Racismo en el fútbol base


El fútbol es uno de esos deportes donde las emociones se reflejan en los aficionados. Pero, demasiadas veces, se pasa al insulto e incluso la agresión racista. Estas prácticas se ven a diario en los campos de todo el mundo, desde el Camp Nou o el Santiago Bernabéu, hasta los campos donde juega la cantera.

La problemática de la situación se multiplica exponencialmente cuando los principales implicados por comentarios xenófobos son los niños. La actitud deleznable de algunos padres y aficionados dejan estampas tan ridículas como vergonzosas que acaban muchas veces en peleas.

Las vejaciones racistas a jugadores se están convirtiendo en algo preocupante, ya que hasta en divisiones inferiores donde juegan niños de 12 años se ven estas actuaciones. Uno de los más recientes casos se produjo en un partido de infantiles en Sant Andreu, Barcelona, donde una persona del público le dijo “¿Qué haces mono?, hijo de puta” a un niño negro.

Los insultos del individuo perteneciente a la afición visitante provocaron que el colegiado del encuentro suspendiera el partido cumpliendo el protocolo establecido por el comité de árbitros para estas ocasiones. Ante esto, el club decidió llamar a los Mossos d’Escuadra para remendar la situación e identificar al agresor.

Este tipo de situaciones se repiten una y otra vez. En un partido de alevines en Zamora entre CD Amor de Dios y Racing Benavente otro niño negro de solo 11 años fue el objetivo de un grupo de padres que le lanzaban insultos como “¡Negro de mierda!” o “¡Puto negro!”.

Aunque el partido y la tensión competitiva del encuentro se tenía que desenvolver en el campo entre los jugadores, algunos aficionados fueron más allá llegando a increpar a la colegiada que estaba arbitrando el partido. Los constantes insultos en el partido provocaron que uno de los niños afectados le dijera a la madre que no quería volver por si le volvían a decir algo sobre su color de piel. En esta situación el club que jugaba el partido en su estadio intentó localizar al autor de los insultos, pero cuando fueron a buscarlo había desaparecido.

El papel de los clubes empieza a ser un poquito más activo y estricto, y estos actos racistas empiezan a aparecer en las actas arbitrales y se están empezando a denunciar los casos ante la justicia. Por ejemplo, estos dos clubes de Zamora hicieron una campaña en redes para condenar este tipo de actitudes en las gradas con el lema de “no al racismo”. Asimismo, la Delegación Provincial y el Colegio de Árbitros apoyó la decisión de ambos equipos en denunciar los hechos.



En el ámbito canario, está el ejemplo del U.D. Balos, un club de futbol grancanario situado al sureste de la isla que en sus 13 categorías tiene jugadores de múltiples nacionalidades, como Senegal, Marruecos, Colombia o Venezuela. Su vicepresidente Jerónimo Cabrera, comentaba que las situaciones xenófobas se pueden tratar mejor cuando juegan en casa ya que así se pueden actuar de una manera más propicia y rápida contra el agresor.

Según Jerónimo, en uno de los partidos fuera de casa en noviembre de 2022 en la categoría de cadetes (14-15 años) hubo una revuelta entre los jugadores que causó que una persona del público ofendiera a los menores de forma racista. Ante esto el árbitro designado procedió con el protocolo suspendiendo el partido y llamando a las autoridades para denunciar al agresor, que no se pudo identificar debido a que se había marchado del campo.

La crítica del vicepresidente ante estos casos viene por el carácter sancionador de la ley. Ya que cuando se reflejó en acta el asalto verbal, se registró como aficionado del Balos, cuando el individuo no había sido identificado y sin ninguna evidencia con su vinculación al club.

El incidente supuso una denuncia del Comité de Competición al U.D. Balos con valor de 800 euros, que la institución apeló por la falta de información y pruebas sobre el tercero implicado, ya que el incidente solo figura en el acta arbitral y no se tiene conocimiento del asaltante.

Afroféminas cree, que aunque pueda parecer injusta la multa al club, solo la mano dura hará que se pongan más medios para evitar estos actos racistas. Seguramente en el club U.D. Balos estén más atentos y tomen medidas oportunas para no volver a ser sancionados.

Según declaraciones de la Federación Interinsular de Futbol de las Palmas, en las Islas Canarias, el cuerpo arbitral responde siguiendo el protocolo de actuación que les ofrece la Real Federación Española de Futbol ante cualquier insulto, amenaza, racismo, xenofobia, así como manifestaciones de carácter sexista o intolerantes de manera continuada.

Otro de los incidentes en un campo canario se dio en Tenerife, entre el U.D. Longuera B y el C.D. Laguna B de juveniles. En el encuentro algunos jugadores del Laguna fueron amenazados con una pistola eléctrica e insultados de forma racista por parte de un aficionado. La Federación Tinerfeña de Futbol se proclamó ante tal acto rechazando todo tipo de comportamientos racistas y xenófobos, condenando enérgicamente cualquier tipo de agresión.

Las medidas que pueden llevar a cabo con el Protocolo de Actuación Efectiva contra la Violencia de Verbal de la RFEF se dividen en 3, la primera de ellas detener el partido, la segunda es la suspensión temporal del encuentro, y la tercera la suspensión definitiva del partido. Todo ello dependiendo del grado del insulto y el criterio del colegiado.

La importancia de la educación y el respeto mediante los valores del deporte es fundamental para una mejor sociedad. Los clubes de futbol base manifiestan que nunca verán a los propios futbolistas metiéndose unos con otros, ya que el futbol, es un ejercicio donde la educación, el respeto y la tolerancia son fundamentos clave para su desempeño.

Por lo que, si el racismo que hace en los campos de futbol profesional, como los reiterados casos de insultos xenófobos al jugador del Real Madrid Vinicius Jr o a Iñaki Williams del Athletic Club de Bilbao, es denunciado, condenado y puesto en juicio. Es necesario que en las categorías inferiores se tome nota y se actúe duramente contra todos los comentarios racistas y homófobos a los menores.

El objetivo es hacer un ambiente más sano donde el deporte y el compañerismo reine. Ante las conductas xenófobas y racistas tolerancia cero y sanciones más duras.

Afroféminas

Deja un comentario