EarthRanger. Cuando las soluciones tecnológicas africanas se encuentran con la conservación


Muchos elefantes pueden significar elefantes en los campos de maíz. El desayuno de un elefante puede significar rápidamente un desastre para una familia… una situación que puede intensificarse y dejar personas, animales o ambos muertos o heridos. En un país como Kenia, donde los animales deambulan regularmente mucho más allá de los límites de los parques, el conflicto entre humanos y animales puede ser un problema mayor que la caza furtiva. Una organización de conservación de vida silvestre tiene una solución.

Mientras el sol se arrastra sobre la niebla creciente para arrojar un brillo dorado y cálido sobre la sabana y las colinas más allá, la tierra ya está ocupada con la rutina de mil animales; la caminata hasta los abrevaderos, la búsqueda de comida y la depredación que atrae a miles de turistas a presenciar un espectáculo que no se encuentra en ningún otro lugar excepto en África. Este es el comienzo de un nuevo día en los 65.000 acres de Lewa Wildlife Conservancy.

Los primeros acontecimientos de la vida han tenido la guardabosques Dominic Maringa despierto desde antes del amanecer, vigilándolo todo. Sin embargo, no utiliza un vehículo 4×4 ni binoculares para observar el parque con experiencia. Como Jefa de Programas de Conservación y Vida Silvestre en el moderno Centro de Comando de Operaciones Conjuntas de la entidad, Maringa se sienta frente a una serie de pantallas que muestran transmisiones en vivo de todo el parque. 

Cada pantalla bien podría ser su propio cine. En uno de ellos, se puede ver a Rocco, un formidable rinoceronte, parado contra un poste de cerca que separa la reserva del vecino bosque Ngare Ndare, aparentemente fijado en un lugar del bosque. Se queda totalmente quieto, como si, a su manera miope, estuviera reflexionando sobre uno de los grandes misterios de la vida. En otra pantalla, se puede ver a Kendi, un majestuoso elefante, paseando por la transitada y geovallada ruta Leparua-Lewa, conocida tanto por la vida silvestre como por los miembros de la comunidad cercana como un puente entre los asentamientos humanos y la naturaleza salvaje.

A través del conjunto de pantallas, se ven historias de coexistencia armoniosa (y a veces menos armoniosa) entre elefantes, leones, rinocerontes, monos y otros animales salvajes. A veces, sin embargo, la armonía en las pantallas en el corazón de este teatro virtual, ubicado en el condado de Meru, en la Provincia Oriental de Kenia, se ve alterada por algo más siniestro que un león matando a un impala que abrevaba: la superposición de animales salvajes y humanos.

Por eso Maringa se inclina hacia adelante con gran interés, observando de cerca los movimientos de Rocco y Kendi. Parece conocer sus movimientos e intenciones casi antes que ellos.

Sin demora, se pone en contacto con los guardabosques estacionados cerca de ambos lugares y les alerta sobre el comportamiento de los animales.

Maringa es muy consciente de que sin su interferencia y su comprensión profesional de los animales en sus pantallas, la seguridad y la armonía de este frágil ecosistema bien podrían estar en juego. Su primera responsabilidad es con los miembros de la comunidad de las aldeas cercanas.  



Tarayia Ole Mokoto, miembro de la comunidad desde hace mucho tiempo, sabe muy bien por qué. 
«He vivido cerca de Lewa Conservancy desde que tengo uso de razón y he tenido una buena cantidad de encuentros con la vida silvestre. Si bien puede ser emocionante ver estas magníficas criaturas de cerca, no siempre está exento de desafíos. Una vez , un grupo de elefantes entró en nuestra granja y pisotearon nuestros cultivos. Fue devastador para nosotros, ya que la agricultura es nuestro medio de vida. Pero ahora, con el plan de la organización de colocar transmisores en los animales de la comunidad, me da esperanza. Podemos monitorear sus movimientos y, con suerte, prevenir incidentes similares en el futuro. Se trata de encontrar un equilibrio entre conservación y coexistencia”, cuenta Mokoto.

Otra residente, Sharon Lila, explicó la importancia de un estrecho seguimiento de los animales del parque.

«Vivir cerca de Lewa Conservancy tiene sus altibajos. Recuerdo una época en la que una manada de leones se acercó demasiado a nuestra aldea y fue aterrador», explicó.

«La idea de colocar transmisores en animales comunitarios es como un suspiro de alivio para nosotros. Podemos saber de antemano cuándo estos animales están cerca y esto nos ayuda a tomar las precauciones necesarias. Es un paso para garantizar nuestra seguridad y bienestar. de estas increíbles criaturas», dijo Lila.  Al actuar, los guardabosques se mueven rápidamente para intervenir con una ráfaga de sonido y movimiento. Rápidamente se aseguran de que Rocco y Kendi se retiren de los límites de la reserva y regresen al corazón de la misma, donde otros animales aparecen en las pantallas pastando felices.

