Las mujeres negras y su camino a la felicidad

Una historia que nos une en el camino. Una historia de lucha, pero también una historia de apoyo a su pelea … una historia que le permite conectarse con su fuerza, su grandeza, construir sus certezas, ya que a veces eso es lo que las mujeres negras en la diáspora pueden ofrecer las unas a las otras… la certeza de que nos encontraremos en el camino y a pesar de que todas las dudas del mundo están sobre nosotras, en nuestro proceso de empoderamiento, nos apoyamos mutuamente para averiguar lo que somos y separamos lo que es nuestro de lo que es de otros. Para tener la seguridad de ser mejores y desarrollarnos más, y por lo tanto no tener que ser confirmadas por el aspecto y los parámetros de otros. Unidas, como se dice en “La Marcha de las mujeres negras: una empuja y lleva a la otra”