Mensajes negativos en los medios sobre la mujer negra y como combatirlos

Mensajes negativos en los medios sobre la mujer negra y como combatirlos

Los medios de comunicación han utilizado durante mucho tiempo su influencia para perpetuar estereotipos nocivos y tóxicos. Mensajes negativos acerca de las mujeres negras y todas las personas racializadas.

La lucha contra estas mentiras han incluido manifestaciones, boicots y creación de medios alternativos, documentales, libros y sitios Web dedicados a la reparación y a contrarrestar los efectos adversos que hay en los medios de comunicación sobre cómo se perciben los grupos de personas negras o racializadas.

Las mujeres negras y racializadas están deformadas por los medios a través de una lente muy estrecha y frecuentemente negativa. Hay un aluvión de mensajes tóxicos lanzados contra las mujeres negras, que van desde la cosificación, la hipersexualización o que reducen enormemente las representaciones sociales a los estándares de belleza racistas. Y esto es solo la punta del Iceberg.

A pesar de ser una mujer inclinada a tener confianza en mi misma, el efecto de los mensajes nocivos a mi alrededor hacen que esa fuerza se vea minada.

ngm4mjjlntjhnimvbeffrwdfzy1xtta1ddrrqvhslwnxbwkxmuw0ps8weda6mtexnhg3mdivodqweduyos9mawx0zxjzonf1ywxpdhkonzapl2h0dhbzoi8vczmuyw1hem9uyxdzlmnvbs9wb2xpy3ltawmtaw1hz2vzlzvhyzkwytkwmdq4mtvhnt
La imagen de mujer negra en el sistema carcelarios es recurrente en la series y películas norteamericanas.

Mujeres como yo, negra, joven e hija de inmigrantes, somos dolorosamente conscientes de cómo los mensajes de los medios, y la sociedad que esos mensajes representa, afectan a la forma en que se nos visualiza y valora. También afectan nuestras propias relaciones interpersonales y la percepción de nosotras mismas.

Pero, ¿como luchamos contra esto? Hay varias cosas que se pueden hacer y algunas ya hemos empezado a hacerlas.

Es importante contar nuestras propias historias. No podemos controlar lo que otros dicen de nosotros, pero si podemos coger el toro por los cuernos y contar nuestras propias historias, sin intermediarios.

La aparición de diversos medios de comunicación, blogs, cuentas en redes sociales, etc. editados, dirigidos o creados por personas negras o racializadas son la expresión máxima de esto que digo.

Cuando tomamos estos medios debemos capacitarnos en su uso. Y si queremos ser honradas, valoradas y tratadas con justicia, hay que centrarse en las soluciones, al menos tanto como nos centramos en los problemas.

¿Qué has hecho para contribuir a las narrativas alternativas de las mujeres negras?

Los problemas son conocidos y nombrados. Y una vez que se nombran, tenemos la responsabilidad de exigir nuestras necesidades y trabajar juntos para crear las realidades en las que creemos que podemos prosperar.

IMG_20171220_183844
Presentadoras de la tv colombiana disfrazadas de “negritas vende mangos” (2016) Aducían que no buscaban burlarse sino que lo hacían con todo el cariño.

Ante esta dinámica diabólica en los medios debemos estar dispuestas a ser nuestros propios ejemplos. Unas mujeres negras deben ser ejemplo para otras. Debemos vender una positividad más real de la que venden los medios, que viven de creaciones de una felicidad artificial y estereotipada.

Lo que no se ve, no existe. La mujer negra empoderada no existe en los medios. Por eso es nuestra obligación mostrar esos referentes en nuestros propios medios, ya que los medios de comunicación masivos no son ahora para nosotras.

Una mujer negra, al ver el ejemplo de otra mujer negra referente, tendrá más fácil crear su propia opción de vida empoderada, ya que verá que es real y no una fantasía.

Si nosotras mismas sabemos lo que somos, no debe ser para convencer, corregir, o incluso a educar a cualquier otro grupo de lo que somos o lo que no somos.

En su lugar, lo que debemos hacer, es mirarnos al espejo y ser capaces de decir, con total honestidad, que sabemos y respetamos lo que somos y que podemos vestirnos, hablar, comer, amar y vivir en formas que son cómodas para nosotras y nos hacen sentir orgullosas.

Debemos denunciar nuestro dolor y señalar a nuestros opresores para poder reformar esas estructuras de los medios que nos dicen que estamos equivocadas y que no existen nuestros sufrimientos. Que no existimos ni siquiera nosotras.

Así, algún día, nuestras madres, hijas y hermanas no tendrán ese conflicto que nostras hemos vivido (y aún vivimos) con los medios de comunicación, donde las mujeres que muestran, nunca nos representan, y cuando se habla de nosotras, casi siempre, se hace desde lo negativo, el estereotipo y la marginalidad.

Lo que estamos haciendo al fin y al cabo es utilizar de manera positiva nuestras propias historias, a través de nuestros propios canales, y desde nuestras diferentes y muy variadas voces.

Y recordad que siempre tendremos nosotras la última palabra sobre los medios. Siempre podremos cambiar de canal o apagar la televisión y leer un buen libro.

 

 

Feminismo racistaAyomide Zuri

Madrid

Más textos de Ayomide

 

 

 

3 comentarios

  1. Antes de nada mi más sincera enhorabuena a todo el equipo de Afroféminas y todos los colaboradores que contribuyen a la visibilidad de la población negra residente en España.

    Este artículo me ha tocado la fibra sensible, especialmente porque como tantos otros mi infancia en España transcurrió sin referente alguno de mi negritud, a excepción de los conguitos, el anuncio del Colacao o Kuntakinte de la serie “Raíces”.

    Me alegro de que las nuevas generaciones puedan contar con medios de difusión como este en el que se les dé presencia y que les pueda servir como referente.

    Sin embargo, desde el cariño, me gustaría pedir que no nos limitáramos a exponer las limitaciones actuales o cómo se ha racializado la sociedad, sino que le diéramos un enfoque positivo con los ejemplos que realmente nos gustaría quemas nuevas generaciones siguieran. Hablemos de los logros actuales de la población afrodescendiente, enseñemos en artículos como este las fotografías que sí nos hubiera gustado mostrar.
    No caigamos en la automarginación que conlleva el rencor y que sólo nos paralizará como ya sucede en gran parte de la población afroamericana.
    Estemos orgullosos de nuestra identidad afrodescendiente y miremos hacia el futuro mostrando la variedad de caminos positivos a seguir, mostrando ejemplos de superación y éxito y no anclados en el pasado.

  2. Deberías añadir, acabamos de verlo en navidad, a los reyes negros representados por un blanco tiznado o los moros de los moros y cristianos de Alcoy que van exactamente igual que tu foto de colombia: labios pintados de rojo y caras tiznadas.

  3. Sí, Antonio. Lo vi y lo subí a mi página de facebook. Casi nadie ha reaccionado. Es lo que hay. De momento, me dedico a que me vean más y visibilizar mis logros, como apuntabas. Gracias, Afroféminas, por tocar estos puntos tan importantes que hablan de la colonialidad nunca acabada sobre nuestros cuerpos y de cuánto se ha hecho y continua haciendo al respecto. La voluntad debe ser también política y social en general. Abrazos y aché.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s