4 razones por las que las personas racializadas no pueden consolar la culpa de la personas blancas por el racismo

*Artículo publicado originalmente en Everyday Feminimism y traducido por Afroféminas.

Hace años, en la universidad, participé en una simulación de “capacitación en diversidad” para líderes estudiantiles. Se nos asignó una identidad y se nos trató en consecuencia en el «juego».

La intención era que experimentásemos discriminación, un problema en sí mismo.

El juego estaba claramente diseñado para beneficiar a las personas más privilegiadas, no a aquellos de nosotros que sufrimos diversas formas de opresión a diario.

En un descuido, uno de los facilitadores me dio la insignia de las identidades que ya tengo: una persona negra y queer. Y mientras avanzaba por el segmento de dos horas escuchando todas las microagresiones raciales imaginables, siendo «arrestada» y metida en la «cárcel» cuando expresé una frustración muy real , no hubo «aprendizaje» para mí.

Y ninguno de los facilitadores, todos blancos menos uno, detuvo el juego o interfirió. Continuaron con su “acto” de anti-negritud hasta que me senté en la esquina, esperando a que terminara el juego.

Semanas después de esta capacitación, cuando finalmente tuve la oportunidad de brindar comentarios sobre la experiencia, fue la mujer blanca que me dio la insignia la que estaba molesta.

Mientras estaba sentada allí viendo cómo la habitación se quedaba en silencio, mirándola estallar en lágrimas mientras se ahogaba en su disculpa hacia mí, viendo cómo la compasión en los rostros de la habitación se desplazaba hacia ella, escuchando los arrullos y consoladores «Está bien» y » No lo dijiste en serio. No pude aguantar este espectáculo.

Me levanté y salí de la habitación.

Podía entender por qué estaba molesta. Cometer errores y pedir disculpas por esos errores es molesto. Pero no era solo el llanto lo que me molestaba, sino cómo y dónde.

Tenía dieciocho años y estaba tratando de encontrarle sentido a mi identidad negra en un lugar donde había tan pocas caras negras. Estaba empezando a tener conversaciones sobre el poder y los privilegios, pero incluso entonces, el llanto no me sentó bien.

Me habían hecho daño. Me habían dicho la mierda racista .

Pero todo lo que hizo para borrar sus contribuciones a legados de la opresión sistémica y el trauma por la raza era un montón de sollozos de mujer blanca.

Cuando volví a la habitación de treinta personas, la mayoría blancas, muy pocas hablaron conmigo. En cambio, compartieron lo inspirados y sorprendidos que estaban por la vulnerabilidad y la fuerza de la mujer.

Aprendí, en este momento, que mis experiencias y sentimientos no eran rival para el dolor de que los blancos fueran denunciados por su racismo.

Aprendí, de nuevo, que se espera que no solo contenga mi dolor, frustración y enojo por los encuentros diarios de racismo y otras opresiones, sino que también deje espacio para, e incluso priorice, el enojo y la culpa de los blancos.

Aprendí, en este momento y en muchos otros desde entonces, que no puedo y no voy a priorizar las lágrimas blancas, la ira y la culpa. Aquí hay algunas razones.

1. Tener las emociones validadas es un ejemplo directo de privilegio.

Mientras observaba como la mujer que era, en ese momento, mi mentora, rompía a llorar, sentí compasión. Soy una persona profundamente empática, por lo que toda la situación fue dolorosa por múltiples razones.

Para mí, la conversación sobre «lágrimas blancas» no se trata de negar a los blancos la humanidad o sus propias dificultades personales, se trata de la dinámica de poder, la desviación e incluso la luz de gas que pueden hacer.

Se trata de hacer la pregunta: «¿Cuál sería la respuesta si hubiera compartido mi perspectiva y me hubiera derrumbado?»

Con demasiada frecuencia, a las personas racializadas que comparten emocionalmente las realidades de nuestras vidas y nuestras experiencias de racismo se les dice que somos el problema, o que probablemente hemos malinterpretado lo que sucedió, o cualquier otra excusa que permita que el racismo y los privilegios de los blancos salgan del apuro.

