Billie Holiday: la dama del jazz y la tragedia

Billie Holiday has become a mythic presence in absentia

En un día sofocante en julio de 1959, miles de dolientes se reunieron para rendir homenaje a una de las artistas musicales más influyentes del siglo XX. Entre los portadores del féretro se encontraban algunos de los nombres más importantes del negocio de la música y del Jazz, y en el exterior la policía tuvo que redirigir el tráfico a medida que los fans se derramaban por las calles cercanas. Fue un espectáculo conmovedor de duelo público para un artista cuya carrera a menudo fue eclipsada por problemas personales y cuyo mejor trabajo se había producido al menos una década atrás.

No estamos hablando del funeral de una estrella del pop actual, sino del de Billie Holiday , cuya muerte en 1959 puso fin a una de las historias más tristes de la música pop estadounidense.



Nacida como Eleanora Fagan en Filadelfia, el 7 de abril de 1915, de una madre soltera que era apenas una adolescente, más tarde elegiría su nombre artístico como tributo a la estrella de cine Billie Dove y a su padre, Clarence Holiday, un guitarrista de jazz. Cuando Billie era una niña, su madre se mudó a un barrio pobre de Baltimore y estuvo casada un tiempo con el padre de Billie, pero la unión no duró. A los 10 años, Billie fue violada por uno de sus vecinos. Poco después, fue enviada a la Casa del Buen Pastor, una escuela reformatorio conocida por imponer castigos severos incluso por cuestiones menores. «Durante años solía soñar con eso y despertarme gritando y gritando», escribió Holiday sobre sus experiencias en la escuela de reforma en su autobiografía de 1956,  Lady Sings the Blues . «Lleva años superarlo».

Holiday se mudó a Nueva York con su madre en 1928. A los 14 años, Billie fue violada por segunda vez y su atacante fue sentenciado a solo tres meses en la cárcel. Con poco apoyo familiar, solo una educación de quinto grado y las duras experiencias que había tenido al crecer, no fue una sorpresa cuando recurrió a la prostitución. Holiday se mantuvo en las calles durante tres años antes de ser arrestada.

Después de ser liberada de la prisión de mujeres, pronto consiguió su primer concierto remunerado, a pesar de que no era el trabajo que esperaba. «Me detuve en el Log Cabin Club dirigido por Jerry Preston», recordó Holiday. “Le dije que era bailarina. Él dijo que bailara. Lo intenté. Dijo que apestaba. Le dije que podía cantar. Él dijo que cantara … yo canté. Los clientes dejaron de beber «.

Preston la contrató por 18 dólares a la semana, y no pasó mucho tiempo hasta que se hizo conocida en Harlem por un estilo vocal distintivo que era difícil de describir (las únicas influencias que ella misma citó alguna vez fueron Bessie Smith y Louis Armstrong). Su tono era limitado y su voz no siempre se proyectaba bien, deficiencias que se agravarían más adelante en su carrera después de años de abuso de sustancias, pero su entonación, su fraseo y la emoción que transmitía eran incomparables. Nat Hentoff, crítico de la estimada revista DownBeat, describió su voz: «Es acero por fuera y suave por dentro; una voz que era casi insoportablemente sabia en su desilusión y aún así infantil, te da directa en el centro». Artie Shaw diría que su estilo vocal «ha sido copiado e imitado por tantos cantantes de música popular que el oyente promedio de hoy no puede darse cuenta de cuán original era en realidad».

Después de ser descubierta por John Hammond en 1933, conocería a Lester Young, la leyenda del saxo que se convirtió en un amigo para toda la vida, a veces colaborador y quien le dio el apodo de Lady Day. Los dos recorrieron Europa junto a la orquesta del Count Basie’s, por lo que a Holiday le pagaban 14 dólares al día.

Hacer una gira por los Estados Unidos en la década de 1930 significó enfrentarse a la discriminación racial. Mientras estaba con Basie en Detroit, un gerente de teatro insistió en que Holiday, de piel clara, ennegreciera su rostro para que el público no la confundiera con una blanca y se enfadara porque estaba actuando con músicos negros. Mientras estaba de gira con la banda mayoritariamente blanca de Shaw en el sur segregacionista, fue difícil encontrar un restaurante donde la banda pudiera comer juntos.

