La culpabilidad blanca no ayuda a nadie y violenta a las personas racializadas

Ilustración de Sammy Newman

Trabajar en justicia social, especialmente en antirracismo, construyendo esfuerzos colectivos para desmantelar la opresión blanca requiere, muchas veces, que eduquemos sobre los orígenes de la supremacía blanca. Si bien muchos saben, especialmente en Sudáfrica, una tierra tristemente célebre por el Apartheid, que el racismo es un problema, la conciencia colectiva, en nuestra opinión, no comprende realmente las profundidades de la supremacía blanca y cómo se usó, intencionalmente, para dar forma al mundo que nos rodea hoy.

Requiere que transmitamos los hechos de cómo ser blanco no significa ser superior, sin importar cómo algunos de nosotros, incluso las personas racializadas, lo aceptemos sin dudarlo. Requiere mostrar cómo, se diseñó la supremacía blanca para inferiorizar a otros pueblos, con el propósito de explotarlos económicamente para enriquecer los imperios coloniales. Requiere que presentemos los hechos, documentados por respetados historiadores, sociólogos, periodistas, y otros muchos, de que la supremacía blanca degradó y deshumanizó a los pueblos y a los cuerpos negros para que los blancos pudieran vivir con comodidad, pudieran cosechar las ganancias de la sangre y el trabajo de los cuerpos negros, e incluso de nuestras muertes.

Lo que es más importante, requiere que enseñemos, cuando profundizamos en temas de antirracismo y supremacía blanca, que el racismo tiene menos que ver con la “necesidad de entenderse unos a otros” y más con el poder y el privilegio. Además, la supremacía blanca es un invento hecho por el hombre con siglos de antigüedad que asigna poder y privilegios a los blancos y despoja a otros de su albedrío, dignidad, estima y poder.

Todos nosotros somos cómplices de este sistema que define nuestro mundo de la misma manera que todos nosotros somos cómplices de las formas en que el capitalismo explota a los pueblos, las tierras y los recursos para nuestra comodidad. Algunos de nosotros, por los límites de raza creados por mi racismo, somos más cómplices de que todavía nos beneficiamos directa y materialmente a través de nuestro privilegio, y de hecho el privilegio blanco. Si bien esta comprensión es un gran avance, lo que a menudo sucede a continuación en los espacios antirracistas y anti-supremacistas blancos es un sentimiento de culpabilidad blanca.

Lo entendemos, realmente lo hacemos. Si bien no me gusta la palabra despertar, este avance es como un despertar. Los blancos se enfrentan inquebrantablemente al racismo y la supremacía blanca, y debe ser horrible experimentarlo, especialmente en Sudáfrica, donde la riqueza se hizo para los blancos a través de la explotación del trabajo negro. Especialmente porque seguimos siendo un país de empobrecimiento negro y riqueza blanca..


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko-Fi nos estás diciendo SAWABONA.

Este medio RESISTE gracias a vuestras contribuciones.


La culpabilidad blanca no ayuda a nadie. En el mejor de los casos, es un esfuerzo improductivo expresarla a los demás, especialmente a las personas racializadas. En el peor de los casos, sólo sirve para volver a centrar la blanquitud y los sentimientos de los blancos en las discusiones sobre cómo acabar con la lacra del racismo. Expresar un sentimiento de culpa blanca por lo que hicieron los blancos, lo que lo que hacen hoy, o por la gente que los blancos siguen oprimiendo, puede ser bien intencionado (espero) pero es otra afrenta más. En el discurso antirracista, hablamos de microagresiones. Exponer tus luchas con la culpabilidad blanca va más allá de eso; si no es una macroagresión, ciertamente se lee como una arrogancia egoísta y una asombrosa falta de empatía, autoconciencia y posicionalidad. Reaccionar ante la culpa blanca es una duplicación del poder de la blanquitud y, basándonos en las conversaciones con otras personas racializadas, incluso en las redes sociales, demuestra que es algo con lo que los oprimidos tienen poca paciencia. De hecho, cuando preguntamos: “Cómo racializado, ¿qué opinas de la culpabilidad blanca?”, recibimos muchas respuestas, algunas muy divertidas y otras que reflejan la rabia que sienten los racializados. Una de las respuestas era como una patada en el estómago:

Creo que es algo de lo más patológico que he visto. Es como apuñalar a alguien y luego decirle que su dolor e ira por haber sido apuñalado te está poniendo triste.

No podemos saber por qué la culpa blanca que experimentan las personas blancas es algo de lo que sienten que necesitan hablar con las personas racializadas. ¿Es penitencia? ¿Buscan la absolución? ¿Un confesionario? No podemos adivinarlo; eso le corresponde a los blancos. Sin embargo, podemos decir que, aunque no sea su intención, sus expresiones y su culpabilidad blanca central llevan a las personas racializadas a preguntarse si su antirracismo es importante, pero secundario a sus sentimientos.

Yo he hablado antes, en talleres y en los medios de comunicación, sobre el reconocimiento del privilegio indio, tal como es. Un reconocimiento de que la identidad, el tono de mi piel, el tipo de pelo, la lengua materna inglesa, el relativo acceso que tuve en la educación superior, sirvieron para ayudar a acumular ciertos beneficios incluso cuando trabajé duro para conseguirlos. Lo que sería improductivo es que fuera por ahí hablando a otros racializados y a los negros, especialmente a las mujeres, sobre mi culpabilidad india, ya que eso sólo alimentaría mi propio ego.

Lo que yo hago, y lo que debemos hacer todos los que tenemos privilegios, los que son blancos y experimentan culpa (pero sin olvidarnos de nosotros, los racializados, que hemos accedido a ciertos espacios y posiciones) es utilizar lo que nos alimenta, ya sea la culpa o la justicia o una necesidad inherente de dignidad e igualdad ampliamente difundida, para hacer realmente algo que ayude a desmantelar la exclusión y la opresión.

No sabemos qué aspecto tiene o qué significa esto para los blancos y la culpa blanca, pero sin duda es una conversación que creo, y nuestro trabajo lo demuestra, que ellos, como partes todavía dominantes de la sociedad deberían tener. Es una conversación que acogemos y podemos facilitar. De hecho, son demasiado pocos los blancos que acuden a los espacios antirracistas para abordar la raza y la supremacía blanca, hasta el punto de que los participantes suelen preguntar lastimosamente “¡¿Dónde están los blancos?!”.

La culpa por sí sola es un primer paso. Ni siquiera necesitamos la culpa. Pero si la culpa se forma, sólo es productiva en lo que hacemos con ella. Porque “los pobres no nos piden que nos sintamos culpables, porque no pueden comer culpa. Lo que nos piden es que actuemos para atajar las causas de la injusticia para que puedan obtener alimentos.

*Texto publicado con originalmente en la web The Institute For Justice and Reconciliation de Sudáfrica


Ayesha Fakie

Jefe de Programa, Diálogos Sostenidos en el Instituto para la Justicia y la Reconciliación de Sudáfrica


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.