Reproducción estratificada en medicina

La “reproducción estratificada”, según la define Shellee Cohen, es la práctica en la que una sociedad asigna valor a la descendencia y, por lo tanto, a la capacidad reproductiva de diferentes grupos de personas. Aunque comúnmente se basa en la raza o en el nivel socioeconómico, esto puede basarse en cualquier categoría en la que podamos dividir a las personas. Este concepto está siempre presente en la medicina, incluso en los entornos más progresistas. Esto se hizo más evidente cuando estaba sentada en mi escritorio en una oficina de ginecología para pacientes ambulatorios haciendo clic en notas en mi ciudad liberal del Medio Oeste. Estaba charlando con uno de los asistentes sobre una mujer que había sido demasiado vigilada durante su embarazo y que había terminado con una cesárea temprana debido a un perfil biofísico anormal a las 34 semanas. Mi asistente comentó que, “supongo que estaban teniendo mucho cuidado ya que era un embarazo de FIV”. 

Este comentario me chirrió bastante. No pude señalarlo, pero recuerdo haber escrito el comentario para ir a casa y pensar por qué no me gustó tanto. Mientras reflexionaba sobre este comentario, me preguntaba: “¿No deberíamos tener cuidado en cada embarazo? ¿Había algo en los fetos de las personas que se esforzaron más por hacerlos crecer y que deberíamos intentar salvarlos más? Debido a que tuvo acceso a la FIV, ¿era más probable que nos demandara si algo sucedía? ¿Por qué este feto era más precioso que cualquier otro? ” Era una sensación incómoda con la que estaba lidiando. Pero lo noté dondequiera que mirara. Los embarazos de FIV, que en gran parte son logrados por mujeres blancas de clase media alta, reciben ultrasonidos más temprano. Obtienen una detección más temprana de los embarazos ubicados fuera del útero y, por lo tanto, una atención más temprana para los embarazos ectópicos (que salva vidas y es más probable que preserve la fertilidad). Son remitidas a médicos de medicina materno-fetal de manera rápida y temprana, a menudo incluso antes del embarazo para optimizar su salud. Los médicos pasan mucho tiempo con ellos de forma automática y tratan incansablemente de responder a sus preguntas y calmar sus ansiedades. Sus medicamentos e historiales médicos, aunque a veces más complicados, se revisan minuciosamente. Los resultados de estos embarazos son más importantes y se registran fácilmente en la base de datos de la Sociedad de Tecnología de Reproducción Asistida. Así lo indican los múltiples comentarios que se pueden escuchar sobre mujeres negras que han tenido más de 4 embarazos como “¿Está tratando de formar un equipo de béisbol”, o “necesita que le aten las trompas”. Esto también es evidente por los obstetras que entran y salen con las manos en las puertas durante toda la visita prenatal con mujeres negras. 

También sabemos que no es posible profundizar en las preocupaciones de las mujeres negras y la rapidez con la que los médicos corren para realizar salpingectomías, incluso cuando los pacientes dicen cosas como: “Si cambio de opinión, siempre puedo desatar mis trompas”. (Un comentario que he escuchado suficientes veces para reiterar de múltiples maneras diferentes a cada paciente sobre la permanencia de las ligaduras de trompas). También sabemos que no es posible profundizar en las preocupaciones de las mujeres negras y la rapidez con la que los médicos corren para realizar salpingectomías, incluso cuando los pacientes dicen cosas como: “Si cambio de opinión, siempre puedo desatar mis trompas”. (Un comentario que he escuchado suficientes veces para reiterar de múltiples maneras diferentes a cada paciente sobre la permanencia de las ligaduras de trompas). 

¿Es realmente que estos son embarazos de FIV y no que comúnmente son mujeres blancas las que llevan estos embarazos? Dada la tasa de mortalidad materna que afecta de manera desproporcionada a las mujeres negras independientemente de su nivel socioeconómico, eso es poco probable. También plantea la cuestión de si los embarazos de mujeres negras tienen más probabilidades de resultar en muerte fetal y mortalidad materna simplemente porque los médicos simplemente no se preocupan lo suficiente por ellos. A menudo me pregunto si este es solo uno de los engranajes en la rueda de la reproducción estratificada en la que los bebés negros y las mujeres negras importan tan poco que la comunidad médica se siente cómoda ignorando muchas de las preocupaciones planteadas por las personas negras, especialmente durante el embarazo, a pesar de que esto es la única vez que muchas personas de diversos orígenes buscan atención médica.  

La comunidad médica debe prestar atención a cómo no siempre es transformadora, contra la corriente, liberal o incluso equitativa. Si bien comentarios como el que mencioné anteriormente pueden parecer benignos, reflejan claramente cómo vemos el estado de la reproducción y el papel de la medicina en la reproducción. Cada embarazo en curso que una persona decida continuar con su embarazo debe ser tratado como algo valioso y digno de protección. Todos deben cuidar ferozmente a cada bebé y ser cuidadosos. No solo nuestros bebés blancos de FIV de clase media alta. 


Publicado originalmente el blog de  BLACK FEMINIST COLLECTIVE con quien Afroféminas mantiene un intercambio de saber feminista negro

Micaela Stevenson es estudiante de medicina de cuarto año en la Universidad de Michigan. Ella planea convertirse en ginecóloga obstetra y subespecializada en endocrinología reproductiva e infertilidad.


Sawabona, palabra que proviene del África del sur, significa “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. Si te gusta nuestro contenido con cada donación Ko Fi nos estás diciendo SAWABONA.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.