“Ciudadana de segunda”: Una novela atemporal

Reconocida solo recientemente en el mundo anglosajón, esta excelente novela de 1974, sobre la lucha de una mujer nigeriana para ganarse la vida en Londres, finalmente recibe el reconocimiento que merece. Acaba de ser publicada en español por Alba Editorial.

Buchi Emecheta

Ciudadana de segunda (1974) fue la segunda novela de Buchi Emecheta y una precuela de su debut En la cuneta (1972). Ella las llamó “novelas documentales”, basadas estrechamente en su vida como inmigrante en Inglaterra en la década de 1960. El centro del libro es Adah Ofili, una joven que persigue sus sueños: ir a la escuela, ganar una beca y, en última instancia, ir a Inglaterra. Sobre el último, “no se atrevió a decírselo a nadie; pueden decidir que le examinen la cabeza o algo así”, pero cuando ve médicos educados que vienen de Inglaterra para trabajar en Nigeria, sabe que tiene que hacerlo.

Adah debe forjar su propio camino respetando las tradiciones locales: se casa a una edad temprana (con Francis) y pronto tiene dos hijos. La vida en Nigeria se describe solo parcialmente (su matrimonio y su primer trabajo ocupan menos de una página) y está claro que Emecheta, como su heroína, está impaciente por vivir en Inglaterra. Adah y Francis llegan en barco: “Liverpool era gris, estaba lleno de humo y parecía deshabitado por humanos”, y se dirigen a Londres, donde luchan por encontrar un lugar para vivir (“Lo siento, no mestizos”).

Donde terminan es entre otros inmigrantes, pero Adah, que había sido una élite en Lagos, está horrorizada de tener que vivir junto a nigerianos que tenían “el mismo nivel educativo que sus sirvientes pagados”. Pero como señala Francis, “el día que aterrizas en Inglaterra, eres un ciudadano de segunda clase. Así que no puedes discriminar a tu propia gente, porque todos somos de segunda clase”.

Después de que el esposo de Buchi Emecheta quemara el manuscrito de la que habría sido su primera novela, ella lo dejó y crió sola a sus cinco hijos.

La historia de Adah es un lugar común pero al mismo tiempo es única: niños enfermos (tres más llegan al final del libro), racismo y violencia doméstica. Lo que nunca le falla es su ingenio, la ambición que la lleva a Inglaterra y luego alimenta su determinación de ser escritora. Ella observa las distinciones entre Nigeria (las iglesias tienen un “aire festivo”; ella puede “ir con su vecino y balbucear sus problemas”) e Inglaterra (iglesias “desanimadas”; “nadie estaba interesado en los problemas de los demás”). Su idioma nigeriano, dice Adah, hace “una canción de todo”, pero Emecheta no es una estilista llamativa. La prosa simple e informal le da a la historia una durabilidad: sigue siendo fresca incluso sin su forma autoficcional de moda o el tema atemporal de la experiencia de la mujer negra en Gran Bretaña.

El hijo de Emecheta escribió sobre la novela que el retrato que hace de su padre (Francis en la novela, que ataca a Adah y quema el manuscrito de su primer libro) es “quizás selectivo”. Pero la selectividad es un trabajo de autor y es esto lo que hace de Ciudadana de segunda no solo una representación de una vida, sino una obra de arte viva.

Ciudadana de segunda de Buchi Emecheta es una publicación de Alba Editorial (21 €). Para apoyar a Afroféminas, pide tu ejemplar en:



Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.

Una respuesta a ““Ciudadana de segunda”: Una novela atemporal”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.