El racismo en la educación escolar y el no lugar del niño negro

Quiero señalar que las experiencias que mi cuerpo negro y femenino expuesto al racismo presenta en todas las dimensiones de la vida cotidiana, en diferentes momentos y situaciones, no son ni mucho menos exclusivas y tampoco las reacciones que tuve frente a ellas. El racismo borra los cuerpos de los negros y los alcanza en extensión y profundidad. Tal lugar vivido es colectivo e incluso la forma en que nos impacta y cómo reaccionamos es en gran medida similar, aunque no equivalente.

Si en el momento exacto en que el racista nos golpea ya en la vida adulta, a veces no podemos reaccionar, demasiado asustados, no articulamos una respuesta, que no pasará cuando somos un niño/a y negro/a!

La escuela siempre ha sido un espacio árido e inhóspito para mí. Los profesores y gestores educativos autoritarios y racistas, por cierto, no temen mostrar cuánto desprecian a los estudiantes negros, aunque adopten el lema de la democracia, de «educar para la ciudadanía», «para una educación antirracista». Palabras al viento, porque de hecho las prácticas racistas ocurren a diario y muchos profesionales de la educación eligen no tratar de manera justa los conflictos raciales que surgen, principalmente, entre los estudiantes o sus compañeros de enseñanza. La lucha contra el racismo no es un programa concreto en las escuelas brasileñas.

No puedo dejar de destacar el compromiso solitario de los maestros que buscan de cualquier manera trabajar desde la perspectiva de una educación antirracista, tratar de trabajar actividades y asignaturas que permitan enseñar y reeducar racialmente a la comunidad escolar. Sin embargo, se enfrentan a grandes retos en este esfuerzo, que van desde la gestión de la escuela, a través de sus colegas y llegando a los planes de estudio estructurados en formato eurocéntrico.

Mi experiencia escolar en la educación básica, de 7 a 10 años, fue absolutamente solitaria y adversa. Precisamente porque no encontré ninguna referencia positiva de la negritud en ese espacio, al contrario, una experiencia concreta a los 8 años me mostró exactamente qué esperar de la institución escolar.

El aula de la profesora conocida como «Doña María Celia» era considerada la más avanzada, la mejor aula. No sólo porque era la profesora considerada exigente, competente y experimentada. Pero su clase estaba compuesta por estudiantes que parecían tener las mejores condiciones físicas (fenotipo no negro), financieras. Ser de la clase de «Doña María Celia» era como sentirse «la elegida» por formar parte de la mejor clase de la escuela, por lo tanto, sentirse especial, mejor e inteligente.

Cuando dejé el primer año de la escuela primaria y fui al segundo año (antigua terminología de la educación brasileña, actualmente hay otra forma de clasificación) sabía que no iría a la clase de «Doña María Célia», no era «avanzada» (término utilizado para referirse a los estudiantes inteligentes o lo que eso significa). ¡Cuando me sorprendió saber que me habían puesto en la clase de «Doña María Célia»! Llegué a conocer a esta profesora y a sus estudiantes. ¡Me sentí absolutamente incómoda en esa clase!

Los estudiantes eran de la clase media, hijos de funcionarios de clase baja o media, profesionales y también de proveedores de servicios, en general podemos decir que no eran familias que tuvieran un estatus financiero, sin embargo, eran blancos o los más cercano a esa blanquitud. Era una escuela pública, también reunía a estudiantes de los territorios de las favelas. El fin de la esclavitud de los negros africanos se produjo sin ninguna política por parte del Estado brasileño de inserción en el nuevo orden socioeconómico de la República que se inauguraba en el país. De esta manera los antiguos esclavos emigraron y formaron las conocidas favelas.

¡Bueno, mi experiencia en esta aula no llegó a completar ni una semana de clases! La coordinadora pedagógica en una visita a los alumnos de esta aula, después de los saludos, «Doña María Celia» la llama y me señala con el dedo dice en un tono de voz alto en el que todos los alumnos oyeron: «esta chica es de otra aula, no de esta».


La tienda de Afroféminas



Al día siguiente me transfirieron a otra clase. La mayoría de ellos eran niños negros de la favela. Una aula que estaba lejos del centro de la escuela, casi escondida. La profesora era «Doña Carmem» que estaba de baja médica una y otra vez y que no estaba de humor para enseñarnos. De nuevo me sentí incómoda en esa otra clase, los estudiantes no me reconocieron como una posible amiga o compañera de clase.

Mi familia vivía en las afueras de un barrio considerado de clase media y valorado en mi ciudad, vivíamos muy cerca de una favela. Así es como llegamos entre el asfalto y la favela. La frontera indicaba que no nos reconocerían a ninguno de los dos lados.

¿Qué me hace recordar este hecho tantas décadas después? ¿Por qué no olvido el nombre de la maestra?

Pregunto y respondo. ¡Bueno, la realidad del racismo institucional es incuestionable! Me expuso, indicó mi lugar’, colocándome en una clase expresamente segregada. Más que eso, la práctica racista informaba que los estudiantes de esa clase estaban destinados a cumplir una profecía decidida por el poder blanco: «no seréis nada en la vida», «ocuparéis las funciones más subordinadas en el mundo del trabajo», «¿por qué estudiar si seréis padres en la adolescencia? «Sólo tienes que saber leer y escribir porque serás una criada o un albañil.» Y una multitud de iniquidades no sólo pensadas sino materializadas en comportamiento, castigo e intervención.

Matas los golpes de la vida, el deseo de hacer una diferencia y ser diferente. Por último, ¿cómo hacen las escuelas y sus profesionales para dar la espalda al verdadero significado de la educación en su función social y arrogarse el derecho de «sellar el destino» de los niños negros?

La normatividad blanca no se cuestiona, porque es absoluta en su supremacía. Sin embargo, nosotros los negros no nos quedamos quietos, ¡reaccionamos!

¿Cuántos talentos no han sido extirpados en los niños negros en las escuelas? ¿Cuántos niños negros han sido y son desalentados, desatendidos, tratados como basura por el sistema escolar? ¿Cuánto tiempo resuenan en las mentes y los corazones estas experiencias que victimizan los cuerpos de los negros que nos hacen «seguros» de que no tenemos valor?

El ejercicio de una existencia plena en la que tenemos derecho a ser y permanecer, nos convoca a eliminar dentro de nosotros mismos lo que el racismo anti-negro nos ha hecho, sobre todo, a rechazar rotundamente que nos definan. Somos más grandes que eso y sólo nos adueñaremos de esta certeza a través de nuestra conciencia racial y trabajando en el proceso de convertirnos en negros!

¡A trabajar hermanos!

¡Axé!


Carmen Gonçalves

Educadora. Master y Doctora en Educación – Trabaja con temas étnicos-raciales y educación antirracista.


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!