En esta ocasión, ambos animales se retiran sin causar problemas, casi como si sugirieran que ninguno de los dos albergaba ninguna intención de asaltar los campos de la comunidad cercana. Más bien, podría parecer, simplemente estaban explorando los límites de su reino y disfrutando del dulce amanecer. Tal vez. Pero esta mañana Maringá no quiere correr riesgos.

Esta vigilancia compleja es posible gracias a un software innovador llamado EarthRanger, presentado por primera vez a los guardaparques de Kenia por los operadores de Lewa. El sistema recopila, integra y muestra todos los datos históricos y disponibles y los combina con informes de campo para brindar una vista unificada de la vida silvestre con collares, de los guardabosques y los recursos de aplicación de la ley, así como de la infraestructura, dentro de un área protegida.

La vida silvestre se monitorea mediante una red LoRa (Largo Alcance) y tecnología inalámbrica que recibe frecuencias de dispositivos implantados en los animales.

La tecnología EarthRanger ha funcionado tan bien que el equipo de Lewa está colaborando con otras organizaciones conservacionistas en toda África para producir un conjunto de procedimientos estándar que describan las mejores prácticas de conservación utilizando el sistema.

En Kenia, entidades gubernamentales como el Servicio de Vida Silvestre de Kenia (KWS), el Servicio Forestal de Kenia (KFS) y otras entidades de conservación privadas están en el proceso de adoptar la tecnología en un intento por aumentar la vigilancia animal y forestal. Este sistema también elimina la dependencia ineficiente de las radios bidireccionales para proteger la vida silvestre, un sistema que requiere que los guardabosques estén en el terreno en todo el parque, las 24 horas del día, los 7 días de la semana. 

Este sistema hace que el alcance físico, cuando se necesitan guardabosques, sea mucho más efectivo, explicó Maringa.

“En Lewa, empleamos intervenciones básicas y tecnología de punta para mitigar los conflictos entre humanos y vida silvestre y garantizar que los esfuerzos de conservación no comprometan los medios de vida de las comunidades locales. Apreciamos la tecnología porque los esfuerzos de conservación se han facilitado”, dijo.

No todos los equipos pueden obtenerse localmente y muchos de los componentes provienen de Sudáfrica, que también ha integrado la tecnología en los sistemas de monitoreo y seguridad en algunos de sus principales parques y áreas de conservación.

El sistema rastrea todo tipo de información, incluida la distancia que recorren los animales. Por ejemplo, desde el centro de operaciones se pudo comprobar que una leona en particular había recorrido una distancia de 4,8 kilómetros en un lapso de tres horas durante el transcurso de la mañana. Dado que las tres horas eran poco antes del amanecer, Maringa dijo que creía que la leona probablemente estaba buscando su próxima comida.

Según Maringa, la organización de conservación está actualmente en conversaciones con líderes comunitarios de la zona que están considerando el uso de la tecnología LoRa en el ganado comunitario. De esta manera se pueden abordar tanto las incursiones accidentales de animales domésticos en el parque como el movimiento de animales salvajes fuera del parque.  
EarthRanger se probó por primera vez en Lewa en 2015 y se integró completamente en 2017, después de que todos los guardabosques fueron capacitados. 

El comandante del Centro de Operaciones Conjuntas de Lewa, John Tanui, dijo que el personal de Lewa también estaba recibiendo capacitación continua en zonas de conservación de Tanzania y Uganda. Lewa también anima a los parques de Kenia a colaborar en una red compartida.

«Si las zonas de conservación y los bosques de Kenia pudieran tener una plataforma compartida para monitorear colectivamente, entonces habría una colaboración que llevaría la conservación de la vida silvestre a otro nivel», dijo Tanui.

El turismo es uno de los principales motores económicos de Kenia y generó el 8,8% del PIB del país (por un valor de 7.900 millones de dólares) en 2018.

Un estudio publicado en Global Ecology and Conservation muestra que los países que han sido mejores en conservación tienden a ser los que más pueden beneficiarse económicamente de ella. 

El estudio encontró que los destinos de vida silvestre en África dominaban la lista de los de alto desempeño. En general, los países de África tuvieron las puntuaciones medias más altas del ICM, seguidos de América del Norte y Central, Asia, Europa y América del Sur, en ese orden.

Lucy Githugo

Agencia de noticias Birds.

Deja un comentario