fbpx
domingo, junio 16

Cómo la UE gasta mucho más allá de sus fronteras para mantener a raya a los migrantes

La UE está renovando su sistema migratorio, con la esperanza de apaciguar a una extrema derecha en ascenso endureciendo los controles fronterizos en el bloque y pagando a las naciones más pobres para que intercepten a los inmigrantes antes de que lleguen a sus costas.


Los guardacostas tunecinos intentan detener a los migrantes en el mar durante su intento de cruzar a Italia, frente a la costa de Sfax, Túnez, 27 de abril de 2023. REUTERS/Jihed Abidellaoui

Su táctica de ‘Europa Fortaleza’ está provocando críticas de izquierda y derecha, generando temores de abuso de inmigrantes así como críticas a la Unión Europea por no frenar el creciente número de cruces marítimos ilegales.

La migración ha sido un tema candente desde que más de un millón de personas, en su mayoría sirias, cruzaron el Mediterráneo en 2015.

Desde entonces, la UE ha endurecido sus leyes y fronteras, envalentonada por el aumento del sentimiento antiinmigrante en todo el bloque.

Los legisladores de la UE aprobaron una importante reforma política el 10 de abril, con la esperanza de agilizar los procedimientos de seguridad y asilo y enviar a más inmigrantes de regreso. Sólo este año, más de 46.000 personas ya han realizado el peligroso viaje en barco a Europa.

La UE también busca aprovechar una serie de acuerdos que ha alcanzado en el norte de África, transfiriendo efectivamente algunos controles migratorios a países a miles de kilómetros de distancia.

Las asociaciones con terceros países son «esenciales» para reducir la migración, dijo la presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen, después de que se acordara el pacto, incluso cuando algunos legisladores de la UE y grupos de derechos humanos dijeron que la política iba en contra de los valores de la UE.

He aquí una instantánea de algunos de los programas de ‘dinero para los inmigrantes’, las controversias que provocan y cómo funcionan o no.

¿Cuál es la génesis de estos acuerdos de ‘dinero para inmigrantes’? 

Después de que un millón de inmigrantes cruzaron al bloque en 2015, la UE dio a Turquía 6.000 millones de euros para cuidar a los sirios que habían huido de la guerra en su país, con la esperanza de que eso impidiera que siguieran avanzando hacia el oeste. 

Según el acuerdo de 2016, Turquía acordó aceptar a los inmigrantes transitorios que luego se trasladaron a Grecia y «tomar las medidas necesarias» para bloquear nuevas rutas ilegales hacia la UE. 

Un año después, el foco antiinmigrantes se centró en Libia -un punto de partida clave para Italia- cuando la UE respaldó un paquete de apoyo financiero y técnico para Trípoli. 

Millones de euros de la UE se destinaron a entrenar y equipar a la guardia costera de Libia y continúa apoyando su control fronterizo, incluso cuando un investigador de las Naciones Unidas acusó a las autoridades libias de retener agua, alimentos y servicios sanitarios a los inmigrantes capturados, algunos de los cuales, según dijo, también fueron torturados.

¿Dónde está gastando ahora la UE el dinero de la migración?

El dinero de la UE ha seguido en gran medida a los inmigrantes, atraídos hacia nuevos puntos conflictivos en el norte y el oeste de África que resultaron más fáciles de penetrar.

Algunos programas financian equipos de vigilancia o capacitación de guardacostas, otros ofrecen un amplio apoyo a los socios que frenan el tránsito ilegal o reprimen a las bandas de traficantes de personas. La UE también ha ayudado a pagar las instalaciones de recepción y detención.

En julio pasado, la Comisión de la UE firmó una » asociación estratégica » con Túnez -un creciente punto de partida hacia Europa- para acabar con los traficantes de personas y reforzar las fronteras, aclamándola como «un modelo para el futuro».

Túnez ha superado a Libia como el punto de partida más popular para la migración ilegal hacia el bloque, según el Consejo Noruego para los Refugiados, con 75.000 personas interceptadas por la guardia costera tunecina el año pasado.

En febrero, la UE prometió millones de euros para ayudar a Mauritania a combatir la migración, ya que la inestabilidad en el Sahel impulsó un mayor tránsito a través de la empobrecida nación de África occidental.

El mes pasado, la UE prometió a Egipto programas de capacitación y estudio si El Cairo hacía más para abordar la migración ilegal , dos años después de que compró a su fuerza fronteriza nuevos buques y equipo de vigilancia.

Marruecos -otro puerto clave de entrada ilegal- también obtuvo millones para reforzar su guardia costera y devolver a inmigrantes no deseados, parte de un pacto más amplio que firmó con la UE el año pasado.

La UE también ha fortalecido su flanco oriental, apuntando a los Balcanes Occidentales -una de las principales rutas migratorias hacia Europa- con un paquete de inversiones a cambio de una gestión más sólida de las fronteras y la migración.

El año pasado, la UE también acordó un paquete de apoyo para el Líbano , destinando dinero a la gestión de fronteras mientras los sirios y libaneses desplazados desembarcaban en una nueva ruta de escape hacia Chipre, lo que generó temores de un contagio al bloque.

¿Por qué son tan controvertidos los acuerdos de ‘dinero para inmigrantes’?

Los grupos de derechos humanos dicen que la UE está poniendo en riesgo millones de vidas al cerrar acuerdos con países que no comparten sus valores democráticos ni defienden los derechos humanos.

En abril, el brazo holandés de Amnistía inició una demanda contra su gobierno por respaldar el acuerdo entre la UE y Turquía, que, según afirman, provocó hacinamiento y condiciones inhumanas en las islas griegas. 

Del mismo modo, la política ha enojado a los partidos antiinmigración, euroescépticos y de extrema derecha por no ir lo suficientemente lejos.

Además, los riesgos de seguridad, los altos costos, la falta de confianza y la incapacidad de algunos estados socios para sellar sus fronteras han ayudado a resaltar las deficiencias de la política .

«En su mayoría, estos países no están preparados para manejarlo», dijo un funcionario de la UE involucrado en la política exterior del bloque de 27 naciones. 

En cuanto a su eficacia, el acuerdo con Turquía le ha costado a la UE más de 9.000 millones de euros desde 2016 y ha reducido significativamente las llegadas a Grecia y otras partes del bloque.

También ha aumentado la población de refugiados de Turquía, levantando una bandera roja para otros posibles beneficiarios de la generosidad de la UE. 

Beatrice Tridimas

*Texto publicado originalmente en Context y traducido por Afroféminas


Deja un comentario