 hermanos a quienes sus padres les enseñaron la cultura afroperuana. Polifacética, fue pintora, bailarina, escritora y dramaturga. Junto con su hermano menor, fundaron Cumanana, el primer teatro negro.

A una edad temprana, Victoria sufrió la mano del racismo. Esto le dio el coraje, la valentía y la creatividad para escribir su poema emblemático «Me gritaron Negra».

Recibió premios y honores de los gobiernos peruano y francés. Sus obras habían sido expuestas en museos y festivales en varios países. Su momento álgido fue en 1968, cuando su grupo Teatro y Danzas Negras del Perú actuó en los Juegos Olímpicos en la Ciudad de México. Sus piezas de arte se recogen en CD o plataformas web.

Santa Cruz utilizó letras y música como instrumentos para mostrar sus poemas. Igualmente, Elcina Valencia Córdoba (1963), utilizó estas mismas técnicas años más tarde en sus obras.

Es escritora y música de Buenaventura, Colombia. Aprendió su interés artístico de su madre, que era música. A los 17 años, escribió su primer poema para uno de sus maestros de secundaria.

Elcina Valencia Córdoba

Durante su carrera participó en varios eventos locales, nacionales e internacionales. En 1991, el Museo Roldanillo Rayo organizó un evento par para presentar su poesía. Esto causó una gran impresión en los directores del museo, por lo que decidieron publicar su primer libro titulado Todos somos culpables.
Otras obras suya son Rutas de autonomía y caminos de identidad, Susurros de palmeras, Analogías y anhelos y Pentagrama de pasión.

Había recibido el premio Almanegra equivalente al Almamadre, otorgado a los escritores más prestigiosos y el Premio Nacional de Poesía Erótica. Recientemente fue incluida entre las mujeres más destacadas del Valle del Cauca.

Córdoba forma parte del comité de Buenaventura para preservar el folklore del Pacífico Sur. El mismo papel que desempeñó Zora Neale Hurston (1891-1960) para el folklore de EE. UU.

Nació en Eatonville, Florida (EE. UU.). Fue la quinta de ocho hijos de un matrimonio de un carpintero-predicador y una maestro de escuela. Asistió a la escuela a una edad tardía (13); sin embargo, obtuvo una licenciatura en antropología.

Fue una gran novelista, dramaturga e investigadora y una de las figuras del llamado Renacimiento de Harlem. De 1921 a 1935 publicó en revistas varias historias y ensayos, por ejemplo, John Redding Goes to Sea, Spunk, Muttsy, The Fire and the Cloud, The Great Day etc.

Zora Neale Hurston

En 1934, publicó su primera novela John’s Gourd Vine, que fue reconocida por los críticos. Los siguientes fueron Mules and Men, Their Eyes were Watching God, su obra maestra, Tell My Horse, Moses, Man on the Mountain,Dusk Tracks on the Road y Seraph on the Suwanee.

Hurston ganó varios premios literarios y de alumnos durante su carrera. En 1956, recibió un premio por Educación y Relaciones Humanas en Bethune-Cookman College.

Durante su carrera, Hurston viajó a varios países para recopilar la historia de las comunidades negras. Angela Nzambi (1971), nacida en Lia, un distrito de Bata, Guinea Ecuatorial (África), también recopiló la historia oral de su comunidad para usarla en sus libros.

Angela Nzambi

Esta escritora, feminista y luchadora por los derechos humanos que reside en Valencia, España, es activista activa de la comunidad negra y los migrantes.

El trabajo literario de Nzambi incluye a Nguisi, basado en una tradición oral de su pueblo e historias de su vida personal. Biyaare (Estrellas) describe diferentes personajes que se habían mostrado como estrellas. Su tercer libro Mayimbo ganó el Premio Internacional Justo Bolekia Boleká de Literatura Africana.

También participó en la producción en los libros colectivos de relatos Navidad dulce, Navidad y 23 Relatos sin Fronteras.

Muchos de las escritoras mencionadas anteriormente son consideradas feministas, como es el caso de nuestra última autora reconocida, que es un escritora enérgica y artista brasileña. Jenyffer Nascimento nació en 1984, en la ciudad de Paulista, Pernambuco. Es productora y apreciadora del arte. El deseo de escribir le vien muy joven. Es en la adolescencia que comienza a escribir con letras de Rap, la forma en que encontró para canalizar sus revueltas, angustias y esperanzas.

Nascimento describe en sus poemas temas sociales, su relación con la tierra o la ciudad, el orgullo de ser mujer negra, sobre el amor, experiencias de mujeres negras, entre otros temas.

Jenyffer Nascimento

Su libro Terra Fértil es una colección de poemas que muestra las experiencias de las mujeres negras de las afueras de São Paulo. Sus poemas también se han publicado en Pretextos de Mulheres Negras, que recopila el trabajo de 22 escritoras negras contemporáneas.

Su personalidad como mujer sensible y cuestionadora impregna todo su trabajo, en el cual la experiencia con el mundo y su relación con la vivencia de las mujeres negras se convierte en poesía de lucha y afirmación, a través de un lenguaje cercano, a pesar de tratar temas relevantes de la sociedad contemporánea.

FIN


Shirlene Green Newball

Soy periodista independiente, documentalista, activista, amante del cine y la naturaleza

Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!