Quién fue Anastácia, la mujer esclavizada de la máscara de hierro y acero

«Castigo de esclavos» (1839), Jacques Etienne Arago

Hay muchas versiones sobre la historia de la joven negra de cabello corto con una mordaza de hierro y acero que era uno de los castigos que imponían a las personas esclavizadas que intentaban huir. Pero, ¿sabemos quién era en realidad?

Lo cierto es que poco se ha comprobado sobre la vida de esta mujer. Algunos autores cuestionan incluso su existencia, atribuyendo la creación del mito al dibujo firmado por el artista francés Étienne Victor Arago, titulado “Castigo de esclavos” :

Castigo de esclavos, Jacques Etinne Arago, 1839
«Castigo de esclavos» (1839), Jacques Etienne Arago (Imagen: Dominio público)

Una de estas personas es Monseñor Guilherme Schubert, historiador y canónigo, miembro del Instituto Histórico y Geográfico Brasileño que, después de dos años de investigación, en 1988, llegó a la conclusión de que “Anastácia nunca existió. Fue inventada” . Y que la ilustración tomada como su retrato es en realidad un hombre. O mejor, “la mezcla de los rasgos de dos hombres, tomados como modelo por el artista, que estuvo en Río hacia 1816, para mostrar dos tipos de castigos utilizados en la época, la máscara de Flandes y la gargantilla”.

Verdad simbólica

Si la historia de Anastasia es cierta, no importa. Ella representa a todos a quienes les robaron su libertad y a todos los que vinieron después y siguen siendo “ herederos” de la brutalidad y la arrogancia de los que están en el poder.

La imagen por la que se venera a Anastácia se muestra junto a los santos de la Iglesia Católica en Brasil y vale más que un millón de palabras con respecto a la tortura impuesta a los negros secuestrados, esclavizados y asesinados en Brasil.

La belleza

Codiciada por los hombres, agricultores y ganaderos, envidiada por las mujeres, amada y respetada por sus hermanos en el dolor y por los ancianos que siempre encontraron en ella una consejera amiga, Anastasia tenía poderes curativos para los males del alma y del cuerpo.

Además de bella y atractiva, era culta, inteligente y tenía el don de la oratoria, que utilizaba para concienciar a otros esclavos.

Y estos talentos, sumados, fueron la causa de su desgracia y de su “santificación”.

Venerada en Brasil como santa y heroína , considerada una de las figuras femeninas más importantes de la historia negra, trae en todos los relatos de su vida una mezcla de lucha, valentía, resistencia, dulzura y fe .

La princesa africana

En la tradición oral, narrada en libros y dramatizada en 1986 en la Radio Nacional de Río de Janeiro, Anastácia, una princesa africana del pueblo bantú, ya se destacaba en el barco negrero que la trajo a Brasil, por su porte altivo, belleza y juventud .

La narración más detallada, sin embargo, cuenta que fue Delminda, madre de Anastácia, la hermosa negra, de la tribu bantú, que llegó a Brasil en 1740, en el barco negrero “Madalena”, que atracó en Río de Janeiro, con una carga de 112 africanos.

De la familia real de Galanga, del Congo o de Angola, países limítrofes, Delminda, aún en el muelle del puerto, fue vendida por mil Reales por el capataz Antônio Rodrigues Velho.

Y, como era “común” a la condición de mujer esclavizada, fue violada y vendida embarazada a Joaquina Pompeu, yendo a vivir a Minas Gerais.

Nacida esclavizada en Brasil

La historia cuenta que su madre Delminda dio a luz a Anastácia ye en cautiverio. Creció convirtiéndose en objeto de adoración del hijo del violador Joaquim Antônio, que la protegía y no permitía que nadie le hiciera daño.

En el amor, Joaquim incluso le ofreció dinero para tener sexo. Pero ella, además de resistirse, se negó a acostarse con él, dijo:
«¡Ningún hombre blanco podrá amar a Anastasia!»

Cansado de la negativa, movido por el odio (o cegado por el amor), el joven la maldice y determina que le pongan un bozal de hojalata para que nadie pueda apreciar su belleza y la gargantilla de hierro, marca de fugitivos.



Se dice que las mujeres e hijas de los amos de esclavos en Minas Gerais fueron las que más alentaron el mantenimiento de tal mordaza, pues morían de envidia y celos de su belleza.

Otra versión sugiere que, debido a sus dotes físicas, era una doncella de una familia noble que, a su regreso a Portugal, la habría vendido a un rico hacendado y la habría llevado a una finca cercana a la Corte. Luego en Río de Janeiro, donde su vida sufrió una transformación brutal.

La máscara de hierro

Por negarse a ser la amante de su amo, o para que ya no pudiera hablar en contra de la esclavitud, o incluso por «robar» un terrón de azúcar cuando trabajaba en el campo, o por todo esto, Anastasia fue condenada a constantes palizas, así como a usar una mordaza de hierro por el resto de su vida, que solo se quitaba en las comidas.

