20 Cosas que me suelen suceder o me suelen decir por ser negra. ¿Y a ti?

1. Me subía a un taxi, y el conductor automáticamente cambiaba la música y ponía punta (música propia de mí cultura garífuna) o ponía reggae. Cómo también era típico ir a una fiesta, y en cuanto suena una música negra, todas las miradas te apuntan.

2. Cuándo me quieren «elogiar», es muy «normal» que digan ¡Pero vos sos una negra bonita! O ¡Para ser negra, sos bien bonita… Tu color es bien bonito!…

3. En el ámbito profesional, me comentaban «pero vos no tenes acento como los negritos del pueblo que dicen «numa» ¡Vos te desenvolves bien!

4. Fijo bailas como las «morenitas» de chicas Roland’s (grupo Hondureño). Y si les decís !NO! me han contestado «ENTONCES SOS NEGRA PIRUJA» toda negra «debe saber bailar».

5. Por usar el pelo afro, nunca me creen que soy abogada. Me dicen que soy bailarina o es muy común que me pregunten si soy hermana de fulana, porque asimilan que todas las negras de pelo afro somos parientes. Y en momentos más imprudentes, me tocan el cabello sin consultarme, y hacen referencia estúpidas sobre «lo que se ha de sentir tener el cabello así»

6. Cuándo trato de explicar temas de NEGRITUD, y afirmó que SOY MUJER NEGRA. Me dicen que NO, porque yo no tengo la piel «oscurita» como la vecina de ellos. ¡Ah! Incluso unos se atreven a decirme ¡Yo si soy negro porque soy más «prieto» que vos!

7. Siempre he tenido una fantasía con una mujer negra, han de ser incansables, y ¡Fijisimooooo! Se ve que son bien calientes. (El racismo, la misoginia, y el machismo, casi siempre van de la mano).

8. A mí no me gustan las mujeres negras, me caen bien como amigas, pero hasta ahí. Peroo vos sos mas «clarita» con vos si podría andar.

9. Cuando hablo sobre racismo, automáticamente me contestan: «Deberías dejar de hablar de racismo, eso ya no existe en Honduras o en tal lugar. Aquí todo mundo quiere a los negros, visitan las comunidades negras, aman su música.»… Ahhh la más común ¡A mí me llega el rebane (goce) de los negros!

10. En la universidad habían compañeros que me decían que lo que no les gustaba de «algunas» negras, es que olían a coco. Sobre todo el cabello.

11. En los colegios que estuve, consejeras e incluso la Directora me pedían constantemente que me arreglará el cabello, usaban el término CORREGIRLO (cuando lo andaba afro), o no usará trenzas «porque eso no estaba permitido». A las niñas mestizas les decían que era un peinado informal. Pero se les olvidó que la NEGRA era YO.

12. Durante toda la escuela, me llamaron XICA DA SILVA, y cuando llegaba algún estudiante negro, me decían «ya llegó tu esclavo».

13. Mí hijo es más claro que yo, entonces me decían «que guapo tu hijo, vos si supiste mejorar la raza». Pero también, me dicen «Tu papá si supo mejorar la raza al meterse con tu mamá. Mira vos no saliste negrita, sos mas canela».

14. Cuándo sin mí consentimiento me dicen «Ey vos negra», y les corrijo y les digo «me llamo Naama»… Suelen decirme «y porque te molesta que te diga negra, si sos negra»… En esos momentos quisiera volver a llamarlos y decirles ¡Ey imbécil! Y si me tratarán de corregir, decirles exactamente lo mismo «y porque te molesta que te diga imbécil, si sos imbécil».

15. Frase que no termino de comprender es: «Pero a vos a pesar de todo te ha ido bien». Ahora me preguntó ¿A pesar de que? ¿A pesar de ser negra?

16. No voy a los estadios de fútbol, porque lo que más detesto es estar escuchando «Negro tenías que ser», «pegale a la pelota como cuándo pateas un coco». Y cuándo ando en el mercado con mi hermana o amigas cuyos rasgos físicos no son de negra, entonces a ellas les dicen «Ey joven, venga tengo buena verdura», caso contrario conmigo «Ey negrita, Ey morena, Ey la de pelo revuelto»…

17. En la universidad, en una ocasión una catedrática de clase general me dijo «tu ventaja es que si no querés ejercer la abogacía, podes ser bailarina porque tenés el look»

18. Y vos podes hablar «jurucutungo» (lo dicen entre risas cuándo quieren preguntarme si hablo garífuna)

19. Cuándo me topo con racistas en negación: «Yo no soy racista, pero los negros son, no sé cómo decírtelo para no ofenderte… Pero vos no sos así, pero no sé, tienen algo que no me terminan de convencer. Pero te repito, no soy racista».

Y para terminar con algunas cuantas de las barbaridades de cosas que me han pasado o me ha tocado escuchar. Terminaré con una que me sucedió en un mall capitalino:

20. Hace exactamente un año, me encontraba en el mall multiplaza buscando estacionamiento. Cómo es normal, al buscar un espacio vas despacio para ir pendiente. Sin embargo el carro que estaba atrás de mí, estaba pitando bien ofuscado. Hasta que ¡Por fin encontré parqueo! Me baje, y cuando iba caminando, me lo encuentro y me dice ¡USTEDES LOS NEGROS SÓLO DEJARON DE SER ESCLAVOS Y YA SE CREEN DUEÑOS DE TODO! (Ni las palabras, ni la cara del imbécil las olvido)

Atrás de él, venía su esposa y (supongo) su hija de unos 6 añitos. Quedé en shock por un instante, pero casi de manera inmediata les dije: ¡QUE PENA SIENTO POR ESTA NIÑA, DE SABER QUE ESTA SIENDO CRIADA POR UN IMBÉCIL RACISTA!….. (Entre otras cosas) ¡SEÑORA, CUÁNTO LO SIENTO, OJALÁ NO ESTÉ TAMBIÉN USTED SUFRIENDO VIOLENCIA INTRAFAMILIAR CON ESTE PATÁN!…. (El no volvió a decir nada, y la señora si tenía cara de ser víctima de violencia, incluso me dijo ¡Disculpe en serio!).

Pero con «incidentes» como ése y todos esas formas de racismo aversivo, no estamos en unos de esos países donde llamas y denuncias ataques de odio y racismo y llega la policía y actúa. O puedes acudir a plataformas de activismo y defensoría que den seguimiento a casos de racismo. Aquí lo que tenemos es un sistema fallido en todos los aspectos que niega el racismo, y un montón de gente bruta diciéndole a la gente negra, que es o no es racismo.


Naama López

Abogada, Afro-feminista
Activista y defensora de los Derechos de la mujer negra, y del pueblo Garífuna e Indígena en Honduras.


Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!