Para el recién llegado al antirracismo

Ahora de repente estás alucinando con el resultado de las elecciones pasadas que han dado 24 escaños (2677173 votos) a VOX, una fuerza abiertamente xenófoba. Te estás preguntando: ¿Cuando se volvió este país tan fascista? 

Si es ahora cuando sientes la necesidad de luchar contra el racismo, seguramente seas blancx. Ya se que esto es un prejuicio, y seguramente no te siente bien. No sabes como te entiendo. Soy una mujer negra, conozco perfectamente que es sentir los prejuicios sobre mí. Pero no quiero ser una resentida, te doy la bienvenida a la lucha. Llegas un poco tarde, pero más vale tarde que nunca. Me alegro de que estés aquí, ahora toca empezar a trabajar. 

Lo que pasa es que tengo la sensación de que te pones a la cabeza de la manifestación cuando se atacan asuntos que sí te afectan a ti directamente, y que si no hubiera sido así, no estarías tan dispuestx. Pero ya me estoy liando de nuevo. Repito, bienvenida. Vamos a ponernos a trabajar. Te voy a contar un poco de como es esto de ser antirracista: 

Este es el peor de los trabajos. Luchar contra el racismo es una de las cosas más difíciles que harás. Vete preparando para las conversaciones que tendrás que tener con gente incapaz de escuchar y entender. Prepárate también para el privilegio que tendrás que sacrificar, y coge fuerzas para la brutalidad y el dolor que tendrás que ser capaz de soportar todos los días. 

Esta tarea no solo se hará cada vez más difícil cuanto más te impliques, sino que también, en la mayoría de ocasiones, obtendrás muy poco éxito a cambio de esfuerzos enormes. No esperes que te den un reconocimiento, o un premio, y si lo esperas, solo piensa en las personas racializadas que viven el racismo a diario y para los que esta lucha no es una opción, es supervivencia. 

Se que crees tener muy buenas ideas para la lucha, piensas que esas ideas van a revolucionar el antirracismo y que si la ponemos en práctica todo empezará a cambiar. ¡Despierta! 

Hablar a las personas racializadas de tus ideas sobre como acabar el racismo es como explicarle a Dizzy Gillespie como tocar la trompeta. Quizás con el tiempo y si pones interés, alomejor puedas aportar algo como aliado, pero siempre detrás de los que deben liderar la lucha. 

Por favor no nos cuentes la difícil travesía que te ha traído hasta aquí. Estábamos ahí. Cuando no lo veías, cuando tu ceguera contribuía a nuestra opresión, estábamos allí siendo oprimidas. Te vimos apartar la mirada. 

Pero mejor no hablar de eso y vamos a ser positivas. Todo no está perdido, y tu camino puede ser un ejemplo para las personas que no están en la lucha, que no creen en ella. Tu camino tiene importancia para esas personas que temen reconocer el papel que desempeñan en una sociedad racista. Puedes demostrar a las demás personas blancas que no pasa nada si hacen una reflexión sobre su privilegio. Es con ellos con quien debes compartir tu historia. Eso quizás si cambie las cosas. 

Hablemos de sensibilidad blanca. Debes tener en cuenta que si estamos enfadadas con los blancos, diremos que estamos enfadadas con los blancos, y nadie va a añadir «pero todos los blancos no son iguales» para que te sientas mejor. Seguro que encontrarás la manera de superarlo. 

Nadie va a educarte y guiarte pacientemente en el antirracismo. No somos una academia dedicada a tu educación exclusiva. Si estás en esto tienes que hacerlo tú mismx. Tenemos muchas personas a las que defender y un sistema racista que transformar. No tenemos el tiempo ni la energía. Una palabra: Google. 

No estás legitimadx para decidir que luchas son más importantes que otras. Estamos hartas de oír eso de «hay cosas más importantes por las que luchar». Tenemos varios frentes y podemos luchar en ellos al mismo tiempo, porque hay muchas cosas que nos afectan. 

Por ejemplo las bromas racistas en el trabajo fomentan un entorno en el que somos considerados poco competentes y laboriosos, que nos impiden competir en igualdad de condiciones. Luchamos también contra la apropiación cultural porque es una forma de matar nuestro espíritu y cultura. Buscamos la implementación de una educación más diversa para nuestro hijos, al mismo tiempo que alertamos sobre la islamofobia, los CIEs o el perfil étnico en las identificaciones policiales. 

Sabemos que luchas elegir, quizás deberías centrar tus esfuerzos en ayudar en vez de intentar redirigir nuestras batallas, porque consideras que no son importantes. 

Tienes un privilegio y debes usarlo correctamente para acabar con el racismo. Tu puedes llegar a sitios y hablar con personas a los que nosotras no tenemos acceso. 

Puedes preguntar en tu trabajo porque hay pocas o ninguna persona racializada o porque si las hay ninguna ocupa puestos de responsabilidad. Puedes preguntar en la escuela de tus hijos porque no se enseña nada de otras culturas o porque se reducen a disfraces estereotipados en carnaval. Puedes compartir artículos y libros escritos por personas racializadas con tus amistades, ya que seguramente sólo leen cosas escritas por personas que se parecen a ellos. Puedes censurar y no tolerar que sean chistes racistas delante de ti, afeando la conducta de quien los hace. Puedes denunciar lo que es la apropiación cultural cuando se banalizan y ocupan aspectos de las culturas oprimidas. Puedes denunciar el colonialismo. Puedes tener un efecto real en la lucha contra el racismo si estás dispuesto a asumir las verdades incómodas de tu privilegio. 

Quiero advertirte que esto va a doler. Pero dicen que si escuece es que está curando, y que si estás aquí es que eres buena persona. Es normal el sentimiento de culpa, te vas a dar cuenta de muchas cosas de las que eres corresponsable, pero eso no es malo. Todos metemos la pata y hay muchas cosas en el movimiento que son problemáticas. No todo es perfecto y siempre no acertamos, pero tenemos que seguir adelante, si puede ser CONTIGO. 

Ya se que puedo parecer dura y enfadada. Pero de veras me alegro de que estés aquí. No hay confeti ni una banda de música para recibirte. Cuando unx hace lo que debe hacer no hay recompensa posible. Pero tendrás a cambio mi brazo de piel oscura agarrado fuertemente al tuyo, de tal manera que el racismo no podrá cruzar nuestra muralla. ¿No es suficiente recompensa? 

Marián Cortes Owusu

Educadora. En mis ratos libres redactora en Afroféminas

Si te gusta nuestro contenido, considera invitarnos a un café 🙂
Afroféminas es un proyecto autogestionado y autofinanciado.
Gracias a tu donativo las escritoras pueden financiarse, la comunidad puede sostenerse y ¡Afroféminas puede seguir creciendo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.