“Sin concesiones” o la radicalidad honesta de Charlene Carruthers

Charlene Carruthers. Photo Crossroads Fund

Si se le pregunta a la activista y escritora Charlene Carruthers quien espera que lea su último libro, dirá que los activistas en general, pero que las primeras de su lista son las mujeres y niñas negras.

“Mi mayor esperanza es que las mujeres y niñas negras amen este libro y lo aprecien. Porque si a las mujeres y niñas negras les gusta y les emociona, entonces a todos los demás les gustará … si nos gusta y lo aceptamos, entonces eso significa que estamos luchando por todos, porque eso es lo que hacemos. Incluso si no somos perfectas y no lo hacemos bien siempre, somos más receptivas al cambio que cualquier otro grupo de personas”, dice Carruthers.

Carruthers incide en que el término «mujeres negras» incluye a todas las mujeres negras, también al resto de mujeres. Ella explica:

«Si las mujeres negras fueran libres, requeriría el desmantelamiento de tantos sistemas de opresión que, como resultado, todos los demás serían libres».

Carruthers se declara heredera de las tradiciones feministas y activistas negras estadounidenses. Se refiere a Audre Lorde y Ella Baker como si fueran parte de su familia, lo que de alguna manera, lo fueron, cuando Carruthers llegó a la mayoría de edad y a su propio activismo en el barrio histórico «Back of the Yards» en el lado sur de Chicago.

“Cuando empecé en esto, había muy pocas opciones de libros o recursos escritos sobre cómo organizarse. Ella Baker no escribió un libro sobre cómo organizar la comunidad y construir movimientos. Y así, como dijo Toni Morrison, ‘si hay un libro que quieres leer y no ha sido escrito, debes escribirlo’ ”, cuenta Carruthers.

Este libro es una guía negra, queer y feminista para los movimientos radicales. En él reflexiona sobre la historia del radicalismo negro y sus casi 16 años como activista y organizadora comunitaria, Carruthers comenzó a imaginar y elaborar estrategias sobre cómo podría ser la próxima fase del movimiento de liberación negra, si se centrara en las estrategias y la historia de no solo radicalismo negro, pero feminismo radical negro y movimientos LGBTQ. Porque como ella nos dice, es el trabajo de aquellos en la intersección lo que mejor puede informarnos de nuestro camino a seguir.

«No se trata solo de: ‘Necesitamos hablar de mujeres, tenemos que hablar de personas queer, tenemos que hablar de personas trans'», explica Carruthers. “Necesitamos analizar su trabajo, históricamente y en la actualidad, porque nos permite contar historias más completas. Y cuando contamos historias más completas, podemos crear soluciones más completas «

En Sin Concesiones , Carruthers ofrece varias soluciones propias, en forma de compromisos principales que ella entiende como claves para nuestra liberación.

Ella dice: “Creo que uno de nuestros puntos fuertes en general en la comunidad negra es que podemos ser directos sobre lo que pensamos y sentimos. Ser honesto, sincero, directo y tener realmente claro lo que queremos es una transformación, pero también un desafío, porque a menudo nos encontramos con reformas que en realidad no cambian nuestras condiciones, y no llegamos a el tipo de condiciones en las que realmente queremos vivir «.

Carruthers reconoce que no todos están equipados para ser activistas de primera línea; pero ella tiene claro que cada uno de nosotros puede encontrar nuestro lugar en el movimiento haciendo algunas preguntas simples: ¿Cuáles son tus experiencias? ¿Qué te importa profundamente? ¿Y qué es lo que tienes la capacidad de hacer?:

“Todas tenemos un papel en este trabajo. Puedes ser un artista. Puedes ser un trabajador de cuidado infantil. Puedes ser un maestro, un granjero; Puedes ser ingeniero, Puedes ser abogado. Hay tantos roles diferentes, y no tienes que ser la persona que se presente a las protestas o en primera línea para hacer una contribución significativa al movimiento”.

Lo más importante es que Carruthers invierte la transformación, específicamente la transformación de la dinámica del poder. Y quizás la parte más radical de su enfoque es cuán clara y enfáticamente afirma que no podemos caer en la opresión si esperamos escapar de ella.

“Transformar no significa capitalismo negro. No significa estrategias de primera carrera, y no significa dónde algunas personas tienen que esperar su turno. Lo que queremos tiene que ser sobre todos o ninguno de nosotros, como dijo Fannie Lou Hamer. … Eso requiere el desmantelamiento de múltiples sistemas de opresión: capitalismo, patriarcado, racismo y supremacía blanca, y luego todos los hijos de esos conceptos, como el capacitismo, la homofobia, la transfobia, todas esas cosas. Esos tienen que ser la estrella que nos guíe si vamos a tomar en serio la liberación «.

Pero si bien su enfoque puede ser radical, Carruthers insiste en que no es nuevo y que todos tenemos mucho que aprender del trabajo de nuestros predecesores para allanar el camino a seguir:

“Hay una razón por la cual alguien como yo puede hacer este trabajo de la manera en que yo lo hago. Es porque Marsha P. Johnson lo hizo primero, porque Audre Lorde lo hizo primero, porque Ella Baker lo hizo primero, es porque Joseph Beam lo hizo primero. … Es muy importante para mí que la gente sepa que el trabajo que existe hoy se basa en la tradición radical negra. No he inventado nada; estoy construyendo sobre unos cimientos».


*El texto contiene citas de la entrevista de 2018 para The Glow Up y The Roots realizada por Maiysha Kai.


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!