Toña Sandoval: la que no miraba

Aquella mañana Toña Sandoval salió para la finca a buscar agua, recorría kilómetros entre los montes con un paño y una cubeta; pisando bosta de vaca, chocando con los animales salvajes, cada movimiento en la soledad del lugar le espantaba; Las ramas de los árboles que cuelgan, de repente le parecían ánimas, espíritus salvajes a su acecho.

Negra como la noche.

Ojos enormes y un gran susto; Toña no miraba.

Solo alzaba la cabeza cuando el cubo estaba lleno de agua.

Como si quisiera que nadie se percatara de su existencia; Toña Sandoval no miraba
Existir no era su fuerte.

Uno de esos días por los montes buscando el agua, se encontró con Príamo; le tenía respeto y confianza aun así no lo miraba. Príamo iba camino a la pluma a buscar agua también.

En el camino se encontraron con Aníbal el terror de la finca, el diablo a caballo; con su sombrero blanco y su poderío.

Nerviosos Príamo y toña agilizaron la marcha, Aníbal los intercepto, sabía bien el miedo que generaba en el lugar después que: una vez se subió en el árbol más alto que había en el valle y dijo;“hasta donde lleguen mis ojos es mío” A carabinazos fueron sacados los viejos de sus predios y el que se opuso, pagó con la vida la afrenta.

Desde la altura del caballo y el silencio sepulcral, miró a Príamo, luego pasó por Toña, quien con los ojos en el piso temblaba de forma caricaturesca, Aníbal la Observó detenidamente, estudió cada parte de su cuerpo, con su mirada inquisitiva. En su mente toña se despedía del mundo, pensó era su final y Príamo a su lado: testigo mudo de la tragedia en ciernes.

Repentinamente Aníbal soltó una carcajada que venía desde lo más hondo de su ser, desde las vísceras, las entrañas, mientras Príamo y toña morían del susto: dijo:

¡Diablo! pero carajo, que mujer del coño más fea esta!

Alicia Méndez Medina

Alicia Méndez Medina

Graduada e Arte Dramático, actualmente estudia periodismo. Santo Domingo: “Escribo alrededor y sobre la marginalidad, las desigualdades sociales, el desarraigo, la frontera y el amor. La cotidianidad del barrio de Herrera como referencia de los barrios marginalizados de Santo Domingo un poco conectado con un pasado atravesado por la discriminación racial y el misterio de un pueblo en el sur profundo , que nos habla de lo difusa que pueden ser las fronteras”

Puedes consultar todos sus textos y poemas en https://ameliaynadamas.blogspot.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.