En este ejemplo y en muchos otros desde entonces, he aprendido que la gente blanca suele recibir afirmación o consuelo cuando se ha denunciado su comportamiento problemático, especialmente en la mayoría de los espacios mayoritariamente blancos.

Cuando esta mujer blanca lloró, fue el final de cualquier discusión pública sobre la responsabilidad. Fue inmediatamente perdonada por los que estaban en la habitación; mientras tanto, mi confianza en ella se vio aún más dañada.

La simple capacidad de mostrar emociones públicamente y tener esas emociones validadas es un ejemplo directo del privilegio blanco.


La tienda de Afroféminas



2. Se trata de desviar la culpa, y todo menos aceptar la responsabilidad

Después del incidente, comencé a culparme a mí misma e incluso me sentí mal por haber «hecho» llorar a la mujer.

¿Por qué no dije nada durante el juego? ¿Por qué tardó tanto en decir algo al respecto? Claramente fue un error suyo, entonces , ¿por qué me siento tan mal por eso?

Y los blancos que me rodeaban se hacían eco de estos pensamientos y continuamente acudían en su defensa, explicando sus intenciones, cuando yo expresaba malestar.

Estaba «haciendo un trato más grande de lo necesario».

Ahora reconozco que esto es «luz de gas»: me estaban haciendo dudar de mis propios sentimientos y experiencias porque eran inconvenientes e incómodos para quienes tenían el poder en esta situación.

También me di cuenta de que en realidad no me importaba cuáles eran las intenciones. Porque ya sea que se haga intencionalmente o no, existen varias tácticas emocionalmente abusivas que los blancos usan para negar la existencia y el impacto del racismo, y especialmente cualquier responsabilidad en él:

-Está el llanto, la indignación y la insistencia de que «¡Soy uno de los buenos!»

-Existe la necesidad inmediata de equiparar ser calificado con ser oprimido: «¡Eres racista por llamarme racista!»

-Está la disculpa completa con algunos “no quise decir eso” y otras declaraciones que intentan disminuir el impacto.

Cada uno de estos tiene que ver con la desviación de la culpa y no querer ser visto como una «mala persona». Cada uno de ellas es emocionalmente manipuladora y hace que las personas racializadas se sientan más silenciadas y victimizadas, incluso por aquellos que afirman apoyar nuestra liberación.

La gente blanca que está interesada en ser verdaderamente responsable debe estar abierta a escuchar primero, y no hacer girar la situación sobre ellos y sus circunstancias o para contarnos cuán inclusivos son.

3. La culpa no cambia nada

Cuando trabajo con grupos de estudiantes universitarios y presento el tema del privilegio de los blancos, a menudo aparecen la ira, la culpa y la frustración. Sin duda, en algún momento, un alumno blanco abandonará la discusión llorando, sintiendo que ya no es un “espacio seguro” para ellos.

Les pedí que pensaran en su papel en la perpetuación de los sistemas de racismo y opresión. Y cuando mencioné el privilegio de los blancos, sentí que los estaba culpando por algo que «no hicieron», algo de lo que ni siquiera eran conscientes. Su familia ni siquiera tenía esclavos; eran buenos blancos que celebraban la diversidad.

Para la mayoría de nosotros, la idea de causar daño o contribuir a la opresión, ya sea intencionalmente o no, es un sentimiento terrible. Podemos sentirnos culpables, enojados y atacados. Pero la capacidad tener «seguridad» o «cómodidad» para nosotros es un privilegio, simple y llanamente.

Y cuando los blancos lloran, se ponen a la defensiva o expresan enojo en respuesta incluso a discutir el racismo, están (a menudo sin saberlo) reafirmando el dominio y el privilegio.

Si bien la culpa es una respuesta comprensible, también pone un freno a la responsabilidad personal. Puedo sentirme mal por mi privilegio de discapacitado todo lo que quiera, pero la culpa no va a cambiar mi comportamiento de discapacitado. Solo asumir la responsabilidad directamente y comenzar a cambiar esos comportamientos hará eso.

Solo aceptando la responsabilidad por nuestro privilegio podemos cambiar algo. Estar más molesto por ser criticado por el racismo que por la opresión de las personas racializadas no permite que nada cambie.