Pero los castigos no surtieron el efecto deseado, al menos en lo que a su activismo se refiere. Anastasia refinó su telepatía y, comunicándose también a través de sus ojos azules, continuó transmitiendo su discurso por la libertad a los cautivos.

La historia de la vida de Anastácia en la hacienda es contada por otros relatos. Cuentan que, un día, le entraron ganas de probar un terrón de azúcar y fue acusada de ladrona por el capataz . De ahí el uso de la mordaza.

Esta narración se suma a los celos de la dueña de la finca que, temerosa de que su marido se enamorara de ella, en un refinamiento extra de crueldad, ordena al mismo capataz que se ponga la gargantilla de hierro.

Además de los registros que hablan de una bella mujer que no cedió a los reclamos sexuales de su amo y, por lo tanto, fue violada y amordazada, otros relatan que fue sacrificada por la pasión bestial de uno de los hijos de un terrateniente, no sin antes haber resistido valerosamente tal hostigamiento, siendo luego ferozmente perseguida, torturada y sometida a violencia sexual.

Su muerte

En la historia que responsabiliza a un capataz ya una dueña por los castigos, se dice que los dos se arrepintieron y, por eso, permitieron su velatorio en la pequeña capilla de la hacienda en Minas Gerais.

Su amo también arregló con remordimiento que ella fuera enterrada como una esclava liberada con entierro en la iglesia construida por los negros.

Hay escritos que también relatan que después de largos años soportando los instrumentos de tortura y palizas, Anastasia fue llevada a Río de Janeiro, donde murió, con poco más de treinta años, a causa de una gangrena en la boca y la garganta.


Fachada del lugar donde se cree que están los restos de Anastasia, la Iglesia del Rosario y San Benito (o Iglesia de Nuestra Señora del Rosario y San Benito de los Hombres Negros).

El grabado

El grabado original de Anastasia, del artista francés Étienne Victor Arago, se publicó en el libro Souvenirs d’um Aveugle – Voyage autour du monde (Memorias de un ciego – Viajes alrededor del mundo), un gran éxito editorial en la Europa del siglo XIX. La palabra “ciego” en el título del libro se debe a que, después de este viaje, el artista quedó ciego.

En el libro, Arago registra que la mordaza y la gargantilla eran dispositivos que impedían que las personas esclavizadas robaran comida .

Hoy, sin embargo, se sabe que las mordazas se usaron, en particular, para evitar que los trabajadores de la extracción de oro se comieran las pepitas de oro que encontraban.

El contacto con la realidad del sistema esclavista brasileño por parte de Arago, sucedió porque fue contratado para ilustrar una misión científica que debía viajar por el mundo, una práctica común antes del advenimiento de la fotografía. Pero el barco en el que viajaba se hundió y terminó haciendo esta parada en Corte.

La canonización

El culto a Anastácia tiene tres facetas : una católica, una umbandista (la más fuerte) y una tercera vertiente, un espiritismo, creación personal de Nilton da Silva, director de la Orden Universal de la Esclava Anastácia, en Río de Janeiro, creada en el mismo 1968.

Nilton da Silva fue también quien, en 1984, lideró el movimiento por su canonización, sin éxito.

En 1987, las autoridades eclesiásticas prohibieron la aceptación de misas en su honor, el depósito de exvotos de cera en el Museo o la venta de santos con su oración.

La justificación es que no es posible abrir el proceso de canonización de Anastasia porque no hay evidencia histórica de su existencia. Ooficialmente, para la Iglesia Católica, Anastasia es folclore .

La “santa”

La Iglesia puede haber dicho no a la canonización, pero “ la devoción es real”, como destacó el historiador Joel Rufino dos Santos, en su momento, recordando que esa misma “Iglesia fue cómplice de la esclavitud” .

Canonizada o no, Anastácia y sus milagros han reunido a unos 30 millones de seguidores de diferentes religiones de Brasil que, desde la década de 1970, llenan la sala del Museu do Negro y los santuarios en su honor.

¡Por fin libre!


Libre Anastasia, obra de Yhuri Cruz.

En 2019, el artista carioca de 29 años, Yhuri Cruz, “liberó” a Anastácia del peso de dos siglos de tortura, al crear el fresco-monumento A Voz de Anastácia, como un viaje en el tiempo, un regreso al pasado para su liberación.

Voz de Anastácia se erige como un monumento a la voz negra y femenina en la lucha por la existencia.

Afroféminas

Fuentes

Orixás y Umbanda entidades

CEERT 

Portal São Francisco

Quimbanda y Candomblé

“Anastácia – esclava y mártir negra”, de António Alves Teixeira, Eco editorial


Deja un comentario