Esas experiencias pueden haber servido de inspiración para la que se convertiría en la canción más inquietante de su repertorio, y una de las más escalofriantes de toda la música estadounidense. «Strange Fruit» se basó en un poema escrito por Abel Meeropol, un maestro judío de secundaria en el Bronx, muy afectado por el linchamiento de dos hombres negros. La canción fue presentada a Holiday por el dueño de un club de Greenwich Village, y al principio ella se mostró reacia a cantarla. La canción, que hablaba de los ahorcados negros en los árboles del viejo sur, fue grabada por  Columbia Records, que tuvo enormes reparos, pero que finalmente se convertiría en un enorme éxito de ventas. Normalmente cerraba sus shows con la canción, pero era ambivalente acerca de si el público entendía la canción. «Me pedirán que ‘cante esa canción sexy sobre las personas que se balancean'», dijo en una ocasión a un DJ de Filadelfia.



Holiday continuaría haciendo excelentes grabaciones a lo largo de la década de 1940, pero sus problemas personales comenzaron a eclipsar su producción artística. Ya bebedora en exceso, su primer esposo, el trombonista Jimmy Monroe, él mismo adicto, la introdujo en la heroína. Gran parte del dinero que ganó fue para mantener sus hábitos. Su situación se deterioró cuando su madre Sadie murió. Holiday buscó tratamiento para la adicción a la heroína, pero finalmente fue arrestada por posesión de drogas en 1947 y terminó cumpliendo 10 meses en una prisión federal.

Su condena significó que su “cabaret card” en el estado de Nueva York fue revocada y ya no podía actuar en ningún club donde se vendiese licor. Fue un castigo peor que la cárcel. Tocó en el Carnegie Hall, tuvo conciertos en otras ciudades importantes de los EE. UU. y recorrió Europa, pero su corazón estaba en los clubes nocturnos, una fuente constante de ingresos y una salida artística que ahora la negaba.

Fue arrestada nuevamente en San Francisco por cargos de drogas en 1949, pero fue absuelta. Su estilo de vida estaba destruyendo lentamente su salud física y sus relaciones con hombres violentos se estaban cobrando un precio cada vez mayor. Dejó a su esposo Monroe por un traficante de drogas que tocaba la trompeta, y finalmente se casó con un miembro de la mafia que quería explotar su nombre para abrir una cadena de estudios de grabación. Continuó haciendo discos durante la década de 1950, casi un tercio de su producción total se produjo durante este período, pero su voz se había debilitado notablemente. Se había vuelto más áspera, más vulnerable, mientras conservaba la intensidad brutal por la que era conocida. Para algunos, la fragilidad de su voz solo le dio a su tristeza más resonancia emocional. Aunque los últimos años de su vida se perdieron principalmente por las drogas y el alcohol, una actuación única con su viejo amigo Lester Young le proporcionó un pequeño momento de gloria. La naturaleza precisa de su relación con Young había sido misteriosa incluso para las personas más cercanas a ellos, pero en algún momento a fines de la década de 1930 tuvieron una pelea y no se habían hablado durante años. En 1957 se reunieron para una versión televisada de «Fine and Mellow«. Young moriría solo en una habitación de hotel dos años después, víctima de alcoholismo crónico (su muerte ocasionaría otro gran estándar de jazz, el homenaje de Charles Mingus “Goodbye, Pork Pie Hat”.

Holiday sobrevivió a Young por solo unos pocos meses. Fue ingresada en el hospital por problemas hepáticos y cardíacos en mayo de 1959. Las autoridades le impusieron un insulto final al arrestarla en su lecho de muerte por cargos de narcóticos después de que alguien supuestamente encontrara heroína en su habitación del hospital. Se colocó un guardia fuera de la habitación y se eliminaron las flores y las notas de los simpatizantes, al igual que su tocadiscos. Cuando Billie Holiday murió, tenía 750 dólares pegados a su pierna y otros 70 centavos en el banco. Tenía 44 años.


Fuente Legacy.com


Desde hoy y hasta que termine la crisis al final de los artículos de Afroféminas encontraréis esta imagen. El enlace da acceso al mapa interactivo de recursos que ha puesto en marcha @CEAntirracista Cualquier ayuda, aporte y recurso es necesario para personas en especial estado de vulnerabilidad. Puedes entrar a través de este enlace:

https://emergenciaantirracista.ushahidi.io/views/map