La culpa no genera solidaridad. La culpa no va a despertar la simpatía de grupos de personas oprimidas. La culpa no debería dejar en suspenso el trabajo importante y las conversaciones sobre el poder y el racismo. Y no debería esperarse que las personas racializadas tengan esa culpa; a menudo ya tenemos suficiente.

4. Las personas racializadas ya tienen mucha carga

La mañana después de los levantamientos de Baltimore, tenía una resaca emocional. Pasé la noche anterior sin dormir llorando y completamente enfurecida. Cuando entré a una reunión de equipo en el trabajo, no pude evitar la sensación.

Me sentía entumecida, distante de las conversaciones superficiales que me rodeaban, cuando sentí una mano en mi hombro.

Una colega blanca se me acercó con preocupación, me preguntó si estaba bien y me dio su número de teléfono móvil personal. Ella dijo algo como «No entiendo exactamente cómo te sientes, pero estoy aquí si necesitas hablar».

Y ella tenía razón, no sabía cómo me sentía, y ese reconocimiento me hizo respirar un poco mejor. No lloró de simpatía cuando le mencioné el nombre de Freddie Gray; sabía que, en este momento, había muchas cosas que ella no podía entender, pero se puso a disposición para escuchar y aprender.

Este acto simple pero profundo todavía está grabado en mi mente porque es muy raro en mi experiencia.

Nuestras súplicas para que nuestras vidas importen a menudo han sido recibidas con la frase «¡Todas las vidas importan!» de los blancos.

Cuando compartimos nuestras experiencias a manos de la supremacía blanca, se nos dice que «asumamos la responsabilidad» y dejemos de «culpar al racismo por todos nuestros problemas».

Los medios de comunicación parecen estar decididos a desestimar la violencia contra nosotros: la masacre de Charleston fue un «ataque a la religión, no a la raza».

No solo cargamos con todo esto, también cargamos con el dolor de ser despedidos y que nos digan repetidamente que lo superemos. Y digo esto para no sugerir que los blancos tampoco están cargando con el dolor y el trauma en otras áreas de sus vidas, estoy diciendo que el racismo no es una de esas experiencias.

Entonces, cuando las personas racializadas descartan las lágrimas blancas y la culpa blanca, no es necesariamente una falta de compasión, se trata de supervivencia y capacidad emocional.

La conversación debe continuar

En las conversaciones difíciles sobre la raza y el racismo, donde las emociones se elevan y la fealdad se pone de manifiesto, es comprensible que tengamos reacciones emocionales.

Las realidades y los dolores del racismo y otras formas de opresión deberían ser inquietantes. El concepto de «lágrimas blancas» no disuade a los blancos de procesar las emociones, se trata más de cómo.

Cuando una persona blanca llora o se enoja, a menudo es el final de cualquier discusión que estuviera sucediendo, particularmente en torno a la raza. Pero incluso a pesar de la incomodidad, la culpa y la vergüenza, la conversación debe continuar.

Los blancos deben procesar los sentimientos y la actitud defensiva con otros blancos, no con personas de color que expresan que han sido lastimados.

La rendición de cuentas a menudo comienza simplemente aceptando que ninguno de nosotros es perfecto y que vamos a equivocarnos. No significa que seamos gente terrible. Significa que el trabajo de desmantelar la opresión nunca termina.

Espero comunidades donde haya espacio para todos los sentimientos y donde ninguna experiencia sea invalidada, pero eso requiera el reconocimiento del privilegio y la responsabilidad cuando se ha hecho daño.


Michal “MJ” Jones es un escritora colaboradora para el feminismo cotidiano y es educadora, activista y músico queer, incómoda, negra y no binario que escribe desde Oakland, CA. Obtuvo su licenciatura en sociología de la Universidad Estatal de Sonoma y luego una maestría en Administración de Desarrollo Estudiantil de la Universidad de Seattle y sigue comprometida con mejorar el acceso a la educación superior. Escucha su música o  lee más de su trabajo en https://www.michal-jones.com/. Síguela en Twitter @JustSayMJ.


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.