Los servicios de streaming africanos luchan por competir con Netflix y Prime Video

Imagen de promoción de la serie africana de Netflix «Queen Sono»

Antes de que Netflix llegara a África en 2016, la industria del streaming en línea del continente estaba dominada por aplicaciones propiedad de grandes empresas de telecomunicaciones. Estas aplicaciones transmitían películas, programas de televisión y deportes, lo que permitía a las empresas ofrecer un servicio de valor añadido a sus usuarios existentes. Ahora, las aplicaciones están perdiendo fuerza mientras luchan por competir con gigantes del streaming como Netflix y su rival sudafricano Showmax, que ofrecen contenido especializado.

En 2022, la importante empresa de telecomunicaciones Vodacom cerró su plataforma de transmisión Video Play debido a “la rápida evolución de la transmisión de contenido en los últimos tiempos”. Apenas un año antes de su cierre, Video Play tenía una participación de mercado del 17 % en África subsahariana y era la tercera plataforma de streaming más grande de la región, justo detrás de Netflix y Showmax.

El mismo año, Telkom de Sudáfrica también cerró su servicio de streaming, TelkomOne. Posteriormente se relanzó como SABC+ bajo propiedad de South African Broadcasting Corporation. La organización de propiedad gubernamental trabajaría mejor al “obtener y seleccionar contenido relevante… para clientes nuevos y ya existentes”, declaró Telkom en el momento de la adquisición.

En 2019, Econet, una empresa de telecomunicaciones de Zimbabwe, cerró su plataforma de streaming Kwese TV debido a la escasez de divisas. «Los proveedores de contenidos externos, de cuyo contenido dependemos, exigen el pago en moneda extranjera», dijo Econet en un comunicado. El mismo año, otra empresa de telecomunicaciones, Cell C, desconectó su plataforma Black, después de invertir alrededor de 80 millones de dólares, con muy poco crecimiento. Douglas Craigie Stevenson, ex director ejecutivo de la compañía, dijo que era una locura pensar que Black podría competir con Netflix. En 2017, tres años después de su lanzamiento, la plataforma de transmisión MTN VU cerró. Los expertos creen que las empresas de telecomunicaciones no han logrado atraer a los 550 millones de usuarios de Internet del continente a sus servicios de streaming porque carecen de contenido de calidad.

“Adquirir contenido es caro”, dijo Léa Zouein, analista de la firma de inteligencia de mercado Dataxis, con sede en París. “Producir contenidos requiere movilizar importantes recursos, ya sean financieros o técnicos. Por eso el éxito puede tardar más en llegar y ser limitado en comparación con los servicios con actividades existentes”.



Netflix y Showmax han invertido significativamente en contenido en África y se estima que tendrán 18 millones de suscriptores de video bajo demanda para 2029. Digital TV Research, una firma de estudio de mercado centrada en plataformas de transmisión, espera que Netflix lidere el mercado africano para entonces, seguido de Showmax, Prime Video de Amazon y Disney+.

Netflix ha invertido 175 millones de dólares en Sudáfrica, Nigeria y Kenia entre 2016 y 2022, según un informe de la compañía publicado en abril. De ellos, 125 millones de dólares se destinaron a Sudáfrica, con licencia de173 títulos y 16 espectáculos originales encargados. En Nigeria, Netflix invirtió 23,6 millones de dólares para licencias de 283 títulos y encargar tres originales. The Black Book, una película nigeriana que Netflix adquirió y emitió en exclusiva, llegó a su lista de las 10 primeras a nivel mundial. Es la película africana de mayor éxito en la plataforma. 



Showmax, por otro lado, hereda un enorme negocio de contenido de la empresa matriz MultiChoice, que ha sido el mayor productor de contenido africano durante años, con 6.500 horas de contenido realizadas en 22 idiomas por año, según Marc Jury, director ejecutivo de Showmax. En el año 2023, MultiChoice dedicó 20.900 millones de rands (1.000 millones de dólares), la mitad de su presupuesto general de entretenimiento, al contenido local, según Jury . “Hasta ahora hemos producido más de 30 Showmax Originals en Sudáfrica, Nigeria, Kenia y Ghana. Esto va a aumentar en los próximos meses”, afirmó. «En diciembre, estamos en camino de lanzar 15 originales de Showmax y cinco películas». Jury afirma que el número de suscriptores pagos de Showmax ha aumentado un 26% año tras año durante los últimos cuatro años.  

Según un portavoz de MTN Sudáfrica, no hay lugar en el mercado para plataformas que solo ofrecen contenido de terceros frente a empresas como Netflix. “MTN no fue el único actor que lanzó un servicio VOD [vídeo bajo demanda] en ese momento. Otras empresas de telecomunicaciones y medios también lanzaron ofertas similares. Ninguno de estos actores todavía tiene servicios en el mercado hoy. La industria ha pasado del contenido con licencia a producciones originales. Empresas como Netflix y Amazon invierten miles de millones de dólares en producciones originales y pueden distribuirlas a una audiencia global”.

Estudios como Disney ya no otorgan licencias de su contenido a terceros, sino que lo mantienen exclusivo para sus plataformas de streaming. Esto ha dificultado que las empresas de telecomunicaciones encuentren contenido para sus aplicaciones, dijo el portavoz de MTN. 

«Escalar un negocio en la industria de las plataformas requiere gastar montañas de capital por adelantado y soportar pérdidas significativas durante años», según declara Jason Njoku, cofundador y director ejecutivo de Iroko TV, una plataforma africana. «Se necesitan cientos de millones de dólares y mucha paciencia», afirmó. “No creo haber visto funcionar en ninguna parte un modelo centrado en las telecomunicaciones. El ADN de la empresa debe ser contenido. Viva, respire y comercialícelo”. Incluso Disney, el “rey del contenido”, ha tenido dificultades para construir un negocio de streaming rentable, dijo Njoku. Desde que entró en el negocio en 2019, la empresa ha sufrido pérdidas de más de 11.000 millones de dólares, incluidos los 512 millones de dólares registrados en el trimestre más reciente.

Tanto Njoku como Zouein dijeron que una plataforma de contenidos es un negocio de imagen para las empresas de telecomunicaciones y no un contribuyente vital a sus resultados. Zouein dijo que los ingresos generados por sus servicios de transmisión son significativamente menores que los de negocios principales como las llamadas de voz y las suscripciones a Internet.

El actor nigeriano Kunle Remi preguntado por el tema declaró que cree que a las telecomunicaciones africanas les conviene más no competir con empresas como Netflix. «No estoy seguro de si vale la pena exprimir el jugo para poseer toda la cadena de valor», dijo Remi. «Las empresas de telecomunicaciones africanas pueden asociarse con creadores probados sobre el terreno invirtiendo en contenido original que siga atrayendo a los líderes del streaming global». 

Damilare Dosunmu 

Lagos, Nigeria.

*Texto publicado originalmente en Rest in The World


Deja un comentario